No, Israel no es una democracia. Israel no es la única democracia en Medio Oriente. De hecho, no es una democracia

Por Ilan Pappe

A los ojos de muchos israelíes y sus partidarios en todo el mundo –incluso aquellos que puedan criticar algunas de sus políticas– Israel es esencialmente un Estado democrático benigno, que busca la paz con sus vecinos y garantiza la igualdad para todos sus ciudadanos.

Quienes critican a Israel suponen que si algo salió mal en esta democracia se debió a la guerra de 1967. Desde este punto de vista, la guerra corrompió una sociedad honesta y trabajadora, ofreciendo dinero fácil en los territorios ocupados, permitiendo la entrada de grupos mesiánicos. la política israelí y, sobre todo, transformar a Israel en una entidad ocupante y opresiva en los nuevos territorios.

El mito de que un Israel democrático enfrentó problemas en 1967 pero siguió siendo una democracia lo propagan incluso algunos académicos palestinos y propalestinos notables, pero no tiene fundamento histórico.

Israel antes de 1967 no era una democracia

Antes de 1967, Israel definitivamente no podría haber sido descrito como una democracia. Como hemos visto en capítulos anteriores, el Estado sometió a una quinta parte de su ciudadanía a un régimen militar basado en draconianas regulaciones de emergencia vigentes durante el Mandato Británico en Palestina (1918-1948), que negaban a los palestinos cualquier derecho humano o civil básico.

Los gobernadores militares locales tenían poderes absolutos sobre las vidas de estos ciudadanos: podían dictar leyes especiales sobre ellos, destruir sus hogares y medios de vida y enviarlos a la cárcel cuando quisieran. Sólo a finales de la década de 1950 surgió una fuerte oposición judía a estos abusos, que acabó aliviando la presión sobre los ciudadanos palestinos.

Para los palestinos que vivían en Israel antes de la guerra y para los que vivieron en Cisjordania y la Franja de Gaza después de 1967, este régimen permitió que incluso el soldado de menor rango del ejército israelí dominara y arruinara sus vidas. Estaban indefensos si ese soldado, o su unidad o comandante, decidieran demoler sus casas, retenerlos durante horas en un puesto de control o encarcelarlos sin juicio. No podían hacer nada.

Siempre, desde 1948 hasta hoy, ha habido algún grupo de palestinos pasando por esta experiencia.

El primer grupo que sufrió bajo ese yugo fue la minoría palestina dentro de Israel. Todo empezó en los dos primeros años de gobierno, cuando fueron presionados a ir a guetos, como la comunidad palestina de Haifa, que vivía en el Monte Carmelo, o a los que fueron expulsados ​​de las ciudades en las que habían vivido durante décadas, como Safed. . En el caso de Isdud, toda la población fue expulsada a la Franja de Gaza.

En el campo la situación era aún peor. Los diversos movimientos de Kibbutzim codiciaban las aldeas palestinas que se encontraban en tierras fértiles. Esto incluía al movimiento socialista de kibutzim, Hashomer Ha-Tzair, que supuestamente estaba comprometido con la solidaridad binacional.

Mucho después de que amainaron los combates de 1948, los habitantes de aldeas como Ghabsiyyeh, Iqrit, Birim, Qaidta, Zaytun y muchas otras fueron inducidos a abandonar sus hogares durante un período de dos semanas, ya que el ejército afirmaba que necesitaba sus tierras para entrenar, sólo para descubren a su regreso que sus aldeas habían sido destruidas o entregadas a otros.

Este estado de terror militar está ejemplificado por la masacre de Kafr Qasim en octubre de 1956, cuando, en vísperas de la operación del Sinaí, el ejército israelí mató a cuarenta y nueve ciudadanos palestinos. Las autoridades afirmaron que regresaron tarde a sus hogares después de trabajar en el campo cuando se impuso el toque de queda en la aldea. Sin embargo, esa no fue la verdadera razón.

Pruebas posteriores muestran que Israel había considerado seriamente expulsar a los palestinos de toda la zona llamada Wadi Ara y del Triángulo en el que se encontraba la aldea. Estas dos zonas: la primera, un valle que conecta Afula en el este y Hadera en la costa mediterránea; el segundo, ampliar el interior oriental de Jerusalén, fueron anexados a Israel según los términos del acuerdo de armisticio de 1949 con Jordania.

