Suiza – Evolución de los salarios: triunfo patronal

Por Agostino Soldini

En Suiza, los salarios reales tienden a la baja. Según la Oficina Federal de Estadística (FSO), entre 2020 y 2023 disminuyeron un 3,1% (-0,8% en 2021; -1,9% en 2022; -0,4% en 2023).

¡Inaudito desde la Segunda Guerra Mundial!

¡Tres años seguidos de caída de los salarios reales es algo inaudito desde la Segunda Guerra Mundial! Las cantidades en cuestión no son nada insignificantes. Así, el poder adquisitivo de un trabajador que gana un salario medio “es hoy 2.860 francos inferior al de 2020” ( Neue Zürcher ZeitungNZZ , 25 de julio de 2023).

En realidad, la disminución es aún más significativa. El Índice de Precios al Consumo (IPC), que se utiliza para medir la inflación, subestima gravemente la evolución real del coste de la vida. Basta recordar que en el lapso de trece meses –entre diciembre de 2022 y enero de 2024– las primas de salud aumentaron casi un 15% en promedio nacional…

No hay puesta al día a la vista

En el sector público la situación no es mucho mejor que en el sector privado, como lo demuestra el ejemplo del cantón de Vaud. La publicación de la Oficina de Estadísticas de este cantón indica que “durante el período 2020-2022 (…), en el sector público, el salario real cayó un 4,3%” ( Numerus , 4 – junio de 2024). Con algunas excepciones, la evolución en los demás cantones es similar. 

Pero hay algo peor: no está surgiendo ninguna dinámica que compense las pérdidas salariales sufridas en los últimos años. Así, en el primer trimestre de 2024, los salarios nominales aumentaron en Suiza sólo un 0,6% , lo que, de nuevo, está muy por debajo del aumento del IPC.

¡Diez veces menos que en Alemania!

Por otro lado, “los alemanes (…) ¡han obtenido los mayores aumentos en dieciséis años!” ( 24 horas , 1 de junio de 2024  ). ¡Y por causa! “Alemania nunca se había enfrentado a tantas huelgas desde los años 1990, particularmente en el transporte y los servicios públicos” ( Ibid .). En pocas palabras: ¡los salarios nominales aumentaron un +6,4% (salarios reales: +3,8%), o diez veces más que en Suiza (+0,6%)! El aumento fue del 9,1% en la “Administración pública, defensa; seguridad social” y el 8% en el sector “Educación y formación” (Destatis, Statistisches Bundesamt, “ Reallöhne im 1. Quartal 2024 um 3,8 % höher als im Vorjahresquartal ”).

Esta gran diferencia entre Suiza y Alemania obviamente no viene del cielo. La evolución de los salarios depende, en última instancia, del equilibrio de poder entre capital y trabajo. Ciertamente, la tasa de desempleo, la presencia y escala de un “ejército de reserva industrial”, etc. desempeñan un papel, pero lo decisivo es la capacidad de autoorganización y de movilización colectiva de los trabajadores. Sin embargo, en esta materia, entre los dos países no hay comparación. En resumen: en Suiza estamos pagando el precio de décadas de “paz laboral”, con su dimensión performativa basada en la disponibilidad y la conciencia conflictivas de los empleados.

Los accionistas se están atiborrando

La caída de los salarios reales es el resultado del deseo de los empleadores de monopolizar una proporción cada vez mayor de la riqueza producida por los trabajadores. Lo ilustra el pago récord de dividendos (la parte de los beneficios de las empresas redistribuida a los accionistas): en 2024, 64 mil millones de francos para las empresas que cotizan en el índice suizo de rendimiento (SPI), un aumento del 2,2% respecto al año pasado, que sigue un aumento del 6,3% entre 2022 y 2023 ( NZZ , 19 de abril de 2024). A esto hay que sumar los miles de millones recaudados gracias a los programas de recompra de acciones, otro medio de remuneración para los accionistas y la dirección.

Contrariamente a la mitología empresarial, no existe una “espiral de precios-salarios”. Lo confirma el diario Bahnhofstrasse: “En Suiza no se ha observado hasta ahora ningún signo de semejante espiral. Hay muchas razones para ello, entre ellas la moderación salarial general, la fijación salarial generalmente descentralizada en diferentes empresas, una cultura de consenso entre los interlocutores sociales y una presión constante sobre los salarios debido a la elevada inmigración. Como resultado, los salarios han caído constantemente en términos reales durante los últimos tres años”. ( NZZ , 23 de febrero de 2024) De hecho, lo que está en juego es una lógica completamente diferente, que alimenta el aumento de los precios: “A la luz de sus recientes resultados, las empresas están demostrando hoy su capacidad para proteger sus ganancias de la inflación repercutiendo todo o parte del incremento de sus costes a sus clientes. Suficiente para permitirles pagar dividendos récord y planificar recompras de acciones sin precedentes”. (Patrick Botteron, director de banca privada onshore de Banque Cantonale Vaudoise, 24 horas , 22 de mayo de 2023). Ésta es la espiral precio-beneficio.

Redistribución social a la inversa

En resumen, asistimos a una redistribución social inversa, de los asalariados a los accionistas, que también se han beneficiado, en los últimos años, de una donación fiscal tras otra: exención fiscal sobre los dividendos, introducción de ” escudos fiscales”, reducción del impuesto sobre los beneficios, etc. ¡Realmente es hora de cambiar de rumbo! (26 de junio de 2024)

Tomado de alencontre.org

Visitas: 6

RSS
Follow by Email