Desde BRASIL- Editorial Molino: lanza el libro ‘Imágenes de Lenin’, de León Trotsky/ Ver- El pensamiento anticolonial y antirracista de Lenin (link)// Trotsky, biógrafo de Lenin (link)

En el centenario de la muerte de Lenin, Editorial Usina anuncia el lanzamiento de ‘Imagens de Lênin’, de León Trotsky en honor al líder revolucionario ruso. Consulta la presentación del libro aquí en Esquerda Online.

Por Henrique Canario
Este es un trabajo íntimo. Fue escrito (en algunos casos pronunciado como discurso) a lo largo de muchos años y en muchos lugares: en el frente de la Guerra Civil, en una sesión del Comité Ejecutivo Central Panruso, en una estación de tren en medio del Cáucaso. , en la cama de un sanatorio en Kislovodsk. En el centro hay un hombre: Vladimir Ilich Lenin. Sin embargo, como señala el autor en el prefacio de la obra, no se trata de una biografía. Aquí no encontramos una exposición mecánica de hechos y cronologías estériles. Mucho menos el culto a la personalidad que se convirtió en la ideología oficial del régimen tras la muerte de Lenin. Se trata más bien de recuerdos, reflexiones, comparaciones, ensayos e intentos de caracterización: “materiales para el biógrafo”, como indica el subtítulo de la edición de 1924. Los textos aquí reunidos reflejan el impacto de los trastornos ocurridos en la vida de Lenin en la conciencia del propio Trotsky: el atentado de 1918, el cincuentenario de 1920, la enfermedad de 1923 y la muerte de 1924. Ante cada uno de estos episodios, el organizador del Ejército Rojo comienza a reflexionar, recuperando de la memoria viejos diálogos, miradas , tonos de voz y gestos, recuperando los matices de la personalidad del gran arquitecto de la revolución, pero también del mentor y compañero. El resultado es un retrato vivo, un Lenin humano, militante, sensible, de buen humor –a veces incluso juguetón– y mortal, trágicamente mortal.Apoyándose enteramente en su aguda memoria política, Trotsky dibuja un perfil psicológico detallado de Lenin, así como de otras figuras decisivas del Partido Obrero Socialdemócrata Ruso, principalmente de su período “Iskra”: Vera Zasulitch, Yuli Martov, Georgy Plekhanov, Pável Akselród, Nadiéjda Krúpskaia y otros. Pero Trotsky no se limita a la psicología, ni es ese su principal interés. Su objetivo es, ante todo, educar al partido. Así, poco a poco, a través de episodios aparentemente secundarios, se van revelando al lector las complejas interacciones entre Lenin y su criatura: el POSDR y su facción bolchevique. Vladimir Ilich no es el líder supremo e indiscutible de una secta autómata y sin voluntad. Su relación con los cuadros dirigentes es un duelo dialógico, lleno de tensiones y luchas: sobre las Tesis de Abril, las Jornadas de Julio, el preparlamento, la insurrección armada, la coalición con los partidos socialistas, la disolución de la Asamblea Constituyente, la Transferencia del gobierno a Moscú. Esto habla tanto de Lenin como del propio partido. De Lenin, porque vio más allá y acertó en cada uno de estos enfrentamientos; del partido, porque no aceptó, al menos en ese momento, ningún poder absoluto, ninguna directriz incuestionable. La autoridad de Vladimir Ilich era enorme, pero chocaba con figuras políticas de altísimo nivel, forjadas no sólo por la era más revolucionaria que jamás haya conocido la historia, sino también por la escuela de Lenin. Tal fue la dialéctica del conflicto que se produjo en cada paso de la historia del partido. Con el tiempo, como observó una vez el historiador francés Pierre Broué, estos cuadros aprendieron e incluso se acostumbraron a ceder ante Lenin, anulando así la posibilidad misma de vencer al maestro. Pero hasta entonces fue un largo camino. Lenin fue el primero en notar esta dinámica y quien más luchó por construir una nueva dirección capaz de enfrentar los desafíos históricos planteados por la victoria de la revolución en Rusia. Como sabemos hoy, no tuvo éxito.

