Enrojece Brasil y gana en la 2da ronda/ Ver más publicaciones relacionadas

Lula obtuvo 57,25 millones de votos (48,43% del total de votos válidos), acercándose a la victoria en la primera vuelta. Pero Bolsonaro creció peligrosamente en la recta final. Con 51,07 millones de votos (43,20% del total), se desempeñó considerablemente mejor de lo que predijeron las encuestas. Con eso, habrá una dura batalla en la segunda ronda. La disputa está abierta: nada se gana ni se pierde. La lucha política de las próximas cuatro semanas decidirá el resultado.

Si bien Lula obtuvo una ventaja nada desdeñable en votos, no le confiere automáticamente favoritismo al expresidente en la segunda vuelta. Eso es porque Bolsonaro obtuvo una victoria política el domingo. Primero, porque logró un resultado superior a las expectativas, reduciendo la distancia para Lula. Segundo, porque, además de ganar en el Sudeste (la región más poblada del país), el Sur y el Medio Oeste, los aliados directos de Bolsonaro fueron electos o pasaron a la segunda vuelta como favoritos en los estados de esas regiones. Con esto, el bolsonarismo está realizando una ofensiva política en este momento, que debe revertirse.

Si Lula, por un lado, demostró una enorme fuerza popular, apalancada por los nororientales, los trabajadores más pobres y jóvenes; Bolsonaro, por su parte, reveló que mantiene una base social gigante, cohesionada y movilizada, que es mayoritaria en el Centro-Sur del país.

Las encuestas mostraban así un país política y socialmente profundamente dividido y fracturado. En esta extrema polarización política, las alternativas de la llamada tercera vía se deshidrataron casi por completo en la recta final. Lula y Bolsonaro concentraron el 94% de los votos válidos en la primera vuelta, un récord.

El marcado grado de polarización de esta disputa aquí en Brasil está en línea con varias otras elecciones que han tenido lugar recientemente en el mundo en las que ha habido disputas bastante feroces entre alternativas de extrema derecha e izquierda (o de centro-izquierda). En Chile, Colombia y Perú, por ejemplo, la izquierda ganó por un pequeño margen en la segunda vuelta.

Hay evidencia que sugiere que hubo una migración significativa de votos útiles anti-PT (especialmente en São Paulo, Rio de Janeiro y Rio Grande do Sul) de Ciro y Tebet a Bolsonaro, lo que habría impulsado el voto de las milicias en los últimos días. Además, hay indicios de que Bolsonaro tuvo una base de apoyo más comprometida electoralmente en la primera vuelta, siendo menos afectado por la alta tasa de abstención, que fue del 20,95 %, es decir, 32,7 millones de personas no votaron en la primera vuelta del domingo.

Con el resultado del domingo, una intensa preocupación se apoderó de la gente de izquierda. Hay una razón para este sentimiento. Después de todo, no es imposible que Bolsonaro logre dar la vuelta a la tortilla, ganando en la segunda vuelta, lo que tendría terribles consecuencias para el pueblo brasileño y el conjunto de la izquierda y los movimientos sociales. El avance del bolsonarismo en la recta final, incluyendo la elección de una importante bancada de senadores y diputados de extrema derecha, explica y justifica este clima de aprensión.

Pero si la batalla no se gana de antemano, tampoco se pierde. Lula ganó la primera vuelta con una diferencia de 6,2 millones de votos, lo que es considerable. Además de la victoria en el Nordeste y Norte del país, triunfó en Minas Gerais y en las regiones metropolitanas de São Paulo y Porto Alegre. En relación a la primera vuelta de 2018, Bolsonaro perdió peso electoral en el Centro-Sur del país, aunque mantiene la mayoría en esa región. El PT y el PSOL aumentaron sus bancadas de diputados federales y estatales. Boulos, del PSOL, fue el diputado federal más votado en São Paulo. El PT eligió tres gobernadores en la primera vuelta (Ceará, Rio Grande do Norte y Piauí) y está en cuatro disputas más en la segunda vuelta (São Paulo, Bahía, Sergipe y Santa Catarina).

