Brasil – Aún en el 40 aniversario de la CUT

Por Mauro Puerro

AUTOPSICOGRAFÍA
El poeta es un pretendiente.
finge tan completamente
Quien incluso finge ser dolor
El dolor que realmente siente.
Y los que leen lo que escribe,
En el dolor se sienten bien,
No los dos que tenía
Pero sólo el que no tienen.
Y así en los rieles de las ruedas.
Giros, razón entretenida,
Ese tren de cuerdas
Lo que se llama corazón.

 

Fernando Pessoa, en el poema “Autopsicografía”, aborda poéticamente, con su genialidad, el tema de la relación entre quien produce el texto y quien lo lee. El texto es una representación de la realidad. Puedes serle más o menos fiel. Según Pessoa, el “dolor”, la realidad, cuando se transforma en palabras, se convierte en una representación de esa realidad. Por tanto, el poema habla de los dos dolores del poeta. El real y el que se convirtió en texto. Este último sería el dolor, la realidad “fingida”, la representación de la primera realmente sentida. El lector no siente los dos dolores del poeta. Siente otro “dolor”, otra realidad, la suya. En otras palabras, el lector puede interpretar algo muy diferente a lo que dijo el autor. Esto es particularmente cierto en el caso de los textos poéticos y metafóricos, en los que predomina el lenguaje figurativo. Pero también se aplica a textos en los que predomina el lenguaje denotativo, directo, no figurativo, como artículos periodísticos por ejemplo. Cuando esto ocurre, hay un error grave por parte del lector. Lamentablemente, esta interpretación, que nada tiene que ver con el texto elaborado, ha sido muy común en los debates, incluso entre sectores de izquierda.

Recordé este poema al leer un artículo escrito por Júlio Turra do Trabalho, corriente interna del PT y de la CUT. En este artículo titulado “ Sobre el anuncio del retorno a la CUT ”, Turra quiere polemizar con el artículo “ 40 años de la CUT. Pasado presente Futuro”escrito por mí y publicado en el sitio web de Left Online. Cualquier lector atento y bien intencionado leerá, en poco tiempo, cualquier anuncio de regreso a la CUT en mi artículo. El objetivo del texto, aprovechando las celebraciones del 40 aniversario de la Central, es, a la luz de su historia, discutir las tareas actuales de los movimientos sociales y del movimiento sindical en particular, en opinión de este escriba. Entre las tareas está recomponer el órgano del Frente Único que se formó durante la campaña de los Foros Bolsonaro con todas las entidades de los distintos movimientos sociales, jóvenes, partidos políticos de clase, los Frentes Povo sem Medo, Brasil Popular, además de las centrales sindicales. Por cierto, es bueno recordar que los movimientos habitacionales, de hombres y mujeres negros, de mujeres, de pueblos originarios, LGTBQI+, El estudiantado jugó un papel más importante que las propias centrales en las movilizaciones por Fora Bolsonaro. En mi texto insisto en que el Frente Único organice movilizaciones con un programa de demandas para la clase trabajadora, exigiendo que el gobierno les dé respuesta. De esta manera se combate a la ultraderecha y a los fascistas, así como a la derecha liberal que presiona al gobierno Lula para que ceda cada vez más a una política de conciliación de clases.