Al esbozar el retrato multifacético de Lenin, Trotsky describe una serie de curvas y maniobras, que van constantemente de lo específico y personal a lo histórico y universal, y viceversa. En su estilo elegante, caracteriza la relación de Lenin con el pueblo ruso en su conjunto, su historia y cultura nacional; en un diálogo no explícito con el folleto clásico de Plejánov, El papel del individuo en la historia, analiza la intuición política de Lenin y el peso de su intervención en el éxito de la insurrección armada del 25 de octubre de 1917; En una de las secciones más tensas del libro, recuerda la importancia de Vladimir Ilich en la firma de la paz de Brest-Litovsk. En el otro extremo, hay un universo microscópico, pero igualmente fascinante: “la mano plebeya y vigorosa”, “las protuberancias expuestas del cráneo”, “una sonrisa juguetona”. Lenin aparece completo, en todas sus dimensiones.

También es interesante observar cómo el propio Trotsky crece a lo largo del libro. Cuando llegó a Londres en 1902, era un joven lleno de personalidad y opiniones propias, pero sobre todo le asombraba la posibilidad de trabajar junto a los veteranos de la socialdemocracia rusa, especialmente el propio Lenin, cuyas obras y artículos había leído durante su exilio en Siberia. Cuando el autor se reencuentra con su objeto, en 1917, él mismo ya es un veterano. Había dirigido el Sóviet de San Petersburgo en 1905, había sido exiliado por segunda vez en 1907, había trabajado como corresponsal de guerra en 1910, había estado al frente de varias iniciativas políticas y publicitarias y había sido internado en un campo de concentración canadiense. por oponerse a la guerra. Pero Trotsky no aspira a igualar a Lenin. Reconoce su superioridad e inmediatamente se une al maestro como su primer discípulo. Primero, pero aún así – discípulo. Aquí se expresan con toda su fuerza las palabras pronunciadas por Trotsky en El nuevo rumbo sobre su relación con Vladimir Ilich: “Caminé hacia Lenin luchando, pero lo alcancé total y completamente”.

Trotsky y Lenin nunca fueron amigos personales. Siempre se llamaban “tú” y se llamaban por su nombre y patronímico, esa forma lejana de tratamiento que tanta extrañeza causa a los brasileños informales, pero que los rusos no abandonan. Pero eso no significa que no hubiera cariño entre ellos. La noche del 25 al 26 de octubre de 1917, “la noche que decide”, según la expresión clásica utilizada por Trotsky en su autobiografía Mi vida, descubrimos a los dos hombres tirados en el suelo de una habitación vacía y oscura en el Smolny. Instituto, mientras esperaban el resultado del asalto al Palacio de Invierno. La cabeza de Lenin da vueltas, se confunde y, por alguna razón, empieza a hablar con Trotsky en alemán. Tú, tú, ¿qué importan los pronombres? ¿Te imaginas una proximidad más cercana que esta? Los dos revolucionarios estaban unidos por vínculos mucho más poderosos que los personales, que siempre llevan consigo algo accidental: ¡juntos estaban haciendo historia!

Las lagunas en el libro son, hasta cierto punto, naturales e inevitables, y también reflejan la experiencia del autor. Habiéndose distanciado de Lenin de 1903 a 1917, Trotsky no nos dice nada sobre este período. Es lo más honesto que se puede hacer, ya que, como comentamos anteriormente, no se trata de una biografía basada en documentos, sino en recuerdos personales. Por otro lado, se describe con gran detalle el período posrevolucionario. Sabemos, por ejemplo, que Lenin, en las reuniones de gobierno, concedía sólo cinco o diez minutos a los relatores encargados para que presentaran sus preguntas; A continuación se celebró un debate muy breve y se procedió a las votaciones. No era momento para discusiones; Era hora de tomar decisiones. La exuberancia de la narración nos transporta en persona al Instituto Smolny, con sus estrechos pasillos y su multitud de marineros que llevaban todo el día notas de Lenin a Trotsky, “con dos o tres frases incisivas resaltadas en un pequeño trozo de papel. cada uno en un párrafo, con las palabras más importantes subrayadas con dos o tres trazos de lápiz”. Luego, ocurre algo de magia en el texto y nos encontramos en el Kremlin de principios de los años 1920, esta “enorme explanada”, donde el trabajo también era confuso y pesado, pero donde Lenin incluso encontró tiempo para gastarle una broma casi infantil a Trotsky. y “multarlo” por llegar tarde a una reunión.

