Won Young Su*, entrevistada por  Federico Fuentes**- Detrás de las crecientes tensiones en la península de Corea: una visión socialista

21 de enero de 2024

Las tensiones han estallado una vez más en la península de Corea después de que Corea del Norte y Corea del Sur llevaran a cabo ejercicios de artillería cerca de una frontera marítima en disputa durante varios días a partir del 5 de enero. Los ejercicios representaron las primeras violaciones oficiales del acuerdo militar firmado entre los dos en 2018.

A esto le siguió, el 16 de enero, la declaración del líder norcoreano, Kim Jong Un, de que se debería cambiar la constitución de su país para designar a Corea del Sur como el “estado hostil número uno”. Kim también reiteró su posición de que la reunificación estaba descartada, argumentando que la relación se había convertido en una de “dos países hostiles y dos beligerantes en guerra“.

Federico Fuentes**, de la Izquierda Verde, habló con Youngsu Won*, socialista y coordinador del Foro Internacional en Corea del Sur, sobre estos acontecimientos y sus posibles ramificaciones.

_______________________________________

 

_____________________________________

Corea del Norte rompió oficialmente el acuerdo militar de 2018 al disparar proyectiles de artillería en dirección a Corea del Sur durante varios días a principios de enero y desde entonces ha reafirmado que ya no busca la reunificación con lo que ahora llama su “enemigo principal”. ¿Qué hay detrás de estos dramáticos acontecimientos?

El anuncio de Kim Jong Un podría verse como una especie de ultimátum o un cambio categórico de la política anterior. Pero Corea del Norte no hace más que reafirmar la posición que ha mantenido desde que las conversaciones mediadas por el expresidente estadounidense Donald Trump fracasaron en 2020. Por tanto, las declaraciones de Kim parecen demostrar decepción por el fracaso de la política agresiva que ha seguido desde entonces.

Aunque cabe decir que es imposible saber exactamente qué está pensando Kim, cambios de política como este suelen estar motivados por factores externos e internos.

Los factores externos parecen evidentes (por ejemplo, la falta de progreso en términos de relaciones con Estados Unidos y las terribles dificultades económicas que son obvias para todos), aunque esos factores todavía están abiertos a diversas interpretaciones.

Pero los factores internos son extremadamente difíciles de entender debido a la absoluta falta de información proveniente de Corea del Norte, una característica común de los regímenes autocráticos cerrados.

Los ejercicios de artillería de Corea del Norte se llevaron a cabo pocos días antes del primer Diálogo Indo-Pacífico entre Corea del Sur, Japón y Estados Unidos. ¿Ha contribuido la política estadounidense al aumento de las tensiones? ¿Cómo podrían afectar las próximas elecciones presidenciales estadounidenses a la política en la península, dados los intentos anteriores de Trump de acercarse a Corea del Norte y mediar en las conversaciones entre las dos Coreas?

La lógica diplomática única del régimen norcoreano significa que insiste en entablar conversaciones directas con Estados Unidos, en lugar de con su homólogo surcoreano. También considera que la alianza militar entre Estados Unidos, Japón y Corea del Sur es algo que debe romperse urgentemente por cualquier medio.

El gobierno estadounidense, bajo la presidencia de Joe Biden, ha mostrado poco interés en Corea del Norte, que actualmente ocupa un lugar muy bajo en su lista de prioridades. Y Corea del Norte no espera ver ningún cambio de política significativo bajo el gobierno de Biden. Por lo tanto, quiere cambiar el status quo, que es lo que está intentando mediante sus ejercicios con misiles y provocaciones verbales.

Desde la perspectiva de Corea del Norte, Trump era un socio comparativamente mejor, a pesar de que, en última instancia, Trump utilizó a Kim como peón para sus juegos políticos. Quizás Kim tenga algunas expectativas sobre una nueva presidencia de Trump. Sin embargo, parece claro que la desnuclearización ha terminado y es difícil prever una reanudación de las conversaciones entre Estados Unidos y Corea del Norte.

Más allá de lanzar sus propios ejercicios de artillería, ¿de qué otra manera ha respondido el gobierno de Corea del Sur? ¿Cómo es probable que esta cuestión afecte la campaña en las próximas elecciones parlamentarias de abril?