Júlio es un viejo militante, líder de la CUT desde hace años, con buena formación, por lo que me sorprendió la confusión que provocó entre el Foro de Centrales y la organización del Frente Único, como lo describí en el párrafo anterior. Evidentemente, el Foro de Centrales no es un organismo de Frente Único de toda la clase. También me sorprendió, además de la confusión entre las dos cosas, la poca importancia que le dio a la necesidad del Frente Único hoy. En su polémico artículo, nos critica duramente a mí y a Resistencia/Psol diciendo que anunciamos un regreso a la CUT, pero no hacemos un balance de las rupturas que se produjeron en el pasado. Comete dos errores. La primera es que no hay ningún anuncio de regreso a la CUT. La segunda es exigir equilibrio por algo que no se propone en el artículo. El artículo “40 años de la CUT…” confirma un hecho sin evaluarlo: que hubo rupturas, algunas por razones políticas, otros por motivos económicos, dinero, dinero. Y ante el debilitamiento de la mayoría de los sindicatos, la fragmentación de las centrales, las tareas actuales, el peso de la ultraderecha, de la derecha liberal, es necesario reorganizar democráticamente el movimiento sindical sobre la base de la independencia de los empresarios y de los gobiernos y de la autonomía en relación con las partes. Es necesario reorganizarnos con un programa que satisfaga las necesidades de nuestra clase, incluidos los sectores que actualmente no están organizados en sindicatos. El movimiento sindical necesita fortalecer la relación con los movimientos por la vivienda, la lucha por la tierra, el movimiento de mujeres, las y los negros, los ambientalistas, los jóvenes, los LGTBQI+. De esta manera los sindicatos también se fortalecen. Las tareas actuales, el peso de la ultraderecha, de la derecha liberal, es necesario reorganizar democráticamente el movimiento sindical basándose en la independencia de las patronales y los gobiernos y la autonomía de los partidos. Es necesario reorganizarnos con un programa que satisfaga las necesidades de nuestra clase, incluidos los sectores que actualmente no están organizados en sindicatos. El movimiento sindical necesita fortalecer la relación con los movimientos por la vivienda, la lucha por la tierra, el movimiento de mujeres, las y los negros, los ambientalistas, los jóvenes, los LGTBQI+. De esta manera los sindicatos también se fortalecen. Las tareas actuales, el peso de la ultraderecha, de la derecha liberal, es necesario reorganizar democráticamente el movimiento sindical basándose en la independencia de las patronales y los gobiernos y la autonomía de los partidos. Es necesario reorganizarnos con un programa que satisfaga las necesidades de nuestra clase, incluidos los sectores que actualmente no están organizados en sindicatos. El movimiento sindical necesita fortalecer la relación con los movimientos por la vivienda, la lucha por la tierra, el movimiento de mujeres, las y los negros, los ambientalistas, los jóvenes, los LGTBQI+. De esta manera los sindicatos también se fortalecen. Es necesario reorganizarnos con un programa que satisfaga las necesidades de nuestra clase, incluidos los sectores que actualmente no están organizados en sindicatos. El movimiento sindical necesita fortalecer la relación con los movimientos por la vivienda, la lucha por la tierra, el movimiento de mujeres, las y los negros, los ambientalistas, los jóvenes, los LGTBQI+. De esta manera los sindicatos también se fortalecen. Es necesario reorganizarnos con un programa que satisfaga las necesidades de nuestra clase, incluidos los sectores que actualmente no están organizados en sindicatos. El movimiento sindical necesita fortalecer la relación con los movimientos por la vivienda, la lucha por la tierra, el movimiento de mujeres, las y los negros, los ambientalistas, los jóvenes, los LGTBQI+. De esta manera los sindicatos también se fortalecen.

Mi querido amigo, la Resistencia-PSOLEs una corriente democrática. No funciona por decisiones de sus directores. Tiene responsabilidades en la lucha de clases porque tiene inserción social. Y con responsabilidad y democracia debatimos la situación de la coyuntura y las posibles tareas planteadas. Seguramente discutiremos la actual fragmentación de las Centrales y qué hacer al respecto, incluido hacer los equilibrios necesarios. Si nos invitan a recibir el Congreso de la CUT junto a otras centrales y organizaciones políticas, lo haremos con mucho gusto, porque respetamos los 40 años de la CUT, aunque tengamos críticas. En este saludo pondremos nuestras opiniones. Mi artículo alineó algunos. Hay una crítica que se nos podría haber dirigido con claridad: atacar a la Resistencia/Psol por defender permanente y diligentemente el Frente Unido. Se trata de una buena polémica y un análisis del período reciente demuestra que teníamos razón. Júlio Turra, en otras polémicas conmigo, solía ser más atento y siempre muy respetuoso con lo que escribía o decía. Por eso me sorprendió ahora. Quizás, cuando leíste mi texto, tu corazón estaba algo eufórico, lo que habría eclipsado tu razón. Como dice Fernando Pessoa, es “el tren de cuerdas llamado corazón”. Entiendo. Así que te sugiero que lo vuelvas a leer, ahora con un poco menos de euforia y un poco más de peso en la razón. es “el tren de cuerdas llamado corazón”. Entiendo. Así que te sugiero que lo vuelvas a leer, ahora con un poco menos de euforia y un poco más de peso en la razón. es “el tren de cuerdas llamado corazón”. Entiendo. Así que te sugiero que lo vuelvas a leer, ahora con un poco menos de euforia y un poco más de peso en la razón.

Tomado de esquerdaonline.com.br

Visitas: 8

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

RSS
Follow by Email