Amazonas: Julieta compró leche para los hijos del matrimonio que la mató/ Ver- Varias publicaciones relacionadas

13 de enero de 2024

En carta, Sophia “La Roja” Hernández , hermana del artista circense venezolano, dice que se sintió conmovida por los cinco niños vulnerables que estaban con su madre en la calle pidiendo ayuda para comprar comida. Los padres de los niños están en prisión por el asesinato de la payasa Miss Bubblegum el 23 de diciembre, víspera de Navidad.

 

El reportaje es de  Kátia Brasil y Nico Ambrosio , publicado por Amazônia Real , el 01-10-2024.

La artista, titiritera, cicloturista y feminista Julieta Inés Hernández Martínez , de 38 años, fue ante todo la payasa “ Miss Bubblegum ” que recorría el mundo en su bicicleta deleitando a los niños allá donde iba. Y no fue diferente cuando llegó a la ciudad de Presidente Figueiredo , en Amazonas , para pasar la noche. Era 21 de diciembre, cuatro días antes de Navidad, y a Julieta le faltaban más de 1.300 kilómetros para cruzar la frontera con Brasil y recorrer carreteras hasta llegar a su casa, en Puerto Ordaz , en el sur de Venezuela , para pasar las fiestas. Año nuevo con tu familia. Su hermana, Sofía Hernández , contó en una carta , publicada en el sitio web Pluriverso , cómo fueron los últimos momentos de Julieta antes de perder el contacto telefónico con amigos y familiares.

“Con el último dinero que tenía compró leche para los hijos del matrimonio”, dice Sophia , refiriéndose a Thiago Agles da Silva y Deliomara dos Anjos Santos , quienes confesaron, el 5 de enero, ser los autores de los delitos de robo – robo seguido. por muerte, robo y ocultamiento de cadáver en contra de Julieta Hernández , el 23 de diciembre. La pareja se encuentra detenida preventivamente por la Policía Civil de Amazonas .

“En un día oscuro, en su camino, ella [ Julieta ] encontró cinco grandes motivos para martirizarse, cinco hijos, niños pobres. Sus asesinos [la pareja Thiago Agles da Silva y Deliomara dos Anjos Santos ] fueron los monstruosos padres de estas criaturas. Con el último dinero que tenía compró leche para estos niños y decidió ir a la casa de esta pobre y miserable familia. Posiblemente, por lo que dice la gente, ella notó el abuso en su contra. No fue la primera vez que Julieta se conmovió ante el sufrimiento de los niños y se puso a disposición para llevarles al menos un poco de alegría y amor, y fue en esa casa donde sucedió todo lo que no podíamos mencionar”, escribió Sophia Hernández , quien Se encuentra en Manaos con su madre para asistir al velorio del artista y al traslado del cuerpo a Venezuela .

Sophia Hernández dijo en la carta que la familia quiere que Julieta sea recordada como una mujer valiente, que se inmortalizó como artista. “La prensa sensacionalista hace su trabajo, mostrándonos información espantosa y detalles que han asustado a muchos. Pero Julieta siempre rechazó el miedo, era una ariana poderosa, nunca tuvo miedo, al contrario, se rebeló con el poder de una tormenta. Hoy debemos contar esta parte de su historia, que ni mucho menos es la más importante ni la que queremos que sea recordada, pero su trágica muerte es una historia de hazaña inimaginable. ¡Julieta se inmortalizó y esa es la mayor expectativa de cualquier artista!”, dice su hermana. Lee la carta completa aquí .

Juliet como la payasa Miss Bubblegum. (Foto: Reproducción | Redes sociales)

La también médica veterinaria formada en Venezuela , Julieta Inés Hernández Martínez había vivido nueve años en Brasil como artista circense, pero en los últimos dos años abandonó Río de Janeiro con el objetivo de viajar por varias ciudades brasileñas para regresar a Venezuela vía la Frontera de Roraima , en el extremo norte del país. Grabó sus viajes y actuaciones de la payasa “ Miss Bubblegum ” en la red social Instagram . En Pará , estuvo en Ilha do Marajó , en Belém , y, en Alter do Chão , en Santarém . Como tenía una red de amigos, siempre agradecí el alojamiento y la bienvenida. El 2 de diciembre, Julieta llegó a Manaos , cuando inició una campaña para comprar un celular nuevo :

“ Hola, paso con una recaudación urgente para comprar un celular, equipo básico y necesario en la vida de todo artista, un celular que pueda usarse como editor de video y programas para escribir proyectos. Puede parecer sencillo pero no consigo ahorrar suficiente dinero. Estoy llegando a Manaus , Zona Franca y última gran ciudad donde estaré antes de sumergirme en Venezuela , por lo que considero que esta es la última oportunidad para resolver esta situación que afecta mi trabajo desde hace más de nueve meses. desde que perdí mi celular Motorola ”.