El presidente populista de derecha, Yoon Suk Yeol, ha adoptado un enfoque de confrontación hacia Corea del Norte, lo que objetivamente aumenta el peligro de conflictos militares, mientras que los conservadores y la ultraderecha continúan aplicando ciegamente una política anti-Corea del Norte.

Este enfoque se debe en gran medida al hecho de que siguen extremadamente molestos por el juicio político de 2017 a [la ex presidenta conservadora] Park Geun-hye, que no solo los llevó a perder el poder sino también a la posterior elección de un Partido Demócrata liberal (DP). ) gobierno, que buscó una vía de diálogo con Corea del Norte.

Y las facciones de extrema derecha y los fundamentalistas cristianos –así como el gobierno de Yoon– están tratando de utilizar el giro abrupto de Kim para legitimar su obsesión con el anticomunismo ciego. Algunos ultraconservadores anticomunistas incluso acogerían con agrado una posible confrontación con Corea del Norte, ya sea militar o de otro tipo.

Pero a diferencia de elecciones anteriores, donde los partidos de derecha utilizaron con frecuencia la histeria anticomunista para tratar de ganarse a los votantes indecisos, es poco probable que Corea del Norte sea un factor importante esta vez.

El índice de aprobación de Yoon es actualmente inferior al 30%. En general, es impopular fuera de su base de apoyo ultraconservadora y cuasi fascista. Su partido gobernante, el Partido del Poder Popular, ha estado dividido desde que Yoon eligió a su amigo cercano como nuevo líder del partido en diciembre. Como resultado, las encuestas indican una posible derrota del partido de Yoon en las elecciones de abril.

Sin embargo, a la oposición liberal, bajo el mando de Lee Jae-myung del PD, no le está yendo mucho mejor. El partido de Lee también está dividido y las encuestas indican que tiene un nivel de apoyo similar al del partido gobernante.

¿Cuál ha sido la respuesta general de la población y del movimiento por la paz?

A pesar del intercambio de duras acusaciones verbales entre gobiernos, la opinión pública aquí guarda bastante silencio. Esto indica que, por el momento, la gente no espera ningún cambio dramático en las relaciones intercoreanas y está más preocupada por los vecinos Japón y China.

Muchos surcoreanos están muy preocupados por la escalada de tensiones entre China continental y Taiwán y la posibilidad de que esto desemboque en una guerra. También les preocupa que el empeoramiento de las relaciones entre Taiwán y China, particularmente después de la elección de [el candidato proautonómico del Partido Democrático Progresista] Lai Ching-te como presidente de Taiwán [el 14 de enero], afecte la economía de Corea del Sur.

En cuanto a Japón, la mayoría de los coreanos se oponen a la política de reconciliación de Yoon con Japón, dado que el país no ha mostrado ninguna intención de cambiar sus políticas en cuestiones como el pago de compensaciones por las atrocidades cometidas contra las “mujeres de solaz” durante la Segunda Guerra Mundial o la liberación de armas nucleares contaminadas. agua de las centrales eléctricas de Fukushima.

A diferencia de lo que ocurría en los años 1990, el movimiento popular existente por la reunificación nacional es extremadamente débil. Lo mismo ocurre con los movimientos sociales y la izquierda radical de Corea del Sur, lo que lamentablemente significa que no han podido intervenir en la situación actual de manera significativa.

¿Qué significa esto para las perspectivas de alcanzar un acuerdo de paz, más de 70 años después del fin de la guerra de Corea, y mucho menos de la reunificación?

Entre la generación más joven (la llamada Generación MZ [Millennials & Generation Z]) hay un fuerte sentimiento anti-Corea del Norte. Muchos dicen que no quieren tener que lidiar con la carga de la reunificación y prefieren el status quo. Ven a Corea del Norte como un país diferente.

Esto contrasta con las generaciones mayores que comparten un deseo casi unánime de reunificación nacional, más allá de cualquier posible compromiso o acuerdo de paz. Esta aspiración refleja una combinación de sus propias experiencias personales y el adoctrinamiento estatal.

Por ahora, cada vez más personas se sienten decepcionadas y ven pocas posibilidades de mejorar las relaciones entre Corea del Norte y Corea del Sur, y mucho menos de una eventual reunificación nacional.

 

Imagen destacada: El líder surcoreano Yoon Suk Yeol (izquierda) y el líder norcoreano Kim Jong Un (derecha). Gráfico: Verde Izquierda

 

Fuente: Green Left

Visitas: 10

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

RSS
Follow by Email