Terremoto político, crisis de representatividad y devastación social

Por Equipo Docente Liniers

Desde el domingo 13 de agosto a la noche, nada será igual desde el punto de vista político en la Argentina.

El triunfo del ultraderechista Javier Milei, el de Patricia Bullrich en la interna de Juntos por el Cambio y el tercer lugar del peronismo – haciendo la peor elección de su historia-  en las PASO, dislocó el régimen democrático burgués y preanuncia serios problemas para los de abajo.

Suenan las alarmas, preocupa la convivencia social y la gobernabilidad de un sistema que se vanagloria de sus 40 años de democracia. Aun así, se apuran medias devaluatorias acordadas con el FMI a sabiendas que profundizarán las penurias de millones de trabajadores asalariados y de los “nadies” pobres e indigentes. ¿Estamos ante un posible cambio de ciclo?

Eduardo Lucita, plantea:

“Estas elecciones se dan en un marco de cambio de ciclo caracterizado por la crisis del peronismo (que viene desde hace tiempo y se ha profundizado con esta fuerte derrota) y el agotamiento del kirchnerismo (no desaparecerá, pero no volverá a ser lo que fue) y una reconfiguración del bloque de las clases dominantes (con un nuevo componente como es la “industria del conocimiento” y la incógnita de qué peso tendrá la industria en el bloque). El comando del bloque pasará a manos de la renta de la tierra (agraria, hidrocarburífera y minera) y el siempre presente capital financiero.  La renta siempre ha tenido como contrapartida política el conservadurismo.”

A esta altura ya nos leímos todos los análisis en los portales de política, ya hablamos con amigxs, familiares y compañerxs de trabajo. Nos queda tratar de analizar el fenómeno, reflexionar y pensar las perspectivas.

¿Cómo pudo pasar? ¿Cómo llegamos hasta acá?

El sistema y su régimen, la clase dominante con sus políticos privilegiados, periodistas mediáticos, se preguntan asombrados, ¿cómo puede ser?

Parece que no alcanza una crisis económica permanente, con inflación en alza, ingresos en baja, pobreza e indigencia galopante y una desigualdad cada vez más evidente. Un país en una decadencia interminable, con un deterioro progresivo de las condiciones de vida, y un sentimiento de degradación moral y humana que espanta.

Los partidos y coaliciones que gobernaron en estos 40 años de democracia, los responsables de todas las crisis, incluso la más profunda hasta la fecha, la del 2001, se preguntan mientras pierden millones de votos ¿Cómo pudo nacer esta derecha radical e imponerse en la sociedad?

El perfil del emergente

El enojo y la bronca encontró un emergente. Un economista que dice que tiene línea directa con Dios, que se comunica con sus perros a los que les dedica el triunfo, ve a comunistas y socialistas por todos lados, incluso en los partidos burgueses patronales. Insulta a los “zurdos asquerosos” y a “la casta” con los términos más violentos que encuentra y sin ninguna vergüenza plantea a los cuatro vientos que viene a terminar con derechos adquiridos y con la justicia social.

Visitas: 13

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

RSS
Follow by Email