Dos años después: ¿Qué pasa si gana Rusia? ¿Qué pasa si gana Ucrania?

Por Henrique Canary.

En su famoso clásico Sobre la guerra , el general, teórico e historiador militar prusiano Carl von Clausewitz (1780-1831) afirmó que “la guerra es la continuación de la política por otros medios”. Esta frase tiene diferentes capas. Una más obvia: la guerra está subordinada a la política, es otra forma de lograr los mismos fines que se persiguen en la política. La otra capa es menos evidente: significa que la guerra conlleva toda la complejidad de las relaciones políticas. El hecho de que exista un campo de batalla dividido por la mitad con dos enemigos enfrentados no hace que el análisis de la guerra sea algo fácil o sencillo, ya que es la expresión de todo el pasado, de los acontecimientos, de la correlación de fuerzas, de las alianzas, de intereses, estrategias, sujetos políticos y sociales, partidos y líderes involucrados en el conflicto. Como enfrentamiento militar en sí mismo, una guerra puede ser bárbara, cruel, inhumana (valores morales), pero sus determinaciones son mucho más complejas y residen siempre en el campo de la política. Tomar partido en una guerra es una cuestión fundamentalmente política.

El ejemplo más conocido de guerra multifacética es la Segunda Guerra Mundial. Como afirmó brillantemente el líder trotskista belga Ernest Mandel (1923-1995), esta guerra tuvo al menos cuatro aspectos: a) la de una guerra contrarrevolucionaria de la Alemania nazi contra la URSS, donde el objetivo era destruir la (entonces) única experiencia socialista en curso en el mundo y ahogar en sangre al proletariado soviético como lección para sus hermanos de otros países; b) el de un conflicto interimperialista entre el bloque “democrático” (Estados Unidos, Francia e Inglaterra) y los nuevos (tardíos) Estados imperialistas (Alemania, Japón e Italia), que buscaban espacio en un mercado mundial ya ocupado por los imperialismos tradicionales. ; c) la de una lucha de los pueblos colonizados contra la dominación colonial, manifestada en la heroica resistencia china contra la ocupación imperialista japonesa; d) la de una guerra revolucionaria de los pueblos europeos contra la opresión fascista, hecho materializado en las resistencias nacionales francesa, griega e italiana.

Entonces, frente a la guerra, ¿cuál es la tarea de los socialistas?

En primer lugar, simpatizar con el sufrimiento humano. Ucrania como Estado y como gobierno puede tener razón o no en la guerra, pero su pueblo es el que sufre. Se trata de personas de carne y hueso que son bombardeadas, expulsadas de sus hogares, que viven en refugios y emigran fuera del país. Lo mismo ocurre con la población rusa de la región de Belgorod, blanco constante de los bombardeos ucranianos o con los activistas pacifistas perseguidos por el gobierno de Putin. A todos estos seres humanos los socialistas les debemos solidaridad. Cualquiera que desdeñe, se burle o sea indiferente al sufrimiento humano no merece ser llamado socialista porque, en primer lugar, el socialismo existe para acabar con este sufrimiento.

La segunda tarea es penetrar, a través del pensamiento, en las relaciones sociales, económicas, políticas y militares para descubrirlas –comprenderlas. No es posible entender una guerra si nos detenemos en la superficie del conflicto, sólo en el campo de batalla. ¿La razón está siempre del lado más débil? ¿Es siempre el culpable quien implementa los métodos más violentos? Ese no parece un criterio sólido. Tampoco es posible entender un conflicto si nos limitamos a la pregunta “¿quién lo inició?”. Por ejemplo, Irak comenzó su ocupación de Kuwait en 1990. ¿Se equivocó Irak al ocupar un enclave artificial utilizado por el imperialismo como un simple puesto avanzado de control sobre la región y una plataforma de extracción de petróleo? La respuesta no es sencilla. O incluso: la dictadura sanguinaria de Rafael Videla inició la Guerra de las Malvinas en 1982 para anexar un grupo de islas a 600 kilómetros de su costa patagónica y a casi 13 mil kilómetros de Gran Bretaña. ¿Se equivocó Argentina al iniciar la guerra (incluso considerando los objetivos políticos de Videla)? Aquí tampoco hay nada obvio.

El doble carácter de la guerra en Ucrania

¿Cómo entender la guerra que se desarrolla hoy en territorio ucraniano? La esencia de la posición que aquí defendemos consiste en afirmar que esta guerra tiene un doble carácter .