En la red social, Julieta dijo que la campaña fue un éxito y se compró un celular nuevo. “ Gracias por vuestra confianza, cariño y apoyo… ”.

El 16 de diciembre, Julieta hizo su último post agradeciendo la acogida en Manaos , pero sin mencionar su destino final, la ciudad de Presidente Figueiredo . Recorrió otros 125 kilómetros por la BR 174 (Manaos/Boa Vista (RR)). “ ¡ Les agradezco la ubicación, su cariño y por brindarme un lugar donde quedarme estos días! Y dime que el camino me espera… ”.

Según información de la Policía Civil de Amazonas , en Presidente Figueiredo , Julieta intentó pernoctar en dos posadas, pero sin éxito. Tampoco recibió apoyo de la red de mujeres feministas ni de ciclistas de la ciudad. Luego, el artista se dirigió el 21 de diciembre al Espacio Cultural Mestre Gato , un lugar de apoyo a los viajeros de la carretera BR-174 , a 15 minutos a pie del centro de la ciudad.

Según su familia, el 23 de diciembre Julieta ya no la contactaba vía celular, como siempre lo hacía como seguimiento de seguridad con sus amigos. En entrevista con G1 , Ana Melo , amiga de Julieta , relató la extrañeza de la repentina desaparición de la artista circense: “Lo que nos pareció extraño fue que no nos avisó que no habría señal. Los mensajes simplemente dejaron de llegar y ya no pudimos localizarla”.

El 4 de enero, 13 días después de la desaparición de la artista, sus amigos registraron una denuncia policial en línea ante la Policía Civil de Amazonas . Según el delegado Valdinei Antônio da Silva , jefe de la 37ª Comisaría Interactiva ( DIP ) de Presidente Figueiredo , un vecino informó a la comisaría que había encontrado pedazos de la bicicleta de Julieta en una zona boscosa, ya que su desaparición ese día había sido anunciada en la prensa local. .

El terreno se encuentra próximo al Espacio Cultural Mestre Gato . Allí se cobijaron los cinco niños y Julieta quedó encantada. Hace siete meses, el matrimonio Thiago Agles da Silva y Deliomara dos Anjos Santos se refugiaba allí con cinco niños de hasta 6 años, entre ellos dos bebés, todos en situación de vulnerabilidad, ya que sus padres son consumidores de drogas y mendigos, según la policía. .

“Después de que la vecina nos señaló los objetos del bosque, nos dirigimos a Mestre Gato , donde el matrimonio vivía a favor. Como a la medianoche y treinta del día 23 de diciembre, la familia informó que era el momento del último contacto con Julieta , las sospechas recayeron sobre la pareja”, dijo el delegado Valdinei Silva .

Durante las declaraciones, el jefe policial afirmó que Thiago Silva y Deliomara Santos confesaron los crímenes. “Thiago le dijo a Deliomara que le robara el celular. Julieta dormía en una hamaca en el porche de la casa Deliomara se negó a robar. Entonces Thiago tomó un cuchillo para robar y se fue a la red. Julieta reaccionó, él la agarró y la arrojó al suelo. Estaba inconsciente. Thiago ordenó a Deliomara que le atara los pies a Julieta”, informó el jefe policial, precisando que el dispositivo fue encontrado por los investigadores.

Para Amazonia Real , la delegada Silva también denunció la secuencia de violencia de género contra Julieta Hernández . “Después de que Deliomara ató los pies de Julieta, Thiago arrastró a Julieta, que estaba inconsciente, hacia la casa y apagó las luces. Deliomara encendió la luz y, según ella, se topó con la escena de la violación . Ella dijo que estaba celosa. Luego tomó alcohol, se lo arrojó a ambos y les prendió fuego . Thiago salió de su casa y fue al Hospital General Eraldo Neves Falcão , en Presidente Figueiredo , porque tenía el torso y los brazos quemados. Deliomara dijo que ató la cuerda alrededor del cuello de Julieta y la mató”.

