Valerio Arcary*: Peronismo y lulismo/ Ver- Argentina, aún no es tarde: 5 notas sobre las elecciones en Argentina

Publicado en:27/10/2023 

 

Valerio Arcary*

 

“Cuando está oscuro vemos las estrellas”
Proverbio popular portugués

1.Sergio Massa disputará la segunda vuelta, el 19 de noviembre, contra Javier Milei, el candidato que unificará a la derecha y la extrema derecha. Lo que estará en juego es extremadamente grave. Argentina vive un “impasse” histórico.
El país menos desigual y con el nivel de vida promedio más alto del Cono Sur entró en un largo estancamiento, o incluso una regresión, de la “latinoamericanización”. La decadencia histórica, en sus altibajos, no fue interrumpida. Este impasse se refiere a una relación estructural de fuerzas entre clases. El gran ajuste que la burguesía argentina viene realizando desde hace décadas, para competir por las inversiones extranjeras, favorecer las exportaciones, aumentar los niveles de reservas en dólares y estabilizar la moneda, requiere una reducción del “costo argentino”: (a) la el salario medio tendría que estar nivelado con el salario medio brasileño o, al menos, paulista; (b) las políticas públicas de transferencia de ingresos, ya sea a través de la distribución directa de dinero o mediante subsidios que abaraten las tarifas públicas, tendrían que suspenderse o reducirse drásticamente; (c) habría que reanudar las privatizaciones para apoyar los planes de expansión minera y las grandes obras públicas; (d) habría que neutralizar la fuerza de choque social de los sindicatos y los movimientos populares. ¿Es posible un ajuste de esta naturaleza sin una derrota histórica de la clase trabajadora? ¿Es posible sin un cambio de régimen político y una amenaza a las libertades democráticas? La pesadilla de lo que fue la dictadura militar de Videla y Galtieri aún atormenta la memoria de la generación anterior. Sin tener en cuenta otras diferencias, como el papel de la educación y la salud pública, Sergio Massa representa un proyecto de ajuste gradualista. Milei representa un proyecto impactante. El desafío para la izquierda argentina, que subestimó el peligro de la extrema derecha, es comprender que, hasta noviembre, no es posible luchar contra ambas al mismo tiempo. La denuncia de Massa por parte de la izquierda, en las próximas cuatro semanas, aunque sea muy justa, favorece a Milei.

2.La longevidad de la influencia del peronismo es uno de los temas centrales, más estimulantes, pero también inquietantes, de la historia contemporánea de Argentina. ¿Por qué sobrevivió el peronismo?No es posible entender la longevidad del peronismo sin resaltar que cuenta con el apoyo de una de las clases trabajadoras más activas del mundo, sindicalmente muy combativa, pero políticamente huérfana de representación independiente. El peronismo se apodera del espacio de centroizquierda, pero no es el PT de Argentina. El peronismo es un nacionalismo burgués progresista, contemporáneo del getulismo tardío en Brasil, que fue desplazado por el PT y el lulismo, uniendo corrientes diversas y, aparentemente, “incompatibles”, desde reaccionarios, neoliberales y socialdemócratas hasta socialistas, como el movimiento Político que mantiene mayor influencia entre las clases populares y recoge, electoralmente, la mayoría de los votos de la clase trabajadora. Quizás, porque la clase trabajadora argentina fue la que, históricamente, logró más logros entre los países dependientes. Por tanto, aquellos en los que las ilusiones reformistas de la regulación capitalista son más poderosas. El peronismo es fuerte porque la izquierda es débil, pero ese es un argumento circular, no explica nada. Ni el partido comunista ni el socialista lograron superar la marginalidad, en gran medida debido a graves errores políticos, en distintas ocasiones. Paradójicamente, junto con Bolivia y Francia, Argentina es el país donde el trotskismo tuvo en el pasado, y aún mantiene hoy, la mayor audiencia.