Sin duda, se trata de una guerra colonial o neocolonial de una nación históricamente oprimida (Rusia) contra una nación históricamente oprimida (Ucrania). Esto, en realidad, no constituye ningún secreto. Putin ha sido no sólo explícito sino incluso repetitivo en su análisis de que Ucrania no es un Estado históricamente legítimo, sino más bien una “invención de Lenin y los bolcheviques” (ver su famoso discurso de declaración de guerra del 24 de febrero de 2022 y su reciente entrevista con periodista estadounidense de ultraderecha Tucker Carlson). Putin se basa en el hecho real del parentesco entre rusos y ucranianos para afirmar que estos últimos no tienen ningún derecho histórico a un Estado por la sencilla razón de que siempre han estado bajo la tutela de alguna potencia extranjera (a veces la Orden de Oro del Imperio Mongol). , a veces el Reino de Polonia [Comunidad Polaco-Lituana], ahora el Imperio Ruso [más tarde la Unión Soviética]). Putin mezcla deliberadamente dos cuestiones distintas: la identidad entre los pueblos y su derecho a la autodeterminación, incluidas la separación y la independencia. Para Putin, los ucranianos serían un cuasi pueblo, una variante o un subgrupo de los rusos. Es cierto que el surgimiento del pueblo ucraniano es un proceso relativamente reciente, y puede relacionarse con el intervalo entre los siglos XIV y XVII, pero lo mismo ocurre con los rusos actuales (los grandes rusos). También surgieron entre los siglos XIV y XVII a partir de los mismos procesos lingüísticos, culturales, económicos, sociales y políticos que dieron origen a los ucranianos (pequeños rusos) y los bielorrusos (rusos blancos) . En opinión de Putin, de estos tres pueblos surgidos de la diáspora de los antiguos eslavos orientales, sólo los rusos y los bielorrusos tienen derecho a un Estado. No ucranianos.

>> Lea también: Tucker Carlson entrevista a Putin para revolucionar la escena política estadounidense

Tampoco tiene legitimidad el argumento putinista a favor de la lucha contra el neonazismo en Ucrania. Es cierto que en los últimos años, especialmente después del “Euromaidan” de 2014, el neonazismo ha florecido en Ucrania. Pero el ultranacionalismo también está muy extendido en Rusia, incluido el resurgimiento de pogromos contra ciertas poblaciones y la abierta opresión nacional.

Se hace así evidente el carácter neocolonial y chauvinista de la actual guerra por parte de Rusia, que pretende subordinar una vez más a la nación ucraniana al mando de su “hermano mayor” (así se autodenominan los nacionalistas rusos en relación con todos los demás). pueblos eslavos) y terminar con la corta experiencia del Estado ucraniano (que aparece en el discurso putinista como “desmilitarización completa”).

Todo sería sencillo si éste fuera el único aspecto de la guerra. Pero no es.

La guerra actual también tiene el carácter de un conflicto geopolítico que opone el bloque Rusia-China al bloque Estados Unidos-Europa y que se expresa en el avance de la OTAN sobre Europa del Este en los últimos años. Putin inventó muchas cosas antes y durante la guerra actual, pero la amenaza que plantea la OTAN no es una de ellas. Es un hecho real e innegable. Desde su creación en 1949, la Organización del Tratado del Atlántico Norte ha atravesado nueve oleadas expansivas, con la incorporación de 15 nuevos países desde 1999, tras la promesa hecha a Gorbachov de que la alianza no avanzaría “ni un centímetro” hacia el este.

Como sabemos, la OTAN fue creada como una respuesta militar del imperialismo norteamericano a la expansión del bloque socialista tras el fin de la Segunda Guerra Mundial. Es, por tanto, una de las organizaciones más reaccionarias que jamás haya aparecido sobre la faz de la Tierra y una amenaza real no sólo para Rusia, sino también para los países del norte de África, Oriente Medio e incluso Asia. ¿Alguien ha visto el perfil de Twitter de la OTAN? Ejercicios y más ejercicios, cumbres y más cumbres, tanques y más tanques, aviones y más aviones, miles y miles de millones de dólares y euros tomados de la seguridad social y del desarrollo económico y dirigidos a la defensa de los países. ¿Contra quién se está armando y preparando la OTAN? No es ningún secreto y ella misma lo dice: principalmente contra China, Rusia e Irán.