El delegado dijo que Thiago fue trasladado y estuvo internado con quemaduras en el cuerpo durante cuatro días en un hospital público de Manaos . El 28 de diciembre regresó a Presidente Figueiredo . La pareja pasó el Año Nuevo con Julieta enterrada en el patio trasero en una tumba poco profunda. Allí escondieron el cuerpo de la artista y sus pertenencias, la bicicleta, vista por la vecina el 4 de enero. “Admitieron el crimen, indicaron el lugar donde fue enterrado el cuerpo, además de los objetos que se encontraban en la residencia. El celular estaba escondido en el revestimiento de la casa. Querían robar el celular , luego vinieron otros delitos: violación y ocultamiento del cuerpo ”, relató el policía.

Respecto al delito de feminicidio , el delegado dijo que la tipificación puede ser evaluada por los Tribunales . “Considerando el concepto de feminicidio , creo que la justicia puede tipificarlo considerando la ejecución del delito, pero no está muy claro, la investigación no ha concluido”, dice Silva.

Las detenciones preventivas de Thiago y Deliomara se ordenaron por delitos de hurto (robo seguido de muerte): la pena esperada es de 20 a 30 años de prisión y multa; violación : con pena de prisión de 6 a 10 años; y ocultamiento de un cadáver : prevé pena de prisión de uno a tres años y multa. También fueron acusados ​​por la policía.

Según expertos en el tema, el asesinato de una mujer también se considera feminicidio incluso cuando lo cometen personas desconocidas para la víctima. Un ejemplo es el caso de violación con resultado de muerte, cuando el perpetrador no conoce a la víctima. El feminicidio es el acto de matar a una mujer por motivos de violencia doméstica y familiar, desprecio o discriminación de la condición femenina. El período mínimo de prisión aumenta de 12 a 20 años, con un máximo de 30 años en régimen cerrado.

Defensa de la pareja

La Defensoría Pública del Estado de Amazonas ( DPE – AM ), en respuesta a la agencia Amazônia Real , informó que sólo actuó en la audiencia de custodia de Thiago Agles da Silva y Deliomara dos Anjos Santos , durante la audiencia que se realizó el Enero 6 . “Aclaramos que durante la audiencia de custodia no se analiza el fondo o hechos contenidos en el informe de detención, sino la existencia de violencia policial contra las personas detenidas y la necesidad o no de mantener la detención. Resaltamos que las investigaciones están en curso y son realizadas exclusivamente por la Policía Civil del Estado de Amazonas ”.

Durante la audiencia, la DPE – AM solicitó que se sustituya la prisión preventiva de Deliomara Santos por arresto domiciliario por ser madre de cinco hijos. “Es posible, entre otras hipótesis, cuando la persona detenida sea “indispensable para el cuidado de una persona menor de 6 años o con discapacidad” (art. 318, inciso III, del Código de Procedimiento Penal). Esta es la base legal para la solicitud realizada durante la audiencia de custodia. Sin embargo, la solicitud fue denegada por el magistrado”, informó la agencia.

Respecto al delito de feminicidio contra Julieta Hernández , la DPE dijo que la competencia “es exclusiva del jefe policial, al momento de la imputación, y del Ministerio Público , cuando se presente la denuncia”.

9 mujeres son violadas al día en Amazonas

Acto de repudio contra el feminicidio de Julieta Hernández, en Manaos. (Foto: Ricardo Miranda | Divulgación)

Según estadísticas de la Secretaría de Seguridad Pública de Amazonas, 16 mujeres fueron víctimas de feminicidio en el estado, de enero a octubre de 2023. Durante este período, se registraron 3.620 violaciones, es decir, 9 mujeres víctimas de violencia por día.

El feminicidio de Julieta Hernández recordó otro brutal crimen contra las mujeres en Amazonas . El 13 de septiembre de 2017, la deportista piragüista británica Emma Kelty fue asesinada cuando viajaba sola por el río Solimões , en la zona rural del municipio de Coari , en Amazonas, por una organización criminal denominada “ piratas del río ”, según una denuncia del Ministerio Público del Estado ( MPAM ).

Los delincuentes asaltaron a la deportista en la playa Boieiro , cercana a la comunidad Lauro Sodré , zona rural de Coari , donde acampaba. El sueño del deportista era navegar en solitario desde el nacimiento hasta la desembocadura del río Amazonas , en un viaje que comenzaba en Perú y terminaría en Brasil .

Lea mas

 

Tomado de:

Visitas: 5

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

RSS
Follow by Email