3. En Brasil, comparativamente, el vargasismo no sobrevivió. El suicidio de Getúlio en 1954 provocó una explosión de furia popular, invirtió la relación social de fuerzas y logró posponer durante diez años el golpe de Estado hasta 1964. Perón fue derrocado del gobierno por el golpe de gorila de 1955, pero su autoridad sobre El El movimiento sindical y las capas populares se mantuvieron intactos hasta 1973, cuando regresó del exilio y fue elegido presidente. Falleció al año siguiente, pero el peronismo sobrevivió a su muerte y regresó al poder en 1989 con Carlos Menem. La experiencia histórica no había sido superada y, aún en 2003, se reinventó como kirchnerismo y gobernó hasta 2015. Volvió a ganar las elecciones en 2019 con Alberto Fernández y Cristina, confirmando una inmensa resiliencia. En Brasil, en 1979, cuando las luchas obreras, estudiantiles y populares cambiaron la relación social de fuerzas, el líder que expresaba la continuidad de la corriente Vargas, Leonel Brizola, tuvo que competir con el PT por la representación de los trabajadores y, después de diez años , fue derrotado, cuando fue Lula quien llegó a la segunda vuelta contra Collor, por una diferencia inferior al 1%, un “accidente electoral”.

4.La larga vida del peronismo atravesó seis etapas: (a) el momento nacional-desarrollista, durante el primer mandato del general Perón y Evita, cuando apoyó a los sindicatos para contrarrestar el peso del sector agroexportador, fortalecer la industrialización y expansión el mercado interno; (b) el momento de resistencia, cuando mantuvo su influencia después del golpe de 1955 hasta 1973, porque los logros sociales de la primera década de la posguerra permanecieron vivos en la memoria social de la clase trabajadora durante las dictaduras militares, y porque la oposición reconoció a Perón en el exilio como líder del movimiento; (c) el momento contrarrevolucionario, entre 1975/76, cuando asumieron el poder Isabelita y el “mago” de extrema derecha López Rega, quien terminó allanando el camino para el golpe de 1976; (d) el momento heroico, cuando la dictadura militar de 1976/82 llevó a cabo un genocidio, causó un trauma histórico y llevó al país a una derrota militar en la guerra de las Malvinas, dejando al peronismo como liderazgo de las clases populares; (e) el momento neoliberal, cuando se reposicionó como un partido de centro derecha con Menem, luego de la restauración capitalista y el fin de la URSS, y la dolarización en los años noventa; (f) el momento “reformista” cuando se reinventó como kirchnerismo entre 2003/15 y logró contener la ola de movilización popular con concesiones, luego de la situación prerrevolucionaria de 2002, y estabilizó el régimen.

5.¿Cuál será el futuro de la izquierda en la etapa post-Lula? ¿Sobrevivirá el lulismo después de Lula, como el peronismo sin Perón? La larga vida del PT también pasó por seis etapas: (a) el heroico momento clasista de la fundación del PT al calor de la ola de huelgas entre 1978/81 y las elecciones de 1989; (b) el momento de institucionalización, o plena integración como partido del régimen, entre el apoyo a la toma de posesión de Itamar Franco en 1992, tras el impeachment de Collor, y la victoria electoral de 2002, cuando se consolidó como la mayor oposición nacional fiesta; (c) el momento lulista de los dos mandatos, entre 2003 y 2010, cuando la influencia personal de Lula despegó y se volvió, cualitativamente, mayor que el PTismo; (d) el momento DLM, entre 2010 y 2016, cuando Lula terminó aceptando a regañadientes la disputa por la reelección, una fase neodesarrollista que terminó con el giro de la burguesía a la oposición y, finalmente, al golpe; (e) el momento heroico, el encarcelamiento de Lula durante un año y medio, la resistencia durante siete años de acumulación de derrotas que culminaron con la elección de Bolsonaro; (f) el momento actual, abierto por la estrecha victoria electoral de Lula contra Bolsonaro en 2022.

6. El PT ya ha demostrado una inmensa resiliencia, pero ¿podrá mantener la influencia masiva del lulismo de los últimos cuarenta años, sin Lula? Dependerá, al menos, de cuatro factores: (a) la economía no puede dejar de crecer, aunque sea lentamente, porque el estancamiento, o peor aún, una contracción amenazará la amplia coalición con los partidos burgueses y la gobernabilidad; (b) el crecimiento no será suficiente, el gobierno de Lula necesita responder, de aquí a 2026, a las demandas populares más agudas, alimentando la esperanza de que es posible, a través de una estrategia reformista, mejorar la vida; (c) la corriente neofascista debe ser derrotada y su audiencia en partes de la clase trabajadora del sureste y sur del país tendrá que retroceder; (d) será necesario que surja una dirección del PT que supere las disputas personales por el poder y se afirme con la capacidad de construir cohesión interna. Se podría hacer una transición más lenta, más segura y más controlada si Lula puede postularse en 2026 y ganar. Pero será abrupto, convulsivo y, probablemente, causará daños irreparables, si se lleva a cabo sin Lula. Lo único seguro es que la izquierda se dividirá, porque habrá una lucha devastadora dentro del PT, disputas internas en el PSol y el PCdoB y, probablemente, momentos más “volcánicos”, como la escisión de la Consulta Popular y el PCB. en la izquierda radical.