Y no nos referimos aquí a la posibilidad teórica de un “futuro” conflicto, sino al hecho de que la OTAN ya participa en la guerra de Ucrania. Desde el 24 de enero de 2022 (aún antes de la guerra) hasta el 31 de julio de 2023, Ucrania ya ha recibido 233 mil millones de dólares en ayuda financiera, humanitaria y militar, distribuidos de la siguiente manera: 90 mil millones de dólares de las instituciones de la Unión Europea, 73 mil millones de dólares de los Estados Unidos Estados Unidos, 22 mil millones de dólares de Alemania, 15 mil millones de dólares del Reino Unido, 8 mil millones de dólares de Noruega, 7 mil millones de dólares de Japón, 6 mil millones de dólares de Canadá, 5 mil millones de dólares de Polonia, 4 mil millones de dólares de los Países Bajos y 4 mil millones de dólares. de Dinamarca: valores redondeados (Fuente: Trebesch et al. (2023), “The Ukraine Support Tracker”). Se podría pensar que se trata fundamentalmente de ayuda humanitaria, pero eso no es cierto. La ayuda financiera y militar constituye la mayor parte del dinero. La ayuda humanitaria es prácticamente insignificante, incluso si se considera que parte de la ayuda financiera se gasta en fines humanitarios dentro del país.

El hecho innegable es que Ucrania es hoy un campo de batalla entre Rusia y la OTAN no sólo en sentido literal sino también figurado. El imperialismo no se avergüenza de publicar artículos en sus revistas especializadas proyectando “Ucrania 2.0” (ver el artículo en The Economist : “Construyendo Ucrania 2.0” ), es decir, la Ucrania de posguerra, que será una Ucrania económica, militar, política y diplomática. campaña contra Rusia, una especie de escaparate de la democracia para deleite de los pueblos de Oriente Medio y Asia, como lo que fue, en su momento, Alemania Occidental para todo el bloque socialista. El nuevo Plan Marshal ya está preparado. De hecho, ya está en marcha.

¿Qué tiene que ganar el imperialismo en Ucrania? Mucho: incontables miles de millones en propiedades privatizables y no privatizadas, uno de los parques industriales con mayor potencial del mundo, la tierra más fértil del planeta (el llamado “suelo chernoziom”), uno de los mayores yacimientos de carbón mineral. reservas naturales en el mundo, la posibilidad de hegemonía sobre el Mar Negro, los gasoductos que llevan gas ruso a Europa y una plataforma de lanzamiento de misiles situada en territorio ruso. Con la actual deuda externa de Ucrania resultante de la guerra, no será difícil para el imperialismo reclamar la totalidad o parte de estas enormes riquezas. No sorprende que Estados Unidos haya ejercido una fuerte presión y ya haya obtenido un aumento de los presupuestos militares europeos para el apoyo inmediato de la OTAN.

Desde cualquier punto de vista que se analice este lado de la guerra, su carácter de “guerra por poderes” por parte de la OTAN, que entrena al ejército ucraniano, proporciona armas, apoyo político y diplomático, consultoría militar y especialmente dinero, mucho dinero. dinero, se hace evidente. .

En otras palabras, desde cualquier punto de vista que se analice este lado de la guerra, su carácter de “guerra por poderes” por parte de la OTAN, que entrena personal militar ucraniano, proporciona armas, apoyo político y diplomático, consultoría militar y especialmente dinero. , mucho dinero. La inversión es enorme y se amortizará pronto.

Es el escenario ideal para la OTAN: una guerra fuera de su territorio directo, librada con el ejército de un país no miembro y con el pretexto de defenderse de la agresión chauvinista rusa. Y los frutos ya se están recogiendo, véase la incorporación de Finlandia y la solicitud de entrada ya presentada por Suecia.

Las soluciones a la guerra y la posición de los socialistas

Es necesario reconocer el hecho de que la guerra actual no tiene una solución militar progresista. De mantenerse las actuales condiciones de tensión y financiación, el conflicto se encamina hacia lo que se suele llamar una “guerra de desgaste”, es decir, un largo enfrentamiento que agota a sus participantes sin un cambio cualitativo en los logros y posiciones alcanzadas. La guerra se vuelve cada vez más parte del paisaje. La otra hipótesis –al menos en el escenario actual– es la victoria rusa, dada la frágil situación del ejército ucraniano y las recientes victorias tácticas de Putin. Un giro hacia la victoria ucraniana está prácticamente descartado.

