Europa: líder mundial en la erosión de los derechos de los trabajadores

Por Luc Triángulo

Los derechos de los trabajadores, fundamentales para la democracia, están siendo atacados en todo el mundo y en ningún lugar más que en Europa.

El Índice de Derechos Globales 2024 de la Confederación Sindical Internacional (CSI) , publicado el 12 de junio, muestra que los trabajadores europeos han visto sus derechos fundamentales y democráticos en el lugar de trabajo erosionarse más rápidamente que en cualquier otra región del mundo.

A menudo se ha presentado a Europa como un ejemplo positivo a seguir para el resto del mundo en términos de derechos de los empleados, pero ya no es así. El “modelo social europeo” se está erosionando rápidamente, a medida que vemos un ataque concertado a los derechos de los trabajadores y al movimiento sindical.

El índice, ahora en su undécima edición, es una revisión exhaustiva de los derechos de los trabajadores ante la ley. Clasifica a 151 países basándose en una lista de 97 indicadores, derivados de los convenios y la jurisprudencia de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), lo que lo hace único en su tipo. Clasifica a los países en una escala de 1 (alto) a 5 y 5+ según el grado de respeto por los derechos de los trabajadores (ver infografía a continuación). Las violaciones se registran anualmente de abril a marzo.

Una evaluación sombría

Para Europa, la última edición es oscura. El continente europeo tendrá una puntuación media de 2,73 en 2024. Esto puede parecer satisfactorio en comparación con la peor región del mundo, Oriente Medio y el Norte de África, que tiene una puntuación de 4,74. Pero la puntuación de Europa cayó de 1,84 en 2014, cuando se calculó el índice por primera vez, a 2,73, la mayor caída de cualquier región del mundo durante la última década.

Este año, tres países europeos están peor valorados que en 2023. Finlandia fue rebajada del 1 al 2, debido a los ataques de la coalición gubernamental, encabezada por el Primer Ministro de derecha, Petteri Orpo [en el cargo desde el 20 de junio de 2023, miembro del el Partido Coalición Nacional], contra los derechos fundamentales de los trabajadores. Las “reformas”, que limitan el derecho de huelga, socavan las negociaciones salariales y reducen la protección social, constituyen un ataque sin precedentes a los modelos sociales finlandeses y nórdicos en general, así como a los derechos sindicales.

Suiza, por su parte, pasó del 2 al 3, ya que las autoridades suspendieron unilateralmente y sin explicación la mediación tripartita [1] . Kirguistán pasó de 4 a 5 mientras el gobierno reprimió a los sindicatos independientes mediante ataques, detenciones y confiscaciones. La Federación de Rusia y Ucrania volverán a formar parte del índice en 2024, con una puntuación de 5.

Durante el año pasado, Europa ha visto ejemplos de violaciones de derechos que prácticamente todos los gobiernos han suscrito. En Bélgica y Francia, las huelgas han sido criminalizadas y los huelguistas estigmatizados. Se ha utilizado una definición demasiado amplia de servicios esenciales para restringir o prohibir las huelgas en Albania, Hungría, Moldavia, Montenegro y el Reino Unido.

En Armenia y Polonia, los empleadores interfirieron en las elecciones sindicales, mientras que en Grecia, los Países Bajos y Macedonia del Norte se crearon sindicatos “amarillos” antidemocráticos bajo la influencia indebida de los empleadores, con el fin de impedir una representación independiente y democrática de los trabajadores. En Suecia, Tesla se negó a participar en negociaciones colectivas, lo que provocó una manifestación histórica de solidaridad por parte de los sindicatos de ese país y de los países vecinos.

Se observaron dos puntos positivos. Rumania mejoró su puntuación de 4 a 3, ya que el gobierno amplió el derecho de huelga e hizo obligatoria la negociación colectiva en empresas con más de diez empleados. En Bulgaria, los sindicatos ganaron una batalla de 25 años para garantizar por ley el derecho de los empleados a organizarse en sindicatos.

