Kenia – Llevará tiempo limpiar la clase política del país. Entrevista a Douglas Lucas Kivoi

Por Marta Peroti.

Desde el 18 de junio, las manifestaciones han sacudido a todo el país. La represión policial dejó al menos 39 muertos. Si el proyecto de ley de finanzas, que prevé el aumento de impuestos, está en el origen de las protestas, los kenianos exigen ahora la salida del presidente William Ruto. Entrevista con Douglas Lucas Kivoi, doctor en ética y filosofía africana, politólogo y analista senior del Instituto de Investigación y Análisis de Políticas Públicas de Kenia.

Desde hace casi cuatro semanas, se produce una movilización histórica  en Kenia: cientos de miles de manifestantes, en particular jóvenes de la “ GenZ  ” (nacidos después de 1997), han ocupado las calles del país para protestar contra el anuncio del nuevo proyecto de ley. de finanzas (Proyecto de Ley de Finanzas 2024). Este último, que debía ser aprobado antes del 30 de junio por la Asamblea Nacional y por el presidente William Ruto (todavía no había sido aprobado en el momento de redactar este informe), prevé un aumento sin precedentes de los impuestos sobre productos básicos, como el pan, toallas sanitarias o el servicio de pago móvil M-Pesa (utilizado por la mayoría de los kenianos), así como el establecimiento de un alquiler anual sobre las “  tierras ancestrales  ”.

El proyecto de ley de finanzas, la respuesta del gobierno keniano a las presiones del FMI para reducir su pesada deuda pública, fue el detonante de la movilización pero, desde entonces, las demandas se han ampliado a otros temas, como la corrupción de las elites políticas y económicas.

La respuesta del gobierno fue de represión asesina, llevada a cabo por una fuerza policial históricamente violenta: según los últimos informes, mataron al menos a 39 personas.

Afrique  XXI entrevistó a Douglas Lucas Kivoi, doctor en Ética y Filosofía Africana (Universidad de Nairobi), politólogo y analista senior del Instituto de Investigación y Análisis de Políticas Públicas de Kenia. Su investigación se centra en particular en las reformas legales e institucionales, el estado de derecho y los sistemas de seguridad. Vuelve sobre el proyecto de ley, el origen y avance de las manifestaciones, así como el comportamiento de la policía. Destaca la singularidad del movimiento y sus protagonistas en la historia política reciente del país.

Marta Perotti: Según los últimos informes, desde el 18 de junio, fecha de publicación del proyecto de ley de finanzas que provocó las primeras manifestaciones, se han producido al menos 39 muertos y 360 heridos, sin contar las detenciones arbitrarias y los secuestros. ¿Cuál es su reacción ante esta evaluación  ?

Douglas Lucas Kivoi: Estoy en shock. Todos los asesinados estaban desarmados y ejercían su derecho democrático a protestar pacíficamente. El derecho al piquete está consagrado en nuestra Constitución. Además, la cifra oficial que se ha dado es de 39 muertes, pero hay otros casos que quizás nunca se conozcan. Por ejemplo, no tenemos antecedentes en otras regiones. Algunas familias todavía buscan a sus seres queridos. Por tanto, el número de víctimas podría ser mayor.

La mayoría de las personas recibieron disparos en la espalda mientras huían de los agentes que les dispararon. De esta forma asesinaron a tiros a un niño de 13 años. ¿Qué había hecho  ? ¿Era una amenaza para alguien  ? Estas son ejecuciones sumarias. Estas acciones resaltan el problema de la impunidad policial en este país. La violencia policial se ha convertido en una norma: se ha vuelto normal que un policía pueda disparar a alguien sin preocuparse.

En cuanto a los detenidos, fueron puestos a disposición judicial y puestos en libertad inmediatamente porque el fiscal dejó claro que no había pruebas para detenerlos.

Marta Perotti: El presidente William Ruto no ha firmado el proyecto de ley, por lo que será devuelto al Parlamento. ¿Cuáles son los puntos en particular que han enojado a los kenianos  ?

Douglas Lucas Kivoi.
Douglas Lucas Kivoi.
© RD

Douglas Lucas Kivoi: De hecho, el proyecto de ley debe volver al Parlamento porque el gobierno no puede aprobar ningún otro gasto sin una ley de finanzas. Pero los parlamentarios tendrán que abordar todas las cuestiones planteadas por los manifestantes, incluido el aumento exorbitante de los impuestos sobre los productos básicos, pero también el deseo de gravar las tierras ancestrales: con este proyecto de ley, los kenianos que siempre han vivido en tierras consideradas por la Constitución como su “  propiedad absoluta  ” tendrán que pagar una renta anual, además de un impuesto ya existente sobre la producción (por ejemplo agrícola). A todas estas propuestas hay que sumarles que en Kenia el coste de la vida es muy alto y los empresarios no aumentan los salarios.

Marta Perotti: William Ruto no firmó el proyecto de ley pero las protestas continúan…

Douglas Lucas Kivoi: Sí, porque hay otros factores que explican este enojo, y el proyecto de ley de finanzas es sólo la punta del iceberg: los kenianos están hartos del despilfarro de fondos públicos, la corrupción rampante y el comportamiento de sus líderes, que viven en la opulencia mientras la población lucha cada día por poner comida en su mesa, y muchas cosas más.

También está el problema del desempleo juvenil: la mayoría de ellos han ido a la escuela pero tienen dificultades para encontrar trabajo, especialmente porque la mayoría de las industrias manufactureras se han trasladado a países vecinos, como Etiopía o Tanzania. El presidente del Comité de Finanzas del Parlamento incluso dijo a los fabricantes que, si consideraban que los impuestos en Kenia eran demasiado altos, podían trasladarse a Uganda, fabricar allí sus productos y luego importarlos a Kenia de forma gratuita. Pero si estas empresas manufactureras se trasladan a Uganda o Tanzania, ¿dónde encontrarán empleo los hombres y mujeres jóvenes  ?

Marta Perotti: Algunos acusan al Fondo Monetario Internacional ( FMI ) de haber presionado a Kenia para que salga de su deuda y, por tanto, para que adopte estas reformas. ¿Se puede comparar la situación con los efectos causados ​​por los ajustes estructurales impuestos en los años noventa  ?

Douglas Lucas Kivoi: Sí, hay similitudes: debido a estas reformas impulsadas por las instituciones de Bretton Woods, muchos kenianos perdieron sus empleos y sus medios de subsistencia. Los programas de ajuste estructural de los años 1990 fueron muy destructivos. Hoy, los estudiantes ya no pueden pagar sus estudios ante el importante aumento de las tasas universitarias, medida apoyada por la institución financiera. El FMI y el Banco Mundial deben admitir su parte de responsabilidad por el actual desorden económico del país. De hecho, se rumorea que ciertos tecnócratas del Banco Mundial y del FMI están incluso detrás de la ley de finanzas rechazada por los kenianos…

Marta Perotti : Los hashtags del movimiento, particularmente en X, pasaron de #RejectFinanceBill  a  #RutoMustGo . ¿Cómo explica esta evolución de las demandas ?   

Douglas Lucas Kivoi: El presidente es el representante de la mayoría en el Parlamento, es responsable del comportamiento de los secretarios de su gabinete, de los ministros… Sin embargo, lo deja pasar, a pesar de los escándalos. Por ejemplo, un ministro vendió fertilizantes falsos a los kenianos sin preocuparse  ; hace unos días, un secretario del Gabinete fue detenido en Dubai cuando transportaba 210 millones de chelines kenianos (1,5 millones de euros) en divisas extranjeras y no fue sancionado  ; a otros se les han negado sus solicitudes de visa en Estados Unidos debido a la corrupción… Ruto debe actuar, limpiar su gobierno, deshacerse de los funcionarios corruptos y abordar las preocupaciones de los kenianos. La gente se pregunta qué ha hecho realmente por ellos desde 2022, año en que fue elegido.

Marta Perotti: En su opinión, ¿la gente todavía tiene confianza en su democracia  ? ¿Son todavía legítimos a sus ojos los poderes fácticos  ?

Douglas Lucas Kivoi: La gente no cuestiona la democracia, sino la falta de respeto por el Estado de derecho y la Constitución. No importa quién sea elegido después de Ruto o si Ruto es reelegido, el Presidente no debe restringir arbitrariamente el Estado de derecho. El problema es endémico y no se debe a Ruto per se: está profundamente arraigado en casi todos los estratos de la sociedad.

La estructura política de Kenia está completamente desestructurada: es un espacio donde los que tienen dinero son elegidos y donde ese dinero suele ser sucio. Los medios de comunicación han informado sobre vínculos entre ciertos miembros de la clase política y el narcotráfico o el grupo armado Al-Shabab… Es difícil de demostrar, pero estoy seguro de que los servicios de inteligencia (incluidos los extranjeros) tienen esta información.

También es importante examinar la separación de poderes entre el legislativo, el judicial y el ejecutivo. Parece que el ejecutivo se ha apoderado del legislativo. Los diputados votan sistemáticamente en la dirección decidida por el ejecutivo. Los parlamentarios ni siquiera leen los proyectos de ley, simplemente los aprueban. Lo que molesta a la mayoría de los kenianos.

Mientras la legislatura trabaje sólo por el interés del ejecutivo, la ira persistirá. Esta es la razón por la que la gente entró al Parlamento durante las protestas, porque habían puesto sus esperanzas en él, pero la ley y las promesas no fueron respetadas. Se necesitará más de un ciclo electoral para reorganizar y limpiar la clase política de este país.

Marta Perotti: Los protagonistas del movimiento son principalmente jóvenes, la “  GenZ  ”, la mayoría de los cuales no han experimentado la represión de Daniel arap Moi (presidente de 1978 a 2002). ¿Es esta generación más politizada y más imprudente que la anterior  ?

Douglas Lucas Kivoi: La demografía ciertamente es un factor: la proporción de jóvenes es mayor que en el pasado. Y estos ciudadanos no participan productivamente en la sociedad. Estamos ante una generación que ha sido ignorada y harta de políticos que se niegan a cambiar. El propio presidente formó parte del gobierno de Daniel arap Moi y espero que no piense que los ciudadanos que gobernaba el presidente Moi son los mismos que los de hoy.

Gracias a la tecnología, estos jóvenes pueden leer fácilmente información sobre las acciones políticas de Ruto. Cuando dicen que necesitan un trabajo y un gerente les dice que pueden trabajar como limpiadores o conductores en países de Medio Oriente, lo que prácticamente significa aceptar la esclavitud, la ira es legítima. Hasta que los kenianos encontremos una manera de involucrar a esta Generación Z, estas cosas volverán a suceder. Así que es hora de arreglar este país y preguntarnos cómo vamos a incluirlos productivamente en la sociedad.

También está la cuestión del mal gobierno, donde la gente puede robar fondos públicos y salirse con la suya: la opulencia mostrada en las redes sociales, sus comentarios despectivos hacia la población, como si estuvieran hablando con animales o infrahumanos… Sin embargo, son quienes financian el estilo de vida de estas élites. ¿Se necesitan diez vehículos para escoltar a un funcionario cuando en los hospitales no hay medicamentos  ? Por lo tanto, los jóvenes cuestionan al gobierno sobre estas paradojas. Y es bueno que lo hagan.

Marta Perotti: ¿Crees que las redes sociales han contribuido a la politización de estos jóvenes  ?

Douglas Lucas Kivoi: Las redes sociales jugaron un papel en su movilización pero no en su politización. Estos jóvenes no toman partido por ningún ala política. Simplemente están pidiendo al gobierno que sea responsable de cómo se utilizan sus impuestos, tanto a nivel nacional como de condado, donde prácticamente no se gasta dinero en programas de desarrollo y es absorbido por los salarios y costos operativos de los funcionarios públicos.

