Francia – “La presión popular debe continuar”. Entrevista a Sophie Binet

Por Amandine Cailhol y Frantz Durupt.

La secretaria general de la CGT saluda la victoria del Nuevo Frente Popular en las elecciones legislativas y advierte que, sea cual sea el próximo gobierno, su sindicato “no tiene intención de guardar las banderas”. Según ella, “la movilización social es necesaria” al inicio del año escolar.

Dos días después de la sorpresiva victoria de la izquierda en las elecciones legislativas, la botella de champán sigue fría en el despacho de Sophie Binet. Reunión con la secretaria general de la CGT que aún no ha tenido tiempo de brindar por este resultado en el que cree que ha participado ampliamente su sindicato. Fija sus prioridades para las próximas semanas y meses, mientras la movilización social está en marcha para el inicio del año escolar.

En marzo publicó un libro titulado Son las doce menos cuarto [Grasset, 2024]. Hasta el domingo por la tarde era la una menos la medianoche. ¿Qué hora es hoy?

Regresamos a la medianoche menos cuarto. Logramos hacer retroceder el reloj, así que es una gran victoria, pero si queremos volver a las 11:30 o 10 p.m., una hora más razonable, necesitamos un gobierno que cambie la vida de la gente.

¿Para usted, estas elecciones son una victoria de la izquierda o una derrota de la extrema derecha?

Los dos. Esperábamos una derrota de la extrema derecha y también tuvimos una victoria de la izquierda, a la que aspiramos con los dientes, en particular los sindicatos. Cuando vemos que esta elección se decidió por unos pocos votos. Cuando vemos la confusión ideológica organizada en particular por Emmanuel Macron, con el espalda con espalda de la derecha y la izquierda, y todos los puntos de referencia que caen en el modo de “el antisemitismo es la izquierda”, “quienes defienden la República es la extrema derecha”. Que los empresarios se posicionaran únicamente en función de sus intereses económicos, lo cual era una vergüenza republicana… Las organizaciones sindicales y la CGT en particular participaron en la devolución del ayuntamiento al centro del pueblo.

¿Qué debería pasar ahora? Durante el Frente Popular de 1936 se organizaron huelgas masivas…

La presión popular debe continuar porque la situación es extremadamente frágil. La mayoría del NFP es estrecha. Emmanuel Macron quiere robarnos la victoria, tiene una estrategia para construir una mayoría de centro derecha y continuar con su política económica y social [1] . Y enfrente, el primer grupo de oposición es la extrema derecha. Estamos en tiempo prestado. No tenemos margen de error. Si hay un paso en falso, es la extrema derecha la que al final se recupera.

¿Qué pretende hacer la CGT?

En el futuro inmediato, la movilización de la sociedad civil debe continuar. Pero es al comienzo del año escolar cuando pueden suceder cosas. La CGT no tiene intención de retirar las banderas. La movilización social es necesaria. Se tratará de conquista, de progresar, para que nuestra vida laboral diaria cambie. Porque llevamos años y años movilizándonos para evitar retrocesos… El progreso social nunca llega ya hecho desde arriba. Suceden cuando luchamos y nos organizamos. Nuestros equipos sindicales también se reunirán con todos los diputados republicanos para decirles que, por tanto, deben rendir cuentas [2] .

¿Una movilización intersindical?

Este es, por supuesto, nuestro objetivo, pero es demasiado pronto para decirlo: avanzaremos por etapas sin dejar de respetarnos mutuamente.

Un sindicalista en Matignon, ¿sería una buena idea?

No estamos en el casting. Pero necesitamos un gobierno que reúna inteligencia colectiva. También hay que hacer una ruptura democrática. Ya no es posible gobernar el país solo como lo hizo Emmanuel Macron.

¿Cuáles son las medidas más urgentes a tomar?

Primero la derogación de la reforma de las pensiones. Sería un símbolo de justicia y mostraría inmediatamente que estamos haciendo las cosas de manera diferente.

¿Cómo? Una ley aprobada por 49.3 o con los votos de la RN, ¿no sería vergonzoso?

Es mejor gobernar sin el 49.3. En cuanto a los diputados de extrema derecha, son 143 y votan, no podemos hacer nada al respecto. El tema surgirá en todos los textos. Pero si votan para derogar la reforma, eso no contradecirá el hecho de que es el partido de la impostura social. Si hubieran estado en el poder, hay grandes dudas de que lo hubieran derogado. Además, sobre los salarios, dejaron claro que no querían aumentarlos. Esta es nuestra segunda emergencia.

