La alcaldesa de México, favorita para sustituir a López Obrador como candidata en las presidenciales de 2024

Se aproxima el último de los seis años que dura el período presidencial de Andrés Manuel López Obrador, según rige la Constitución, y con ello la necesidad de elegir a un sucesor que se postulará como su reemplazo. Con ese fin, el presidente, conocido popularmente como AMLO, anunció una polémica encuesta nacional, un proceso sin precedentes históricos, en donde la decisión interna del partido para elegir un candidato será puesta a disposición de la nación.

Pese a las polémicas y los desacuerdos internos que han plagado al proceso para elegir al aspirante a la Coordinación Nacional para la Defensa de la Cuarta Transformación, el proceso comenzará en diez días. Encuestas realizadas por el CELAG, el Centro Estratégico Latinoamericano de Geopolítica, un instituto privado dedicado a la investigación de la política latinoamericana, colocan a Claudia Sheinbaum, ex jefa de Gobierno de la Ciudad de México, un cargo equivalente a alcaldesa, como favorita.

Según la encuesta del CELAG, realizada vía telefónica a 2.000 ciudadanos, Claudia Sheinbaum se ubica en el primer lugar, con 33,1% de aprobación. Fue la primera “corcholata”, nombre otorgado a los aspirantes de Morena, en ser revelada desde que AMLO la nombró como posible sucesora en 2021.

Claudia Sheinbaum ha tenido una relación muy cercana con el presidente desde el principio de su presidencia, para muchos es su “favorita”. Tanto, que el presidente ha sido acusado de movilizar recursos a favor de Sheinbaum, utilizando fondos públicos para impulsar su imagen.

El excanciller Marcelo Ebrard se posiciona en segundo lugar de la encuesta realizada por el CELAG, con 25,1% de los votos. Ha formado parte del partido de AMLO desde el 2018, y ha ejercido el rol de secretario de Relaciones Exteriores desde entonces.

Ebrard ha denunciado un fuerte favoritismo en el proceso interno, reclamándole al presidente un “acarreo monumental” a favor de su principal rival, Sheinbaum, a pesar de la versión oficial de López Obrador, quien insiste que el proceso interno es justo y transparente y niega tener favoritos.

El exsecretario de Relaciones Exteriores acusó a funcionarios de Morena, del Gobierno de Ciudad de México y del Gobierno federal de movilizar gente para favorecer a Claudia Sheinbaum, exjefa de gobierno de Ciudad de México.

En rueda de prensa, el excanciller afirmó que se están usando recursos públicos, pese a lo permitido por la ley y pese a los estrictos reglamentos impuestos por el mismo AMLO, para impulsar la campaña de Sheinbaum, haciendo creer a la población que ella es la “elegida” del presidente. A pesar de los roces internos, los favoritos continúan siendo Ebrard y Sheinbaum.

Marcelo Ebrard en su rueda de prensa
Marcelo Ebrard en su rueda de prensa. Mario Guzmán / EFE

Cuando se les preguntó por la opinión acerca de los dos favoritos, 50,9% de los encuestados afirmaron que tienen una buena imagen de Marcelo Ebrard, y 55,8% tienen una buena imagen de Claudia Sheinbaum.

En tercer lugar se encuentra Adán Augusto López, originario de Tabasco, igual que el presidente, con 6,7% de los votos, muy por detrás de los dos favoritos. López es un abogado que desempeñó el cargo de secretario de Gobernación durante la presidencia de AMLO. Su padre, un abogado también, apoyó a López Obrador desde que empezó su carrera en el PRI (Partido Revolucionario Institucional) Tabasco, por lo que tiene una relación personal además de profesional con el presidente desde hace muchos años.

En cuarto lugar se encuentra Ricardo Monreal, con 3,4% de los votos, exgobernador del estado de Zacatecas y senador de la República.

Una polémica encuesta nacional impulsada por AMLO

La encuesta ha estado envuelta en polémica desde su anuncio por parte del presidente, ya que opera fuera de lo permitido por el Instituto Nacional Electoral -órgano gubernamental que asegura la transparencia de las elecciones-, un pilar de la democracia al cual AMLO ha estado en contra desde antes de que fuera nombrado presidente.

Por lo tanto, el INE ha puesto límites al proceso de candidatura interno de Morena, ya que, de acuerdo con lo establecido por la ley, los candidatos no pueden empezar sus campañas antes del período oficial. Además, ha habido polémicas sobre los fondos utilizados por los candidatos. AMLO expresó que ningún gasto sería de recursos públicos, e insistió a las “corcholatas”, como les ha llamado a los aspirantes, emplear medidas austeras. Sin embargo, ostentosas campañas como la de Adán Augusto López generan incertidumbre sobre la procedencia dudosa de los recursos que ha utilizado.

Faltando tres semanas para el anuncio del candidato, que será el 6 de septiembre, México está en las etapas finales de un proceso electoral sin precedentes en su historia. Durante el período del 9 de agosto al 3 de septiembre, se llevarán a cabo encuestas domiciliarias a nivel nacional como parte del proceso. El partido Morena realizará hasta 6.000 encuestas mediante equipos de hasta ocho personas. Cada equipo estará compuesto por un coordinador designado por la dirección del partido, un encuestador del partido o de alguna de las empresas involucradas, y un representante de cada aspirante. La encuesta principal será realizada por el partido, y habrá otras cuatro encuestas “espejo”.

Se estima que una fuerza laboral de unas 48.000 personas será necesaria para llevar a cabo el proceso. No se ha aclarado si se pagará a estas personas por su trabajo durante los seis días del levantamiento ni mucho menos de dónde saldrán los recursos para tal propósito.

Cada candidato sugirió dos compañías de encuestas, y mediante un sorteo el 17 de agosto se seleccionaron cuatro de entre estas opciones. Aunque la versión oficial es que este proceso de selección de las empresas encuestadoras se realizó de manera transparente y justa, los representantes de ciertos candidatos alegan que hubo desacuerdos en el proceso. Esto llevó a que la representante de uno de los candidatos, Marcelo Ebrard, no firmara el acuerdo. Vale la pena destacar que ninguna de las empresas de encuestas propuestas por Ebrard fue elegida, mientras que los otros candidatos tienen una o dos de sus sugerencias como parte de las seleccionadas al final.

Identificación partidaria

Además, a los encuestados se les planteó la pregunta sobre su afinidad política con algún partido, a lo que un 44,4% de los participantes respondió identificarse con Morena. En segundo lugar, muy por detrás de Morena, se encuentra el PRI, con 11,1%. En tercer lugar se encuentra el Partido Acción Nacional (PAN), partido que estuvo en el poder del 2000 hasta el 2012, con 8,3%. Le siguen Movimiento Ciudadano, con 5%, el Partido de la Revolución Democrática, PRD, con 2,4%, el Partido del Trabajo, 1,0%, y el Partido Verde, 0,7%. 21,1% de los encuestados se abstuvieron.

Asimismo, un 45,4% de los encuestados aseguraron que, si las elecciones fuesen mañana, votarían por Morena. En segundo lugar, está el Frente Amplio por México, una alianza entre el PRI, el PAN y el PRD, con 18,2%. Todavía no se ha nombrado un candidato para representar la alianza.

Entre los posibles candidatos se encuentran Xóchitl Gálvez y Santiago Creel. Gálvez es la aspirante más competitiva de la oposición.

61,7% de los encuestados aseguraron que tienen una imagen positiva de AMLO, y el 58,3% afirmó que “México va por buen camino”. 37,3% opinan que necesita un cambio de rumbo.

Tomado de publico.es

Visitas: 2

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

RSS
Follow by Email