Haití: entre la revuelta y la intervención/ Ver-Dessalines alienta la insurrección actual/ Video en solidaridad con Haití: La Noche de Jabalí – Alí Primera/ ONG tarifada por EEUU, replica-inocula su veneno antirrevolucionario/ Injusticia ambiental, crisis climática y migraciones

Jueves 20 de Octubre de 2022

Felipe Kohler*

Desde el pasado 10 de octubre, las Naciones Unidas llaman abiertamente a una intervención militar internacional, para “restablecer el orden” en Haití. El sistema capitalista ha sido cruento en contra de la primera revolución anticolonial de América Latina, al sumir al Estado caribeño en un círculo eterno de deuda externa que inició con su independencia formal en 1804. El colonialismo francés no reconoció a la república de ex esclavxs hasta que Haití pagase la exuberante suma de 150.000.000 de francos, prestados a Haití por los propios bancos franceses. A la primera república negra del mundo, le tomó 122 años pagar la deuda de la Independencia, cancelándose el último rubro de los pagos de “reparación” a Francia en 1947.

Actualmente, Haití es el territorio más empobrecido del hemisferio occidental, con una inestabilidad política y económica estructural y crónica. Las élites burguesas haitianas manejan al país, casi prácticamente desde su independencia, como un botín de enriquecimiento personal y de su clase, subyugándose continuamente al dictado de EE.UU. y al imperialismo europeo. Por su parte, EE.UU. intervino de manera directa en tres ocasiones, estableciendo una ocupación militar, de las cuales la más larga duro 29 años, de 1915 a 1934. El acolitismo de los gobiernos burgueses al imperialismo financiero, desembocó en la profundización de la desigualdad en Haití, convirtiendo a la isla y su pueblo en mano de obra barata para la nación vecina, República Dominicana, cuya frontera se encuentra militarizada desde septiembre de 2022.

Ante la desolación y el yugo neocolonial de Occidente y el acolitismo de la burguesía local, el pueblo haitiano se encuentra en las calles de forma masiva desde hace varios años. Haití inició el ciclo de revueltas populares del 2019, inaugurando las protestas continentales en rechazo al capitalismo neoliberal. Entre finales de 2019 y comienzos de 2021, la violencia estatal en contra del pueblo de Haití cobró al menos 133 vidas, según datos de la propia ONU. Tan solo entre el 8 y 12 de julio de 2022, 234 personas fueron asesinadas en el contexto de las protestas en Puerto Príncipe. La revuelta popular que se vive en Haití en estos meses, se dinamizó con el anuncio de la eliminación de los subsidios a los hidrocarburos el pasado 11 de septiembre, por el primer ministro interino, Ariel Henry. El FMI insistió en esta medida para mantener el desembolso de nuevos paquetes crediticios desde 2018.

En estos días, los llamados a una intervención militar se multiplicaron tanto desde dentro como fuera de la isla, para restablecer el suministro y funcionamiento de instalaciones de carga y almacenamiento de combustible, mismas que se encuentran tomadas actualmente. La reciente eliminación de los subsidios a las gasolinas, provocó una duplicación de los alimentos y productos básicos, precarizando aún más la vida del pueblo haitiano.

Uno de los pilares fundamentales que pretenden justificar una intervención militar, apoyado por el oficialismo haitiano y respaldado por el poder mediático-hegemónico, posicionan el discurso del enemigo interno también en Haití. Así, los medios capitalistas pretenden generalizar la imagen de un descontrol en la isla, supuestamente causado por pandillas y el crimen organizado. No se puede obviar la existencia del crimen organizado en Haití, como rasgo imperante en la totalidad de la periferia capitalista. Sin embargo, la reducción de las protestas y movilizaciones en rechazo al imperialismo neoliberal a estas estructuras, confluye con la doctrina del enemigo interno y la persecución al pueblo. La organización popular vuelve a ser criminalizada y deslegitimada, en un intento de justificar masacres en contra de un pueblo harto de la profundización neoliberal a manos del imperialismo financiero y la oligarquía en el poder.

No cabe duda de que una victoria popular frente al imperialismo neoliberal en Haití dignificaría nuevamente a los pueblos oprimidos del mundo, como ya lo fue la Revolución Haitiana de 1804. Por tales razones, el imperialismo yanqui y europeo no pueden permitir que su gobierno títere se tambalee, dispuestos a brindar apoyo internacional en lo que sería la más reciente incursión imperialista en el continente.

La revuelta incesante demuestra que en Haití existe y se fortalece la organización popular antineoliberal, además de la conciencia de clase de un pueblo organizado para tomar las riendas de su historia. Resulta innegable que los llamados a una intervención militar, jamás han pensado en el bien del pueblo, ni en Haití, ni en ninguna otra parte del mundo. Estos corresponden indudablemente a una estrategia contrarrevolucionaria, amparada y promulgada desde los centros del capitalismo imperialista. Haití resiste, como siempre ha resistido, porque a pesar de que la dominación y subyugación cambiaron únicamente de manera formal después de su independencia, en Haití existe un pueblo digno.

*

Felipe Kohler:

Politólogo y analista político, comenzó sus estudios en la Pontificia Universidad Católica del Ecuador, en Quito, en la carrera de Sociología y Ciencia Política, para graduarse de Bachelor en Ciencia Política en Regensburg, Alemania, en 2012. Candidato a Máster en Estudios Latinoamericanos en la Universidad Libre de Berlín, Alemania. Temas de investigación e interés: filosofía política, movimientos sociales, partidos políticos, relaciones internacionales, regimenes de gobierno, procesos de cambio

Fuente: REVISTA CRISIS

Carlos Aznarez*- Haití: Dessalines alienta la insurrección actual/ Video en solidaridad con el pueblo haitiano en lucha: La Noche de Jabalí – Alí Primera

ONG tarifada por EEUU, replica-inocula su veneno antirrevolucionario

Injusticia ambiental, crisis climática y migraciones

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *