Yanis Varoufakis: La UE se está convirtiendo en una unión para la guerra

Ante la guerra de Israel en Gaza, varios Estados europeos han calumniado y silenciado a los manifestantes. En vísperas de las elecciones al Parlamento Europeo del próximo fin de semana, Yanis Varoufakis cuenta a Jacobin cómo una política militarista se está apoderando de la UE.

meses han crecido en todo el mundo las movilizaciones en solidaridad con el pueblo palestino. Pero no en todas partes son bienvenidos, ni siquiera tolerados, por los poderes fácticos. En abril, el ex ministro de Finanzas griego, Yanis Varoufakis, debía comparecer, a través de un enlace de vídeo, en un congreso por Palestina en Berlín. En cambio, la policía disolvió la reunión y le prohibieron la entrada al país.Antes de las elecciones al Parlamento Europeo del próximo fin de semana, la guerra de Israel en Gaza es, para muchos partidos importantes, un tema del que preferirían no hablar. Pero el partido paneuropeo de Varoufakis, DiEM25, es sin duda una excepción y adopta una postura firme a favor de Gaza. En una entrevista con Ferdinando Pezzopane, habló sobre la complicidad de Occidente en la guerra, las protestas contra ella y la perspectiva de construir una Europa diferente.


Fernando PezzopaneLos estados miembros de la Unión Europea están reprimiendo la disidencia popular sobre la guerra de Israel y el apoyo de sus líderes a la misma. El gobierno alemán, que supuestamente es de centro izquierda, ha estado disolviendo todo tipo de manifestaciones a favor de Palestina. Incluso arrestan a activistas antisionistas judíos como miembros de Voz Judía por la Paz, un grupo al que se le congeló la cuenta bancaria .

En abril, tanto usted como el rector de la Universidad de Glasgow fueron expulsados ​​de Alemania, tras acusaciones infundadas de difundir el antisemitismo. Esas acusaciones también se han dirigido contra cualquiera que exprese críticas a Israel y su régimen de apartheid y pida el fin del genocidio, incluso cuando la islamofobia del establishment está en constante aumento. ¿Qué está pasando realmente aquí?

Yanis VaroufakisHace un par de meses no creía probable que el Estado alemán me prohibiera la entrada al país, sobre todo por mi participación en un evento por la paz y el fin del genocidio. El hecho de que esa prohibición se extendiera incluso a mi participación digital en eventos en Alemania no hace más que aumentar lo absurdo de hasta dónde están dispuestos a llegar para prohibir las voces propalestinas a favor de la paz.

Ahora es evidente que no hay límites a lo que Europa puede llegar a hacer para silenciar cualquier voz que no le siga el juego. La razón de esto es la transformación de la Unión Europea en una Unión de Guerra, la transformación de la UE en una marioneta de la OTAN.

Josep Borrell, jefe de Asuntos Exteriores de la UE, nos dio una idea del cambio del cosmopolitismo al etnoregionalismo cuando describió a la UE como un hermoso “jardín” amenazado por la “jungla” no europea que acecha fuera de sus fronteras. Más recientemente, el presidente francés Emmanuel Macron y Charles Michel, presidente del Consejo Europeo, pidieron a los europeos no sólo que se prepararan para la guerra sino, fundamentalmente, que confiaran en su industria armamentista para el crecimiento económico y el avance tecnológico de la UE.

Al no haber logrado convencer a Alemania, y a los llamados Estados-nación frugales, de la necesidad de una unión fiscal adecuada, su desesperada posición alternativa ahora es abogar por una Unión de Guerra. Nuestros partidos MeRA25 en Italia, Alemania y Grecia, y nuestros aliados Clare Daly y Mick Wallace, que participan en estas elecciones europeas, consideran que nuestra oposición a estos planes será una de nuestras principales luchas políticas en el próximo Parlamento Europeo.

Fernando PezzopaneSus estudios más recientes se centraron en la relación entre tecnología y sistema económico, acuñando también el concepto “tecnofeudalismo”. Israel en su ocupación militar de los territorios palestinos está utilizando tecnología militar, software complejo e incluso inteligencia artificial a gran escala. Todo esto es producido principalmente por universidades israelíes, que se fundaron en la expropiación y ocupación de tierras palestinas y tienen el mandato de apoyar acríticamente el constante expansionismo de Israel. De esta manera, el conocimiento, desde la ingeniería hasta la arqueología, pero también las ciencias duras, legitiman y alimentan a las FDI [Fuerzas de Defensa de Israel] y el genocidio. ¿Qué tiene que decir su análisis sobre estas tecnologías y la producción de conocimiento en Israel?

Yanis VaroufakisNo estoy de acuerdo con su premisa: Israel no ha desarrollado sus armas de alta tecnología de forma independiente, del mismo modo que no ha desarrollado sus bombas, aviones de combate, tanques y misiles de forma independiente. Toda la tecnología importante que Israel ha desplegado para reprimir y matar a los palestinos proviene de Estados Unidos.

Sí, Israel ha desarrollado sus propias capacidades impresionantes de I+D que permiten a las FDI y otras agencias estatales modificar, desarrollar y evolucionar las tecnologías de origen estadounidense. Y sí, Israel se ha especializado en vigilancia algorítmica o basada en la nube. Sin embargo, no hay duda de que Washington, DC, podría cerrar los [sistemas] de alta tecnología de Israel con solo presionar un interruptor, exactamente como Elon Musk, si así lo desea, puede apagar su reluciente Tesla.

Por eso en Tecnofeudalismo , mi último libro, me detengo poco en Israel: no es un actor en el choque de los dos países que duopolizan el capital de la nube: Estados Unidos y China.

Fernando PezzopaneEl sector del conocimiento no es el único que tiene vínculos con Israel. Las empresas occidentales de combustibles fósiles ven a Israel como el socio más confiable en Medio Oriente. Siguen teniendo acuerdos comerciales para la investigación y extracción de combustibles fósiles, incluso en las aguas territoriales de Palestina. La Unión Europea, con su plan RePower EU, considera a Israel un socio estratégico crucial para el sector energético. Este neocolonialismo energético alimenta y refuerza las estructuras dominantes de opresión. Usted siempre dice que Europa se democratizará o implosionará. Seguramente la UE no puede ser un “jardín”, como afirma el jefe de Asuntos Exteriores, Borrell, mientras quemamos el futuro de comunidades enteras.

Yanis VaroufakisSin paz y justicia ambiental no hay futuro. En décadas pasadas, permitimos que la energía se privatizara y se convirtiera en un monopolio de propiedad privada. La energía es un bien esencial, no podemos vivir sin ella. Esto, a su vez, significa que las entidades privadas propietarias del sector energético acumulan un gran poder y son capaces de imponer a los gobiernos acuerdos para perforar nuestros mares en busca de combustibles fósiles y acuerdos con estados genocidas como Israel.

La respuesta es simple pero exige una gran lucha: la energía debería volver a ser un bien público, propiedad enteramente del sector público, que funcione para el bien común, no para obtener ganancias. A los capitalistas no les importa el medio ambiente. Sólo les importa el beneficio. Deberíamos recuperar el sector energético.

Fernando PezzopaneEl genocidio en Palestina parece resumir toda una serie de crisis. En todo el mundo estamos viendo movilizaciones que apoyan al pueblo palestino y piden un boicot académico y económico a Israel. Usted también es profesor universitario: ¿Cuál cree que es la importancia de estas protestas en los campus?

Yanis VaroufakisMe llenan de esperanza y optimismo. Traen a la mente recuerdos del histórico movimiento pacifista en Estados Unidos contra la guerra de Vietnam y, por supuesto, la rebelión de mayo del 68. La ola de persecución y censura desatada por Estados Unidos, pero también por los gobiernos de la UE que apoyan la maquinaria de guerra de Israel a expensas de los intelectuales, los manifestantes y todas las voces que hablan por la paz, no va a doblegar al movimiento de solidaridad con Palestina. Por el contrario, los movimientos estudiantiles están ganando impulso en todo el mundo y el elemento clave para la necesaria escalada es la participación, junto con los estudiantes, de los sindicatos y los movimientos populares por la paz.

En cuanto al boicot a Israel, es fundamental. DiEM25 y yo personalmente tenemos estrechos vínculos con el movimiento de Boicot, Desinversión y Sanciones [BDS]. Defiende el simple principio de que los palestinos tienen los mismos derechos que el resto de la humanidad. Para demostrar este principio, BDS pide el boicot de los bienes, servicios, etc. israelíes, por parte de todos nosotros, como ciudadanos, consumidores y académicos, para presionar a Israel para que cumpla con el derecho internacional. Sólo podemos confiar en nuestra clase: nuestros gobiernos cumplen plenamente con los intereses de los oligarcas, el establishment de la UE y la OTAN.

Fernando PezzopaneEn Italia, los estibadores del CALP [Colectivo Autónomo de Trabajadores Portuarios] han adoptado una actitud antimilitarista, negándose a cargar armas en los barcos. Otro sindicato de base, SiCobas, está boicoteando a grandes minoristas como Carrefour y otras empresas con vínculos con Israel. El Collettivo [di Fabbrica] GKN –un grupo de trabajadores automotrices despedidos cerca de Florencia, que pide una estrategia de reindustrialización verde liderada por los trabajadores– está creando movilizaciones con la comunidad palestina y los movimientos climáticos. ¿Cómo podemos alimentar estas diferentes llamas de resistencia y tratar de lograr una agenda contrahegemónica en Europa diferente a la de la clase dominante?

Yanis VaroufakisEstando al lado de los movimientos de base que están surgiendo ahora mismo en Europa exigiendo paz y justicia ambiental, y por supuesto con los sindicatos. La clase dominante está utilizando el miedo para controlar a las masas. Nosotros, como verdadera izquierda radical, debemos romper este miedo con la visión de una utopía tangible.

Nuestra revolución debe utilizar la tecnología que las grandes empresas tecnológicas están desarrollando ahora. Puede proporcionarnos los medios para comunicarnos, cooperar y asestar golpes al imperio del capital en todas partes. Todo lo que necesitamos hacer es usarlo para unirnos y convertir el sueño imposible en un plan obvio.

Pero ¿qué significa en la práctica derribar el imperio del capital? ¿Cómo puede la humanidad recuperar sus bienes comunes saqueados, en la tierra, en los océanos, en el aire y pronto en el espacio exterior?

De dos maneras: legislando para que las corporaciones pertenezcan a quienes trabajan en ellas sobre la base de un empleado, una acción, un voto; y negando a los bancos el monopolio sobre las transacciones de las personas.

Los bancos y las ganancias se marchitarán entonces como fuerzas impulsoras de nuestras economías, porque los bancos quedarán debilitados y la distinción entre ganancias y salarios ya no tendrá sentido: todos serían accionistas iguales en las empresas para las que trabajan.

La muerte simultánea del mercado de acciones y del mercado laboral, junto con el debilitamiento de los bancos, automáticamente redistribuirá la riqueza, hará posible ofrecer un ingreso básico a todos y, como magnífico subproducto, eliminará los incentivos para hacer la guerra. .

El fin del poder del capital sobre la sociedad permitirá a las comunidades decidir colectivamente la provisión de salud, la educación y la inversión para salvar el medio ambiente de nuestro crecimiento similar al de un virus.

Por fin será posible una auténtica democracia, que podrá practicarse en las asambleas de ciudadanos y de trabajadores; no detrás de puertas cerradas donde se reúnen oligarcas reservados.

Esta doble democratización, del capital y del dinero, parece un sueño imposible. Pero no es más imposible que las ideas de una persona, un voto o de poner fin a los derechos divinos de los reyes, que sonaban en el pasado.

Tomado de jacobin.com

Visitas: 4

RSS
Follow by Email