En cuanto a los salarios, ¿qué defiende?

La extrema derecha prospera con la degradación y el hecho de que el trabajo ya no está remunerado de manera justa. Casi la mitad de la población ya no puede ganarse la vida dignamente con su trabajo y la otra mitad considera que sus cualificaciones no están reconocidas. Es necesario abordar ambas cosas. Indexar los salarios a los precios es una medida protectora, y en un momento en que la inflación se está calmando, que no vengan los empresarios a explicarnos que esto provocará un déficit en las empresas. En cuanto al salario mínimo, es necesaria una acción inmediata porque tenemos un salario mínimo por horas, pero no mensual. Sin embargo, casi el 20% de los empleados, especialmente las mujeres, trabajan a tiempo parcial. Hasta ahora del salario mínimo mensual.

Al aumentar repentinamente el salario mínimo a 1.600 euros netos, se produciría un efecto de aplanamiento de la balanza, pero también una explosión de las exenciones de las cotizaciones empresariales…

Nosotros decimos que hay que aumentar los salarios. Cuando haya gobierno, negociaremos con él cómo lo hacemos. Para que esto no ponga en dificultades a las pequeñas empresas, se necesitan estrategias de anticipación y apoyo. Es necesario revisar los 170 mil millones en impuestos y asistencia social de los que se benefician las empresas. Muchas multinacionales no necesitan estas exenciones. Ya no necesitan esconderse detrás de las pequeñas empresas para justificar la reducción de los salarios. Las exenciones por debajo de 1,6 salario mínimo crean un efecto trampa de salarios bajos. Hay que poner fin a esta adicción de los empresarios a las ayudas públicas. Podemos implementar un plan de retiro gradual para ayudarlo a dejar de fumar.

¿La tercera emergencia?

Estos son servicios públicos. El gobierno tendrá que preparar el presupuesto para 2025. Es necesario un plan de emergencia para nuestros hospitales y nuestras residencias de ancianos. La educación superior, la investigación y la justicia también son un desastre. Los 60 mil millones de euros en donaciones al año para las empresas más grandes y las más ricas pueden movilizarse allí.

¿Cómo trabajarás con otros actores sociales?

Por ahora no hay calendario. Pero debemos poder recuperar el control del seguro de desempleo sobre una base completamente diferente a la prevista en la carta marco del gobierno, que nos impuso ahorros inaceptables mientras las cuentas del seguro de desempleo están en verde y el desempleo y la precariedad están en aumento. resucitará. Es necesario mejorar los derechos de protección de quienes se ven privados de empleo, incluso para permitir las transiciones ambientales necesarias.

¿La CGT tiene previsto elaborar propuestas legislativas para presentar a los diputados?

Por supuesto, lo hemos hecho con éxito, particularmente en cuestiones energéticas, y podemos seguir haciéndolo en muchas cuestiones, que pueden ser transpartidistas. Pienso en la reindustrialización, pero también en la violencia machista y sexual. La CGT estará disponible para trabajar en una ley marco, en materia de igualdad de género, con sanciones para las empresas que no respeten la igualdad salarial, y medidas reales y un presupuesto real en materia de violencia machista y sexual.

¿Los sindicatos lograrán lograrlo juntos?

Podemos hacerlo poco a poco. Tenemos suficiente experiencia en el trabajo intersindical para decir que durará. Somos conscientes de nuestras responsabilidades como brújula y unificador de un país que está fracturado. Lo vemos en nuestros colectivos de trabajo, con una explosión de situaciones racistas en las últimas semanas. Debemos luchar contra el racismo y el antisemitismo, porque no podemos luchar contra uno sin luchar contra el otro. Los empresarios también deben asumir sus responsabilidades; la cuestión no les es ajena.

La RN sigue a las puertas del poder. ¿Cómo prepararse para el futuro en el mundo sindical?