Marta Perotti: Las protestas se desarrollan principalmente en las zonas urbanas. Por qué  ?

Douglas Lucas Kivoi: Porque allí es más fácil movilizarse que en las zonas rurales, donde la gente está menos conectada en las redes sociales por falta de conectividad.

Marta Perotti: ¿Podemos hablar de un “  momento histórico  ” para Kenia  ?

Sí, este es un momento histórico por varias razones. En primer lugar, porque la policía se enfrenta a jóvenes desarmados, educados y que conocen sus derechos. Luego porque esta movilización es sin partido político, sin tribu y sin comunidad. Estos son simplemente jóvenes que se hacen llamar ”  GenZ  “. Entonces es diferente e histórico, estoy de acuerdo. Los kenianos se verán obligados a preguntarse cuándo el país perdió a su juventud y a encontrar una manera de integrarlos tanto en las estructuras de gobierno como en el sector económico para que participen en la gestión de Kenia.

Marta Perotti: ¿Cómo se explica semejante estallido de violencia por parte de la policía  ?

Douglas Lucas Kivoi: Desafortunadamente, la Policía Nacional de Kenia nunca ha sido independiente: siempre ha estado adscrita al ejecutivo y siempre parece proteger los intereses de los ricos y no los del hombre o la mujer de la calle. Ella siempre protege los intereses de quienes están en el poder: ¡disparó a personas que se manifestaban frente al Parlamento y que no tenían armas  ! ¿Por qué no arrestaron a estas personas y las llevaron ante la justicia  ?

Nuestra Constitución prevé casos específicos de uso de la fuerza, pero esta vez se disparó contra personas que huían. Las órdenes provienen del ejecutivo: cuando Ruto habló el 25 de junio en la Casa de Gobierno, parecía ponerse del lado de la policía, que sin embargo actuó al margen de la ley, de manera inhumana, brutal y salvaje. Esto no debería tolerarse en un país civilizado como Kenia.

Marta Perotti: ¿En el pasado, la policía alguna vez se ha puesto del lado de la población  ?

Douglas Lucas Kivoi: La policía nunca se ha puesto del lado del pueblo y por eso la mayoría de los kenianos no confían en ellos. También es una de las instituciones más corruptas del país. Por eso, cuando el ejército se despliega en las calles, la gente se alegra porque la mayoría confía más en los militares que en la policía. El presidente Ruto llamó al ejército durante las protestas, pero no mataron a nadie.

Marta Perotti: Usted escribe en un artículo publicado en 2020 que  la brutalidad mostrada por las fuerzas policiales de Kenia es el resultado de muchos factores  

Douglas Lucas Kivoi: Uno de los problemas proviene del reclutamiento. En el ejército, el ascenso se basa en el mérito, no en las redes individuales. Mientras que en la policía, la corrupción y la pertenencia a una comunidad étnica son los dos pilares del reclutamiento.

Otro problema es la disciplina: la policía extorsiona a la gente y se involucra en actividades ilegales en las calles. Además, no hay responsabilidad: en el ejército, si no sigues las órdenes, te llevan a los tribunales. En la policía no te pasa nada. En el peor de los casos, lo asignarán a otro lugar y continuará con sus actividades ilegales.

También hay formación. Los agentes de policía deben recibir formación en materia de derechos humanos porque ahora tenemos obligaciones internacionales en este ámbito.

Y, finalmente, no descuidemos la colonización: bajo el gobierno colonial británico, su papel era proteger los intereses de la administración. No sirvió a los intereses de la población. Desde la independencia, todas las potencias sucesivas han perpetuado esta operación.

Marta Perotti: ¿Qué instituciones podrían perseguir estas violaciones de derechos humanos  ?

Douglas Lucas Kivoi: La propia policía tiene una unidad llamada Unidad de Asuntos Internos, que investiga las denuncias presentadas contra los agentes. El problema de esta unidad es que es muy opaca en sus operaciones: nadie sabe dónde están ubicadas sus oficinas, y cuando les reportas un caso sólo confirman su recepción pero no se ocupan del mismo.