Como hemos visto, Israel siempre ha dado la bienvenida a territorio adicional, pero no a un aumento de la población palestina. Así, en cada coyuntura, cuando el Estado de Israel se expandió, buscó formas de restringir la población palestina en las áreas recientemente anexadas.

La Operación “Hafarfert” (“topo”) fue el nombre en clave de un conjunto de propuestas para la expulsión de los palestinos cuando estalló una nueva guerra con el mundo árabe. Muchos estudiosos hoy piensan que la masacre de 1956 fue un simulacro para ver si se podía intimidar a la gente de la zona para que se marchara.

Los autores de la masacre fueron llevados a juicio gracias a la diligencia y tenacidad de dos miembros de la Knesset: Tawaq Tubi, del Partido Comunista, y Latif Dori, del partido sionista de izquierda Mapam. Sin embargo, los comandantes responsables de la zona y la unidad que cometió el crimen fueron liberados fácilmente y recibieron sólo pequeñas multas. Esta era una prueba más de que al ejército se le había permitido cometer asesinatos con impunidad en los territorios ocupados.

La crueldad sistemática no sólo muestra su rostro en un acontecimiento importante como una masacre. Las peores atrocidades también se pueden encontrar en la presencia cotidiana y mundana del régimen.

Los palestinos en Israel todavía no hablan mucho sobre este período anterior a 1967, y los documentos de la época no revelan el panorama completo. Sorprendentemente, es en la poesía donde encontramos una indicación de cómo era vivir bajo el régimen militar.

Natan Alterman fue uno de los poetas más famosos e importantes de su generación. Tenía una columna semanal, llamada “La Séptima Columna”, en la que comentaba acontecimientos que había leído o de los que había oído hablar. A veces omitía detalles sobre la fecha o incluso el lugar del evento, pero le daba al lector la información suficiente para entender a qué se refería. A menudo expresaba sus ataques en forma poética:

La noticia apareció brevemente durante dos días y luego desapareció. Y a nadie parece importarle y nadie parece saberlo. En el lejano pueblo de Um al-Fahem.
Los niños, debería decir ciudadanos del Estado, jugaban en el barro. Y uno de ellos pareció sospechoso a uno de nuestros valientes soldados que le gritó: ¡Alto!
Una orden es una orden.
Una orden es una orden, pero el niño tonto no se levantó, se escapó.
Entonces nuestro valiente soldado disparó, sin sorpresa alguna. Y golpeó y mató al niño. Y nadie habló de eso.

En una ocasión escribió un poema sobre dos ciudadanos palestinos que fueron fusilados en Wadi Ara. En otro caso, contó la historia de una mujer palestina muy enferma que fue expulsada con sus dos hijos, de tres y seis años, sin explicación, y enviada [fuera de Palestina] a través del río Jordán. Cuando intentó regresar, ella y sus hijos fueron arrestados y encarcelados en una cárcel de Nazaret.

Alterman esperaba que su poema sobre su madre conmoviera corazones y mentes, o al menos provocara alguna respuesta oficial. Sin embargo, escribió una semana después:

Y este escritor asumió erróneamente que la historia sería negada o explicada. Pero nada, ni una palabra.

Há outras evidências de que Israel não era uma democracia antes de 1967. O Estado seguiu uma política de atirar para matar em relação aos refugiados que tentavam recuperar suas terras, plantações e animais de criação, e realizou uma guerra colonial para derrubar o regime de Nasser en Egipto. Sus fuerzas de seguridad también fueron activadas, matando a más de cincuenta ciudadanos palestinos durante el período de 1948 a 1967.

La subyugación de las minorías en Israel no es democrática

La prueba de fuego de cualquier democracia es el nivel de tolerancia que está dispuesta a extender a las minorías que viven en ella. En este sentido, Israel está muy lejos de ser una verdadera democracia.

Por ejemplo, después de las nuevas conquistas territoriales, se aprobaron varias leyes que garantizaban una posición superior a la mayoría: leyes que regulaban la ciudadanía, leyes relativas a la propiedad de la tierra y, lo más importante de todo, la ley del retorno.

Este último otorga la ciudadanía automática a cada judío del mundo, dondequiera que haya nacido. Esta ley, en particular, es descaradamente antidemocrática, ya que iba acompañada de un rechazo total del derecho palestino al retorno, reconocido internacionalmente por la Resolución 194 de 1948 de la Asamblea General de las Naciones Unidas. Este rechazo se niega a permitir que los ciudadanos palestinos de Israel se unan con sus vecinos inmediatos. familias o con los que fueron expulsados ​​en 1948.