Hay motivos reales para preocuparse por el peligro de un cambio de rumbo de Bolsonaro. Pero no se puede caer en un clima de desesperación, porque nada se pierde. Ahora toca organizar a todos los sectores anti-Bolsonaro para la guerra de segunda vuelta. Es un tiempo de fuerza, coraje y unidad. Saliendo a la calle, presentando propuestas para mejorar la vida de la gente y denunciando todos los males y perversidades de Bolsonaro, es posible ganar. Enrojezcamos el país, sin miedo. ¡Derrotemos al fascismo! ¡La lucha!

Tres líneas de acción para ganar

Primero, se necesita la máxima movilización en las calles y en los lugares de trabajo, estudio y vivienda, así como en las redes sociales. La campaña necesita ganar una amplia visibilidad pública con los materiales de la campaña. Es necesario crear un clima que aliente y contagie a sectores de las masas, que dé fuerza y ​​esperanza al pueblo. Hacer que la campaña de Lula sea más vibrante y presente en las calles será clave para revertir la ofensiva bolsonarista. Hay que crear una ola que fomente el uso de pegatinas, banderas, ropa roja, en fin, que produzca una contraofensiva política.

Los parlamentarios electos (y también los que no lo fueron), movimientos sociales, sindicatos, partidos políticos, colectivos, movimiento negro, feministas, LGBTQI, ecologistas, activistas de izquierda independientes, anarquistas y autonomistas, en definitiva, todas y todos aquellos que conocen la peligro que representa una posible victoria de Bolsonaro, tienen que entrar en campaña inmediatamente, con la máxima carga y de forma articulada, siempre que sea posible.

En ese sentido, es importante la organización colectiva de la campaña en las calles y redes, para maximizar el alcance de la agitación política a favor de Lula. Hay que organizar y publicitar los volantes callejeros, las mesas en las esquinas, la distribución de pegatinas, las visitas casa por casa en los barrios, las charlas en las puertas de las fábricas y lugares de trabajo y estudio, etc. El Frente Fora Bolsonaro puede ayudar en la articulación de acciones de campaña unificadas.

Debemos hacer campaña para que los que votaron por Lula vuelvan a votar. Para los que votaron por Ciro y Tebet (y los demás candidatos), voten 13 esta vez. Para los que no votaron en la 1ª vuelta, voten por Lula el día 30. E incluso convertirse en el voto de quienes optaron por Bolsonaro el pasado domingo. Cada voto importa.

En segundo lugar, es necesario presentar propuestas concretas para mejorar la vida del pueblo trabajador y oprimido, así como de los pequeños propietarios y de la clase media. Es decir, por un lado, defender medidas como elevar el salario mínimo por encima de la inflación, un ajuste considerable de la Bolsa Família, aliviar las deudas de las familias trabajadoras, generar millones de empleos con obras públicas, avanzar las cuotas raciales, combatir la violencia contra las mujeres, entre otras propuestas. Por otro lado, un plan de crédito barato para pequeños empresarios de las ciudades y productores rurales, renegociación de sus deudas en condiciones favorables por parte de los bancos públicos, combustible más barato y planes de salud.

Tercero, es fundamental denunciar fuertemente cada tragedia producida y representada por Bolsonaro. Golpea aún más fuerte en lo que hizo durante la pandemia, en los casos de corrupción que involucran a su familia y al gobierno. En el empeoramiento de las condiciones de vida durante su gobierno. En el uso oportunista y mentiroso de la religión para ganar votos. En su proyecto de implantar una dictadura en el país. En cada perversidad que Bolsonaro ha hecho y dicho en el pasado; en su odio a las mujeres, los negros, los nororientales, los LGBTQI y los pobres. De todos y cada uno de los que vamos a hablar en esta elección, para impugnar la votación, debemos elegir el argumento más acertado contra Bolsonaro.

Tenemos menos de cuatro semanas para derrotar al fascismo en estas elecciones. Estas son sin duda las semanas más importantes y peligrosas de nuestra generación. Nuestro deber es luchar por la victoria, hasta el final. No será fácil, ni hay certeza de triunfo. Pero es posible ganar. En la lucha que haremos en cada barrio, en cada calle, en cada conversación, en cada mensaje, vive la esperanza de conquistar un nuevo día, sin Bolsonaro en el poder.

¡Vamos con Lula 13, hasta la victoria!

 

 

 

Seguir nas ruas para consolidar a vitória: Fora Bolsonaro, Lula presidente

Comitês PSOL com Lula e Comitês Populares de Luta: unificar, permanecer e avançar!

“As pessoas pensam”

Visitas: 10

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

RSS
Follow by Email