Trotsky fue un polemista durante toda su vida y en este libro no deja de expresar esta segunda (¿quizás la primera?) naturaleza suya. En el capítulo sobre la entrevista concedida por Lenin al escritor inglés HG Wells, nos muestra cómo las conclusiones de este último sobre el “soñador del Kremlin” (expresión utilizada por Wells para definir a Lenin) no podrían ser más erróneas. No sólo la caracterización psicológica, sino incluso la descripción física de Lenin por parte de Wells es destruida hasta no dejar piedra sin remover, siempre con el sarcasmo y la ironía típicos de Trotsky. Al criticar el ensayo de Gorky sobre Lenin, Trotsky es más cuidadoso, reconociendo el valor de ciertas ideas y pasajes, pero no deja de señalar lo que valora como superficial, idealista y puro mal gusto del aclamado escritor. El texto de Trotsky sobre Gorki, por tanto, tiene también el valor de una crítica literaria, y uno de los más ácidos jamás producidos sobre el autor de La Madre.

Como décimo capítulo del largo ensayo “En torno a Octubre”, incluimos un texto que no está en la versión original rusa, pero que aparece en algunas ediciones francesas. Este es un delicioso análisis de Trotsky de un folleto con cuentos, cuentos y poemas sobre Lenin producido por niños soviéticos. Esta es, quizás, la parte más humana y conmovedora de toda la colección. Trotsky está realmente encantado por la profundidad del pensamiento infantil sobre Lenin. Para él, los niños no sólo capturaron la esencia de la personalidad viva de Ilich (algo que HG Wells y Gorky no pudieron hacer), sino que también expresaron de la mejor manera los terribles sentimientos por su muerte.

Trotsky siguió siendo un fiel discípulo de Lenin incluso después de la muerte de su maestro. Se consideraba a sí mismo y a sus ideas una continuación lógica del leninismo, pero nunca lo superó. Se propuso dejar esto claro en numerosas ocasiones. La estima que tenía por el preceptor fallecido era sincera e ilimitada. Ya en su tercer exilio, escribió ensayos, artículos y comenzó a trabajar en una ambiciosa biografía, que sin embargo quedó inconclusa. En La Historia de la Revolución Rusa, de 1930, disminuyó conscientemente su propio papel en el levantamiento de octubre de 1917 para resaltar la acción de las amplias masas, pero demostró en detalle la importancia de Lenin en todo el proceso. Con su expulsión de la URSS en 1929 se inició la revisión estalinista de la historia, que alcanzó formas verdaderamente grotescas en los años 30, con las confesiones falsificadas de los Juicios de Moscú, la falsificación de documentos y la manipulación de fotografías. La figura de Trotsky fue borrada de la memoria colectiva rusa y también sus relaciones con Lenin. Viejos desacuerdos entre ambos, largamente olvidados por todos –y en primer lugar por Trotsky– fueron resucitados e impresos por miles en periódicos, revistas, libros y carteles. La llamada “desestalinización” de Jruschov no revisó todas las injusticias cometidas contra él, que fue la voz de Octubre, la pluma de la revolución, la bayoneta de la Guerra Civil. Trotsky no fue rehabilitado oficialmente hasta 2001, por una decisión discreta de la Fiscalía General de la Federación Rusa. Luego le devolvieron la ciudadanía soviética y todas las acusaciones formuladas durante los juicios de Moscú fueron reconocidas como falsificaciones. Políticamente, por supuesto, las cosas son más complejas. La figura de Trotsky todavía provoca intensos debates en Rusia hoy y su papel histórico es atacado tanto por los putinistas ultraconservadores como por los estalinistas, lo que, de hecho, no sorprende a nadie.

Trotsky recorrió un camino largo y tortuoso para llegar a Lenin. A nosotros, activistas y activistas socialistas del siglo XXI, también nos queda un largo camino por recorrer hacia el restablecimiento de la verdad histórica. Este libro es un pequeño paso en esa dirección.

Autor: León Trótski
Editorial: Usina Editorial
256 páginas

 

 

Fuente: Esquerda Online

 

CONTINUAR LEYENDO >

Trotsky, biógrafo de Lenin

Para honrar el centenario de la muerte del revolucionario Vladimir Lenin, presentamos una entrada escrita por León Trotsky en 1926 para la 13ª edición de la Enciclopedia Británica. -”. El ensayo sobre Lenin es históricamente significativo porque es único, ya que es una figura gigantesca que escribe sobre otra (que resultó ser su jefe y amigo) en un momento en que ambos estaban comprometidos a revolucionar la historia. El retrato de Lenin presentado en el artículo de Trotsky es el de un ser humano impulsado por un celo decidido, que “puso la misma conciencia ejemplar en dar conferencias en un pequeño club de trabajadores en Zurich y en organizar el primer estado socialista del mundo”.

21 DE ENERO DE 2024 • POR LEÓN TROTSKY. TRADUCIDO POR PAULO DUQUE, DE ESQUERDA ONLINE.

Visitas: 3

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

RSS
Follow by Email