Negar a las personas el derecho a regresar a su patria y, al mismo tiempo, ofrecer este derecho a otras personas que no tienen ninguna conexión con el país es un modelo de práctica antidemocrática.

Negar a las personas el derecho a regresar a su patria y, al mismo tiempo, ofrecer este derecho a otras personas que no tienen ninguna conexión con el país es un modelo de práctica antidemocrática.

A esto se suma otra capa de negación de los derechos del pueblo palestino. Casi toda la discriminación contra los ciudadanos palestinos de Israel se justifica por el hecho de que no sirven en el ejército. La asociación entre derechos democráticos y deberes militares se comprende mejor si revisamos los años de formación, cuando los responsables políticos israelíes intentaban decidir cómo tratar a una quinta parte de la población.

Suponían que los ciudadanos palestinos no querían servir en el ejército de todos modos, y esta supuesta negativa a su vez justificaba la política discriminatoria contra ellos. Esto se puso a prueba en 1954, cuando el Ministerio de Defensa israelí decidió convocar a ciudadanos palestinos elegibles para el servicio militar obligatorio para servir en el ejército. El servicio secreto aseguró al gobierno que habría un rechazo generalizado a la convocatoria.

Para su gran sorpresa, todos los convocados acudieron a la oficina de reclutamiento, con la bendición del Partido Comunista, la fuerza política más grande e importante de la comunidad en ese momento. El servicio secreto explicó más tarde que la razón principal era el aburrimiento de los adolescentes por la vida en el campo y su deseo de acción y aventuras.

A pesar de este episodio, el Ministerio de Defensa siguió vendiendo una narrativa que retrataba a la comunidad palestina como poco dispuesta a servir en las Fuerzas Armadas.

Inevitablemente, con el tiempo, los palestinos se volvieron efectivamente contra el ejército israelí, que se convirtió en sus perpetuos opresores, pero la explotación de esto por parte del gobierno como pretexto para la discriminación arroja enormes dudas sobre la afirmación del Estado de ser una democracia.

Si es ciudadano palestino y no ha servido en el ejército, sus derechos a recibir asistencia del gobierno como trabajador, estudiante, padre o como parte de una pareja están severamente restringidos. Esto afecta en particular a la vivienda, así como al empleo, donde el 70% de toda la industria israelí se considera sensible a la seguridad y, por lo tanto, está cerrada a estos ciudadanos como lugar para encontrar trabajo.

La suposición subyacente del Ministerio de Defensa no era sólo que los palestinos no desean servir, sino que son potencialmente un enemigo interno en el que no se puede confiar. El problema con este argumento es que en todas las guerras importantes entre Israel y el mundo árabe la minoría palestina no se ha comportado como se esperaba. No formaron una quinta columna ni se alzaron contra el régimen.

Pero esto no les ayudó: hasta el día de hoy se les considera un problema “demográfico” que debe resolverse. El único consuelo es que aún hoy la mayoría de los políticos israelíes no creen que la manera de resolver “el problema” sea mediante el traslado o la expulsión de los palestinos (al menos no en tiempos de paz).

La política territorial israelí no es democrática

La pretensión de democracia también resulta cuestionable cuando se examina la política presupuestaria en torno a la cuestión de la tierra. Desde 1948, los ayuntamientos, los consejos locales y los municipios palestinos han recibido mucha menos financiación que sus homólogos judíos. La escasez de tierra, combinada con la escasez de oportunidades de empleo, crea una realidad socioeconómica anormal.

Por ejemplo, la comunidad palestina más rica, la aldea de Me’ilya en la Alta Galilea, está todavía en peor situación que la ciudad judía más pobre del Negev. En 2011, el Jerusalem Post informó que “el ingreso judío promedio fue entre un 40% y un 60% más alto que el ingreso árabe promedio entre los años 1997 y 2009”.

Hoy en día, más del 90% de la tierra es propiedad del Fondo Nacional Judío (JNF). Los propietarios de tierras no pueden realizar transacciones con ciudadanos no judíos, y las tierras públicas tienen prioridad para su uso en proyectos nacionales, lo que significa que se están construyendo nuevos asentamientos judíos mientras que casi no hay nuevos asentamientos palestinos. Así, la ciudad palestina más grande, Nazaret, a pesar de haber triplicado su población desde 1948, no se ha expandido ni un kilómetro cuadrado, mientras que la ciudad en desarrollo construida encima de ella, la Alta Nazaret, ha triplicado su tamaño, en tierras expropiadas a propietarios palestinos.