La prioridad es la sindicalización. Es necesario estructurar la fuerza ciudadana que permitió evitar lo peor, para que las cosas sigan funcionando desde abajo. El principio del sindicalismo, para nosotros, es “ ¡Ni Dios, ni César, ni tribuno, productores, salvémonos!” Unirse a un sindicato también es en sí mismo un arma contra la extrema derecha y el racismo, porque entonces actuamos juntos por nuestros intereses como trabajadores: ser mejor pagados y respetados en el trabajo. Y estos intereses son los mismos independientemente del color, origen o religión. (Entrevista publicada por el diario Libération el 10 de julio de 2024)

________

[1] En una “Carta a los franceses” fechada el 10 de julio por la tarde, Emmanuel Macron afirma: “Nadie ganó. Ninguna fuerza política obtiene por sí sola una mayoría suficiente y los bloques o coaliciones que surgen de estas elecciones son todos minoritarios… Pido a todas las fuerzas políticas que se reconozcan en las instituciones republicanas, el Estado de derecho, el parlamentarismo, una orientación europea y la defensa de la independencia francesa, a entablar un diálogo sincero y leal para construir una mayoría sólida, necesariamente plural, para el país”. Esto “requiere dar a las fuerzas políticas un poco de tiempo para construir estos compromisos… Hasta entonces, el gobierno actual continuará ejerciendo sus responsabilidades y luego estará a cargo de los asuntos actuales como es la tradición republicana”. (Ed.)

[2] En su comunicado de prensa del 9 de julio, el Comité Confederal Nacional (CCN) de la CGT concluye identificando las siguientes prioridades para su actividad:

“En este contexto sin precedentes, debemos:

  • Organizar un despliegue en todas nuestras estructuras para los empleados durante el verano;
  • Organizar reuniones generales con sindicalistas, empleados y jubilados en todas nuestras bases, implementar nuestra capacitación específica, dar vida a nuestra cultura del debate y fortalecer nuestra calidad de vida sindical;
  • Dar vida a las actuales campañas confederales (estacional, TPE, Interim, etc.);
  • Rechazar cualquier discusión y compromiso con funcionarios electos de extrema derecha para evitar cualquier trivialización;
  • Fortalecer la seguridad de nuestra organización en todas partes, en particular con la participación de todos nuestros sindicatos en la ALS [Animación de Luchas, Seguridad];
  • Colocar a los nuevos diputados bajo vigilancia popular, en un enfoque intersindical y en contacto con asociaciones siempre que sea posible;
  • Fortalecer la CGT y ofrecerle membresía, haciendo de nuestra posición contra las ideas de extrema derecha una posición clara e ineludible;
  • Preparar a la CGT, con todas las organizaciones que lo deseen, para estar a la ofensiva desde el inicio del año escolar;
  • Multiplicar las luchas en los sindicatos en base a las demandas de los trabajadores” (Ed.)

*****

El sindicato Solidaires, reunido hoy como comité nacional, acoge con satisfacción el hecho de que la movilización de las organizaciones de los movimientos sociales haya contribuido a bloquear a la extrema derecha.

Sin embargo, nada se resuelve. La RN está aumentando significativamente el número de sus diputados y sus recursos financieros para promover sus ideas retrógradas y racistas y acentuar su impostura social.

Esta realidad debe cuestionar el sindicalismo y en particular el nuestro, en particular nuestras prácticas militantes, reinventar nuestras acciones para mejorar la vida cotidiana de los trabajadores y, en general, de toda la población.

Los años de políticas neoliberales y el ascenso de la extrema derecha nos obligan a fortalecer la defensa diaria de los trabajadores, para responder a sus expectativas, rechazando toda discriminación y defendiendo nuestros valores de igualdad, antirracismo, feminismo, libertad, solidaridad. y justicia…

Para el Sindicato Solidaires, las luchas que se libran en la más amplia unidad son esenciales para el progreso social, en cada empresa, sector profesional, así como a nivel interprofesional.

En las próximas semanas, el sindicato Solidaires presentará tres reivindicaciones de emergencia para recuperar nuestros derechos, para recuperar lo que se nos debe frente a la patronal y al capitalismo que se ha convertido en rey:

– la derogación de la reforma jubilatoria de 2023 y el regreso a la jubilación a los 60 años con 37,5 anualidades;

– exigir lo que nos corresponde: un aumento de los salarios tanto en el sector público como en el privado y el salario mínimo a 2.000 euros netos;

– la defensa, el acceso y el desarrollo de servicios públicos de calidad en todo el territorio, garantías de igualdad, cohesión social, acceso a los derechos. Estos servicios públicos son esenciales para la bifurcación ecológica;

Para el sindicato Solidaires, la urgencia es ganar concretamente. Independientemente del gobierno de turno.

Por eso, a partir de ahora, el sindicato Solidaires trabaja para construir una movilización unitaria, para conquistar mediante la lucha la derogación de la reforma jubilatoria y el regreso de la jubilación a los 60 años. ( 9 de julio de 2024)

Tomado de alencontre.org

Visitas: 2

RSS
Follow by Email