7.Aún es pronto para predecir el diseño de los campos, pero existen algunas hipótesis más probables, dependiendo de las posiciones actuales. El PT interrumpió la dinámica crisis que venía acumulando desde 2013, y recuperó autoridad, gracias al golpe institucional contra Dilma Rousseff, y al impacto de siete años de derrotas acumuladas. Llegó a su punto máximo en 2022 con el ascenso de Lula cuando salió de prisión liderando la campaña contra Bolsonaro. Pero no pudo cerrar completamente el flanco izquierdo. La reubicación del PSol, que asumió el liderazgo en los movimientos feminista y negro, indígena y LGBT, estudiantil y popular, y el protagonismo del MTST proyectaron a Boulos, que llegó a la segunda vuelta en São Paulo en 2020 y, ganando más de un millón de votos en En 2022, se consolidó como el segundo líder popular más influyente del país, igualando o incluso superando a Haddad, que había sustituido a Lula en las elecciones contra Bolsonaro en 2018. Nadie puede predecir cuál será el resultado del gobierno de Lula. ¿Mantendrá sus índices de aprobación actuales, por encima del 50%, se fortalecerá o se debilitará? La respuesta depende de muchos factores, actualmente impredecibles, que recomiendan un sano “empirismo leninista”. Pero la carrera por la alcaldía de São Paulo en 2024 será la madre de todas las batallas futuras. Si Boulos se ve reforzado cualitativamente con una victoria, el equilibrio de fuerzas dentro de la izquierda cambiará y el PT quedará inevitablemente disminuido, a pesar de que ha apoyado al Psol desde la primera vuelta. Pero quizás todavía quede la “carta” de Lula, que podría retrasar la reorganización izquierdista del PT y un mayor papel de Boulos.

8. No es posible anticipar el escenario de las elecciones presidenciales de 2026, dadas las incógnitas clave. ¿Podrá Lula presentarse a la reelección? ¿Bolsonaro podría ser candidato? ¿Podrá la extrema derecha sin Bolsonaro conservar el grado de influencia que ha alcanzado? ¿Podrá Brasil mantener el crecimiento o se encaminará hacia el estancamiento o incluso la recesión, debido a la retracción del mercado mundial? ¿Cuál es el resultado de las dos guerras actuales, en Ucrania y Gaza, y sus impactos? ¿Cuál es el resultado de las elecciones estadounidenses? Sin embargo, si se repite el contexto de 2022, y considerando las inmensas dificultades que enfrentará el gobierno Lula en los próximos años, la hipótesis más probable es que las elecciones serán muy difíciles, y la mayoría de la base social de la izquierda se posicionará en una estrategia defensiva, como en Argentina ahora. Si esto sucediera, el PT ganaría un tiempo histórico, incluso si colapsara desde dentro. Pero hay muchos contrafácticos y otras hipótesis. Aún es pronto para saber si el PT tendrá siete vidas.

 

 

*Valerio Arcary: Profesor titular jubilado del IFSP. Doctor en Historia por la USP. Activista trotskista desde la Revolución de los Claveles. Autor de varios libros, entre ellos Nadie dijo que sería fácil (2022), publicado por Boitempo.

 

Fuente: Esquerda Online

 

___________________________________________________________

 

Argentina, aún no es tarde

5 notas sobre las elecciones en Argentina

Montaje/Asamblea

Valerio Arcary

 

1. Las encuestas se equivocaron una vez más. Pasaron poco más de dos meses entre las primarias del 13 de agosto y las elecciones del 22 de octubre, pero la sorpresa fue grande. Sergio Massa se posicionó en el primer lugar frente a Milei para la segunda vuelta, que se disputará el 19 de noviembre, con una ventaja del 6%, cuando se esperaba todo lo contrario. Pero el conflicto sigue totalmente indefinido y la primera vuelta sólo permitió ganar tiempo, pero el peligro sigue siendo enorme.

 

Siga leyendo en el enlace siguiente:

Argentina, ainda não é tarde demais

 

Visitas: 8

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

RSS
Follow by Email