Sin embargo, en toda Europa las cifras no mienten:

  • El 73% de los países ha violado el derecho de huelga,
  • El 54% de los países ha violado el derecho a la negociación colectiva,
  • El 41% de los países excluye a los trabajadores del derecho a formar y afiliarse a un sindicato.
  • 16 países han impedido el registro de sindicatos,
  • En 13 países, los trabajadores tienen acceso limitado o nulo a la justicia.
  • seis países han restringido la libertad de expresión y reunión,
  • trabajadores fueron detenidos y arrestados en 12 países y
  • Los trabajadores fueron víctimas de ataques violentos en cuatro países.
Crisis democrática

Esta es una crisis democrática para Europa. Los sindicatos, los derechos de los trabajadores y la democracia están estrechamente vinculados: uno no puede existir sin el otro.

Durante el año pasado, en los países nórdicos y en toda la región, hemos visto intentos decididos por parte de gobiernos y empresas de desmantelar pilares fundamentales de la democracia, como el derecho de huelga y el derecho de manifestación. Al mismo tiempo, los movimientos de derecha han recurrido a políticas regresivas dirigidas a sindicatos y trabajadores.

Está claro que el “modelo social europeo basado en los derechos de los trabajadores” ya no es una realidad para millones de personas, lo que tiene graves consecuencias para los empleados de la región y corre el riesgo de acelerar la “carrera hacia el fondo” de los derechos de los trabajadores a nivel mundial. A nivel mundial, el Índice 2024 muestra que los valores democráticos y los derechos fundamentales apoyados por la mayoría de los países a nivel internacional se están atrofiando.

A pesar de algunas mejoras modestas, el panorama general es el de un ataque implacable a las libertades civiles, los derechos de los empleados y, por tanto, los intereses de todos los trabajadores. Esta situación se produce en un contexto de crecientes desigualdades, agitaciones tecnológicas que están cambiando rápidamente el mundo del trabajo y agravamiento de los conflictos violentos, donde los empleados enfrentan las consecuencias catastróficas de la guerra.

La respuesta a estos problemas comienza en el lugar de trabajo, con el respeto de los derechos sindicales en el lugar de trabajo en Europa y en todo el mundo. Esto fortalecerá la democracia y la justicia social en toda la sociedad y a nivel mundial, una demanda central de la campaña “Por la democracia” de la Confederación Sindical Internacional-CSI.

Los empleados son el corazón palpitante de la democracia y su derecho a ser escuchados es crucial para garantizar la vitalidad y la sostenibilidad de los sistemas democráticos. Cuando se violan sus derechos, la democracia misma está bajo ataque.

El Índice Global de Derechos Humanos de la CSI también ilustra las historias de trabajadores y sindicalistas valientes que enfrentan los peores peligros para mejorar las vidas de sus colegas y defender los derechos democráticos. Mientras el movimiento sindical internacional trabaja en conjunto para defender los valores democráticos y los derechos que los sustentan, nuestro movimiento debe seguir desempeñando un papel vital en la construcción de un mundo más justo y seguro para todos. (Artículo publicado en Europa social el 12 de junio de 2024; traducción editorial A l’Encontre )

Luc Triangle es secretario general de la Confederación Sindical Internacional.

–––––––

[1] Según Swiss Info del 12 de junio, “el ministro de Economía, Guy Parmelin, había puesto en marcha esta mediación entre los interlocutores sociales en 2019. Sin embargo, a pesar de las diferentes vías propuestas, parecía que por el momento no era posible ningún acuerdo, indicó su departamento. en diciembre. En su informe, la CSI afirma: “Un intento de los dirigentes sindicales de obtener una mejor protección contra los despidos antisindicales fracasó en diciembre de 2023, cuando el Consejo Federal suspendió la mediación tripartita, sin explicación”.

En febrero de 2024, Pierre-Yves Maillard precisó en L’Événement syndical : “El pasado mes de diciembre, el consejero federal Guy Parmelin suspendió la mediación destinada a adaptar la protección contra los despidos en Suiza a las normas mínimas internacionales. Después de cuatro años de discusiones, el proceso terminó sin resultados. Es una declaración de quiebra ante la actitud irresponsable de negativa de los empresarios, se lee en un comunicado de prensa. Es escandalosa la falta de voluntad y coraje del Consejo Federal y del Sindicato de Empresarios Suizos para elevar la protección de los trabajadores contra los despidos injustificados al nivel mínimo internacionalmente reconocido.” (Ed.)

Tomado de alencontre.org

Visitas: 5

RSS
Follow by Email