Luego tenemos la Autoridad Independiente de Supervisión Policial ( IPOA ), que es un organismo constitucional destinado a velar por la forma en que los agentes de policía interactúan con las comunidades. Pero la IPOA se ve abrumada por los casos que involucran a la policía, y su éxito depende de la cooperación de los propios agentes de policía: hay muchos casos en los que agentes de la IPOA han sido agredidos e incluso encerrados en celdas policiales, como en Kayole , hace unos años. .

También hay organizaciones comunitarias, como la Unidad Médica Legal Independiente, que investigan muertes y lesiones sospechosas. Estas organizaciones son regularmente desacreditadas porque están financiadas por países extranjeros cuyo objetivo es desestabilizar Kenia.

Finalmente, está la Comisión Nacional de Derechos Humanos de Kenia, que es una comisión pública independiente. Pero se limita a llamar a la policía y no puede iniciar el proceso.

Marta Perotti: ¿Se ha presentado alguna denuncia tras las protestas  ?

Douglas Lucas Kivoi: Sí, con el IPOA . Pero las investigaciones y los procesamientos son llevados a cabo por agentes de policía. Por lo tanto, es poco probable que estos casos lleguen a los tribunales.

Marta Perotti: ¿La oposición ha asumido estas cuestiones  ?

Douglas Lucas Kivoi: Raila Odinga [candidato en 2022, nota del editor ] denunció y condenó los secuestros. Kalonzo Musyoka, candidato en las últimas elecciones, condenó la brutalidad ejercida contra manifestantes desarmados. Pero, en general, la oposición, al igual que la Iglesia, ha guardado silencio.

Debemos entender que la gente que se manifiesta en las calles no pertenece a ningún partido. Además, la mayoría de ellos votaron por el actual gobierno en 2022. Se trata de una desilusión generalizada. Lo único que la oposición podría hacer es aprovechar este impulso para garantizar que haya reformas significativas en el Parlamento.

Marta Perotti: William Ruto es muy cercano al gobierno de Estados Unidos. ¿Es por eso que la comunidad internacional guarda silencio ante las violaciones de derechos humanos  ?

Douglas Lucas Kivoi: Algunos académicos africanos afirman que Kenia fue elegida para impulsar la agenda de Estados Unidos y la OTAN en África. Personalmente, no creo que nuestro presidente esté siendo ”  utilizado  ” para hacer el trabajo sucio del mundo occidental en África. Pero Estados Unidos no quiere perder a un aliado que, por ejemplo, aceptó enviar tropas a Haití para restablecer el orden y luchar contra las milicias armadas –con armas fabricadas en Estados Unidos, por cierto–, mientras que Kenia no tiene ningún interés en Haití. ..

Marta Perotti: Uhuru Kenyatta, presidente de 2013 a 2022, fue procesado por la Corte Penal Internacional ( CPI ) tras la violencia postelectoral de 2007. ¿Podría ser procesado también William Ruto  ?

Douglas Lucas Kivoi: Creo que el riesgo existe. Depende de nosotros demostrarle a la CPI que somos capaces de resolver nuestros problemas y que podemos exigir rendición de cuentas en nuestro territorio nacional.

Marta Perotti: ¿Puede el movimiento durar y empujar a William Ruto a dimitir  ? ¿O al menos cambiar de política  ?

Douglas Lucas Kivoi: Ruto no dimitirá. Debe reorganizar su gobierno, rodearse de personas íntegras, garantizar que no se desperdicie dinero público y responder a las expectativas de los manifestantes. El problema ya no es sólo el proyecto de ley de finanzas, sino cómo y quién dirige el gobierno. Se puede esperar una reorganización del gobierno en cualquier momento.

Fue elegido haciendo promesas al electorado, y una de ellas fue garantizar que el costo de vida bajara. No era el caso. Si los manifestantes se unen a la oposición, podría enfrentar tiempos difíciles durante los tres años restantes de su presidencia.

Tomado de afriquexxi.info

Visitas: 0

RSS
Follow by Email