¿Qué pasará si ganan los rusos? Depende de lo que logren lograr. ¿Llegarán a Kiev? ¿Ocuparán todo el oriente del país? ¿Establecerán un gobierno leal a Moscú? ¿O, por el contrario, se limitarán a la ocupación actual de las provincias de Luhansk, Donetsk, Zaporojia, Kherson y Crimea, quizás con alguna ciudad importante además? De cualquier manera, Putin se fortalecerá y el régimen ruso se volverá aún más cerrado. La ultraderecha europea y mundial, generalmente aliada de Moscú, también se verá fortalecida. Ucrania enfrentará una derrota histórica, perderá su independencia y una parte significativa de su territorio y potencial económico. No se descarta un desmembramiento del Estado ucraniano y su fin de facto, con partes importantes de Occidente pasando a manos de Polonia y Hungría. Ucrania se convertiría en una sombra de lo que es hoy o incluso dejaría de existir. Rusia surgiría como un oponente decisivo del imperialismo norteamericano y europeo, pero políticamente sería un antro de reacción y conservadurismo global, un ultracristianismo bárbaro con rasgos fascistas, cumpliendo un papel a nivel mundial similar al que desempeñó durante todo el siglo XIX. – el de gendarme contrarrevolucionario y el encarcelamiento del pueblo.

¿Qué pasa si gana Ucrania (OTAN)? Resultado más improbable y escenario más indefinido. Pero también depende del tamaño de la victoria. ¿Se reanudarán las cuatro regiones ocupadas? ¿Llegarán a Crimea? ¿Surgirá una crisis en el régimen putinista debido a la derrota? ¿Caerá Putin? Aquí el resultado es más caótico porque cuanto más pasa el tiempo y más avanza Rusia, más “existencial” se vuelve para ella esta guerra. En otras palabras, menos margen de retirada. Dos ideas están muy presentes en la imaginación y la tradición militar rusa: “Los rusos no se rinden” y “No hay paso atrás porque detrás de nosotros está Moscú”. Estas dos ideas fueron ampliamente utilizadas y funcionaron muy bien en la Segunda Guerra Mundial.

Y no debemos olvidar la bomba atómica. Como decía el gran escritor y dramaturgo ruso Antón Chéjov, si en el primer acto de una obra aparece una escopeta colgada en la pared o en la mesa del salón, no puede ser en vano, es necesario que se dispare en el último acto. Algunos podrían argumentar que las bombas nucleares nunca debieron usarse. ¿Estamos seguros de esto? ¿Nos hemos olvidado de Hiroshima y Nagasaki? De qualquer forma, se a Ucrânia (OTAN) vencer, a não ser que comece uma guerra nuclear (nesse caso, o resultado poderia variar desde a destruição de um país até o fim da vida humana sobre a Terra), fortalece-se o imperialismo Norteamericano. El establecimiento de un nuevo orden mundial se retrasará o requerirá incluso más mediación que hoy. China pensará mejor en Taiwán. Israel se sentirá aún más libre en Cisjordania y la Franja de Gaza será sólo un recuerdo en la memoria del pueblo palestino. La dependencia de Europa de Estados Unidos aumentará. Ucrania será una colonia norteamericana y europea atada por una deuda impagable.

En resumen, nada bueno en ninguno de los dos escenarios, una guerra sin salida y sin final feliz.

Los socialistas deben levantar la bandera de una paz justa y democrática sin anexiones. Por un alto el fuego inmediato hacia la paz y el restablecimiento de relaciones fraternales entre los dos pueblos. Por la retirada de Rusia de las regiones ocupadas junto con la retirada de la OTAN de toda Europa del Este y de las fronteras con Rusia.

Por lo tanto, posiciones como “¡guerra hasta la victoria!” suenan utópicas, infantiles e incluso peligrosas. de un lado y del otro. Los socialistas deben levantar la bandera de una paz justa y democrática sin anexiones. Por un alto el fuego inmediato hacia la paz y el restablecimiento de relaciones fraternales entre los dos pueblos. Por la retirada de Rusia de las regiones ocupadas junto con la retirada de la OTAN de toda Europa del Este y de las fronteras con Rusia.

Pero incluso estos modestos lemas se encuentran hoy en el ámbito de la pura propaganda para una pequeña capa de activistas. En la práctica, somos testigos impotentes de un juego que se desarrolla sin nuestra participación y sobre el que no tenemos ninguna influencia, pero que en cualquier momento caerá como una avalancha de piedras sobre nuestras vidas. Eso es hasta que las cosas cambien y podamos actuar. Y siempre cambian.

Tomado de esquerdaonline.com.br

Visitas: 5

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

RSS
Follow by Email