Elecciones en Francia: en un resultado sorpresivo, la izquierda se impone a la ultraderecha de Marine Le Pen

Ganó el Voto Republicano en Francia en las elecciones legislativas más angustiantes de su historia. Finalmente. El Nuevo Frente Popular, que agrupa a la izquierda socialista, la radical de la Francia Insumisa , los comunistas y los ecologistas obtuvo 182 bancas en los resultados definitivos y consiguió imponerse sobre la ultraderecha.

El segundo fue el partido macronista Ensemble con 163 escaños. El armado de Emmanuel Macron registró una caída apreciable respecto a las 250 banca que tenía antes, pero mucho menos pronunciada de lo que vaticinaba la primera vuelta.

Y el tercer puesto fue para la ultraderechista Reagrupación Nacional (RN), que partía como gran favorita tras su victoria en la primera vuelta y los pronósticos de los sondeos publicados hasta el viernes, pero que se quedó en 143.

A pesar de esta fuerte decepción, el RN logra un resultado histórico, muy por encima de los 89 diputados de 2022, que ya supusieron un salto excepcional desde los 8 que tenían en 2017.

El conservador Los Republicanos (LR) y la UDI, a pesar de algunas deserciones al RN consiguieron 68 bancas, según el Ministerio del Interior francés.

Se necesita una coalición para gobernar y conseguir la mayoría absoluta de 289 bancas en la Asamblea Nacional.

El gran interrogante es a quien llamará el presidente Emmanuel Macron a ser el primer ministro. Macron quiere una coalición “coherente” para llegar a los 289 diputados para poder gobernar y pasar su legislación.. Pero ha decidido cancelar su discurso: no hablará hoy al país.

Renunció el primer ministro

El primer ministro Gabriel Attal presentará su renuncia mañana lunes al presidente Emmanuel Macron porque el nunca estuvo de acuerdo con la disolución de la Asamblea. Una vuelta de página en la macronía. Pero continuará en el poder lo que sea necesario.

“Esta disolución, yo no la elegí y yo rechacé seguirla”, dijo el primer ministro, abriendo una brecha entre él y el presidente. “Con nuestros candidatos decidimos luchar juntos”, comenzó el Primer Ministro. “Esta noche, ninguna mayoría absoluta puede dejarse llevar por los extremos gracias a nuestra determinación y la fuerza de nuestros valores. Estamos de pie. Tenemos tres veces más diputados que las estimaciones al inicio de esta campaña”, dijo. “Esta tarde, el grupo político que he representado en esta campaña no tiene mayoría. Mañana por la mañana presentaré mi dimisión al Presidente de la República”, anunció.

El parlamento en Francia

En sus primeras palabras, el jefe de la Francia Insumisa, Jean Luc Mélenchon habló y desafió al jefe de Estado. Dijo que “el presidente debe inclinarse y llamar al Nuevo Frente Popular a gobernar”. El primer ministro Gabriel Attal deberá renunciar y el NFP va a aplicar su completo programa, que va a aterrorizar a los empresarios.

“El NFP está listo para gobernar” dijo Mélenchon.”Una vez más ella ha salvado la república”, dijo.

El ex presidente François Hollande ganó en Tulle en esta segunda vuelta y puede llegar a ser un primer ministro moderado en el nuevo gobierno.

Desde Tulle, el ex presidente pidió que “la izquierda esté al servicio de la república”.

Hollande afirmó haber cumplido “con su deber” al presentarse nuevamente a diputado, a pesar de sus antiguas funciones al más alto nivel del Estado. “La victoria está aquí”, saludó el ex presidente, elegido con el 43% en la primera circunscripción de Corrèze. Este resultado “es el de una parte de Francia”, lo que le confiere una “responsabilidad”, prosiguió.

“Vi las dificultades de los franceses durante mi campaña. Si olvidamos este mensaje, entonces no estaremos ahí para los franceses”, continuó, quien pidió al Nuevo Frente Popular ir más allá de su éxito electoral. El expresidente llamó a la izquierda a lograr un “apaciguamiento”.

Olivier Faure, el líder del partido socialista, dijo que “Francia le dijo que no al RN al poder. No habrá ninguna coalición de contrarios. El programa será el de Frente Popular”, aseguró.

