Brasil – ¿Vale todo contra los fascistas, incluida la homofobia? Las mentiras de Bolsonaro

Por Lucas Brito

En la recta final de la primera vuelta electoral y al inicio de la segunda vuelta, estamos asistiendo a una escalada en el uso de fake news en la campaña electoral. 

Al igual que en 2018, la campaña bolsonarista enfoca sus baterías en la producción de los más variados tipos de mentiras, encaminadas a movilizar a su base social, llegando a su capa inconsciente, generando miedo, asco, odio y amor. Este es el secreto de su compromiso. 

Convencionalmente las llamamos noticias falsas , mejor explicadas por el término posverdad, cuando los hechos ya no importan frente a las convicciones morales y los temores de ciertos grupos o individuos. Esta táctica estuvo presente en la elección de Trump de 2016 y durante todo su mandato. También Bolsonaro y sus seguidores. 

Hay mentiras sobre todo tipo de cosas. Pero uno en particular tiene el potencial de sobresalir, ya que toca temas relacionados con el sexo y el género. Así fue como las Fake News de Kit Gay se convirtieron en las más difundidas en 2018, favoreciendo la elección de Bolsonaro y el ascenso del bolsonarismo. Era parte de una táctica fascista para difundir el pánico moral/sexual en nuestra sociedad. 

¿Vale la pena usar lo mismo? 

Sin embargo, hay que reconocer que, al menos en las últimas dos semanas, los simpatizantes de Lula han retomado la idea del “todo vale” para combatir a los fascistas. Se han producido   noticias falsas para desenmascarar a Bolsonaro y han hecho que muchas personas se embarquen en esta táctica: “no más tiros de pelea con flores”.

Sin embargo, todavía no conocemos el efecto real de usar las mismas tácticas que el enemigo para luchar contra él. Por ahora, hemos visto un proceso de despolitización de la campaña, al menos en medio de internet, que deja en segundo plano las preocupaciones reales de nuestro pueblo, que deberían estar en el centro de la discusión. 

Vosotros que pensáis que hay que radicalizarse contra el bolsonarismo, que hay que subir el tono y calentar la campaña, ¿no sería mejor hacerlo saliendo a la calle, montando un banquillo, ayudando a organizar grandes actos? en defensa de la democracia, contra el fascismo y por el voto de Lula? Creo que la mejor manera de responder de la misma manera es luchar en la calle para derrotar al fascismo.  

¿Y es homofóbico también? 

Hoy, el tema más sonado en Twitter es la supuesta homosexualidad de Nikolas Ferreira. Con el hashtag #nikolaschupetinha, varios perfiles, como Patrícia Lelis y André Janones, han estado publicando supuestas copias en video del diputado más votado de Brasil practicando sexo oral a otro hombre, supuestamente el pastor André Valadão. 

Una de estas estampas que ya vimos es mentira, pues el video ya fue localizado y no es de Nikolas Ferreira. Todavía estamos esperando que el otro lo descubra. Sabemos que es relativamente frecuente que los hombres homófobos, socialmente presentados como guardianes de la moral heterocisnormativa y cristiana, se revelen como homosexuales encubiertos. Esto le sucedió al diputado Douglas García (SP) recientemente. Por lo tanto, si se revelara una supuesta homosexualidad de Nikolas Ferreira, este no sería el primer caso de este tipo. 

Desafortunadamente, la táctica de hoy involucra la homofobia. Como en el caso de la “novia de Arístides” –que abordé en otro texto de este Portal– opositores a Bolsonaro y parte de la izquierda han utilizado bromas homofóbicas y misóginas contra Nikolas Ferreira. 

Estamos viendo montajes y mensajes que ponen a Nikolas vestido de mujer o le asignan el rol de sexo pasivo, para ridiculizarlo. André Janones, al hablar de la supuesta homosexualidad de Nikolas, incluso comparó esta postura con otras que aún estaban por revelarse, como la pedofilia. 

Asociar la homosexualidad con la feminidad para burlarse de las personas es homofobia y misoginia. Asociar la homosexualidad con la pedofilia es una homofobia clásica. ¡Esta es una cloaca que no nos cabe! 

Como ya hemos dicho, el falso moralismo es recurrente. Pero, hasta el momento, no tenemos confirmación de que ninguna de las fotos publicadas sea realmente sobre Nikolas Ferreira. De confirmarse esto, creo en la siguiente postura de la izquierda, del Valle LGBTI+ y de todos los que creen en la lucha contra la opresión: 

1 – Si se confirmara la supuesta homosexualidad de Nikolas Ferreira, deberíamos denunciar el falso moralismo y la perversidad de mantener en el armario alborotadores hordas fascistas contra las personas LGBTI+, lo que genera prejuicios, discriminación y violencia. 

2 – Al mismo tiempo, habría que denunciar a la sociedad homófoba, que sí es la responsable de producir situaciones extremas de decadencia humana como el falso moralismo de los LGBT enclaustrados, tan nocivos para ellos y su entorno. 

3 – Y, por último, combatir la homofobia, sin capitular nunca ante ella, por divertido que parezca una broma homófoba contra alguien que recientemente se presentaba como el guardián de la “moral y las buenas costumbres”. 

Usar la homofobia contra los homófobos es declarar la victoria sobre la homofobia misma. 

Si Nikolas fuera gay, no sería bienvenido en el Valle. Pero nunca un blanco de la homofobia.

Tomado de Esquerdaonline.com.br

Visitas: 12

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

RSS
Follow by Email