Nadie lo esperaba a este triunfo del Nuevo Frente Popular, que se formó intempestivamente, cuando Macron disolvió la Asamblea, en cuatro noches de debate. Ni siquiera los sondeos, que esta vez fracasaron. Solo lo vieron llegar a las 19.30 de la tarde, media horas antes del cierre de los comicios.

Los resultados suponen un revés para la líder ultraderechista Marine Le Pen, que fracasa en su intento de lograr la mayoría absoluta, que las proyecciones consideraban posible hace una semana, e incluso de ganar, como parecía posible hace dos días.

Entre la primera y la segunda vuelta, los franceses cambiaron de opinión y frenaron a la ultraderecha y a su posibilidad de asaltar el poder en la V República. La enorme sorpresa electoral de la historia francesa. Pero nadie tiene mayoría absoluta.

Los pactos implícitos entre el oficialismo y la coalición de izquierdas, consistentes en concentrar el voto en el candidato con más posibilidades de derrotar a RN en cada circunscripción, frustraron esas proyecciones.

Jordan Bardella, el delfín de Le Pen, denunció “acuerdos electorales” que privaron al RN de su mayoría. “No queremos poder por el poder”, dijo Bardella. “Esta noche empieza todo y ha caído un mundo viejo”, concluye antes de finalizar su discurso.

Desde Vincennes, Bardella “saludó el impulso patriótico sin precedentes” y el avance histórico de la RN en las elecciones legislativas.

El jefe de la RN denunció “los acuerdos electorales que arrojan a Francia de los brazos de Jean-Luc Mélenchon”. “La RN encarna la única alternancia frente al partido único”, insistió .

Artistas, deportistas, sindicatos y organizaciones se movilizaron para frenar la llegada al poder de la extrema derecha, como la estrella del fútbol Kylian Mbappé, que había llamado a votar “del lado bueno”, en estos tensos comicios.

La participación fue altísima y tuvo gran protagonismo en este resultado: 67,7 por ciento. Un récord después de 40 años porque el voto no es obligatorio en Francia.

Frente a este escenario será Macron quien elija al primer ministro. Pero es demasiado prematuro en estas horas para decidir y deben llegar los resultados oficiales.

Macron canceló su discurso al país. A las seis de la tarde recibió a su primer ministro y a los jefes de partido de su coalición en el palacio del Eliseo.

Su ex primer ministro Edouard Philippe anunció que el país sigue sin mayoría, con peligro sin duda e indeterminación en el país.

Pero el escenario mas probable es de una gran tensión política e ingobernabilidad para el debilitado presidente Emmanuel Macon. No será una alianza fácil para el Nuevo Frente Popular y con Jean Luc Mélenchon marcando el paso. Pero frente a este nuevo parlamentarismo que está naciendo en Francia, Mélenchon tiene experiencia de ministro en un gobierno socialista y conoce el estado. Sabe mejor que nadie que para que este triunfo sea viable, él debe dar un paso al costado y permitir una figura menos corrosiva ser primer ministro.

Pero todo es posible: gobierno provisorio, coalición técnica, gobierno de convergencia, o coalición a la alemana o a la italiana. Macron deberá decidirlo.

Miedo a los disturbios

Por miedo a los disturbios y a los saqueos anunciados por el ministro del interior Gerald Darmanin, los comercios en el centro de París han instalado protecciones de sus vidrieras y sus puertas. Los bancos han cubierto con maderas los vidrios y los cajeros, objetivos de los “Casseurs” y vándalos si hay violencia.

Están en alerta máxima las áreas de los Campos Eliseos y las plazas de la República, Bastilla y Nación. Pero también en Grenoble, Rennes, Nantes, Marsella y Lyon se han tomado las mismas precauciones .Es el período de liquidaciones en todas las boutiques en Francia. Los propietarios quieren preservar su stock.

Al menos hay 5.000 policías en la capital francesa para prevenir los disturbios y se temen problemas en los suburbios. Treinta mil policías se han distribuido por todo el país.

Tomado de clarin.com

Visitas: 2

RSS
Follow by Email