Se pueden encontrar otros ejemplos de esta política en aldeas palestinas a lo largo de Galilea, que revelan la misma historia: cómo se han reducido en un 40%, a veces hasta un 60%, desde 1948, y cómo se han construido nuevos asentamientos judíos en tierras expropiadas. .

En otros lugares comenzaron intentos de “judaización” en toda regla. Después de 1967, el gobierno israelí comenzó a preocuparse por la falta de judíos que vivían en el norte y el sur del país y, por lo tanto, planeó aumentar la población en estas áreas. Ese cambio demográfico requirió la confiscación de tierras palestinas para la construcción de asentamientos judíos.

Peor fue la exclusión de los ciudadanos palestinos de estos asentamientos. Esta violación abierta del derecho de los ciudadanos a vivir donde quieran continúa hoy, y todos los esfuerzos de las ONG de derechos humanos en Israel para desafiar este apartheid han terminado hasta ahora en un fracaso total.

El Tribunal Supremo israelí sólo ha cuestionado la legalidad de esta política en unos pocos casos individuales, pero no en principio. ¿Imagínese si en el Reino Unido o en los Estados Unidos a los ciudadanos judíos o católicos se les impidiera por ley vivir en ciertos pueblos, vecindarios o quizás ciudades enteras? ¿Cómo puede conciliarse una situación así con la noción de democracia?

La ocupación no es democrática.

Por lo tanto, dada su actitud hacia dos grupos palestinos –los refugiados y los que viven en Israel– no se puede, de ninguna manera, asumir que el Estado judío sea una democracia.

Pero el desafío más obvio a esta suposición es la actitud implacable de Israel hacia un tercer grupo palestino: aquellos que han vivido bajo su dominio directo e indirecto desde 1967, en Jerusalén Este, Cisjordania y la Franja de Gaza. Desde la infraestructura legal establecida al comienzo de la guerra, pasando por el incuestionable poder absoluto de los militares en Cisjordania y alrededor de la Franja de Gaza, hasta la humillación de millones de palestinos como rutina diaria, la “única democracia” en Oriente Medio se comporta como una dictadura de la peor clase.

La principal respuesta israelí, diplomática y académica, a la última acusación es que todas estas medidas son temporales: cambiarán si los palestinos, dondequiera que estén, se comportan “mejor”. Pero si investigamos, por no decir vivimos en los territorios ocupados, comprenderemos lo ridículos que son estos argumentos.

Como hemos visto, los responsables políticos israelíes están decididos a mantener viva la ocupación mientras el Estado judío permanezca intacto. Es parte de lo que el sistema político israelí considera el status quo, que siempre es mejor que cualquier cambio. Israel controlará la mayor parte de Palestina y, dado que siempre incluirá una población palestina sustancial, esto sólo podrá lograrse a través de medios no democráticos.

Además, a pesar de todas las pruebas en contrario, el Estado israelí sostiene que la ocupación es civilizada. El mito aquí es que Israel tenía buenas intenciones de llevar a cabo una ocupación civilizada, pero se vio obligado a tomar medidas más duras debido a la violencia palestina.

En 1967, el gobierno trató a Cisjordania y la Franja de Gaza como parte natural de “Eretz Israel” –la tierra de Israel– y esta actitud ha continuado desde entonces. Cuando uno analiza el debate entre los partidos de derecha e izquierda en Israel sobre este tema, sus desacuerdos se han centrado en cómo lograr este objetivo, no en su validez.

Sin embargo, entre el público en general hubo un debate genuino entre los que podrían llamarse los “redentores” y los “guardianes”. Los “redentores” creían que Israel había recuperado el antiguo corazón de su patria y no podría sobrevivir en el futuro sin él. En cambio, los “guardianes” argumentaron que los territorios deberían intercambiarse por la paz con Jordania, en el caso de Cisjordania, y Egipto, en el caso de la Franja de Gaza. Sin embargo, este debate público tuvo poco impacto en cómo los principales responsables políticos estaban descubriendo cómo gobernar los territorios ocupados.

La peor parte de esta supuesta “ocupación civilizada” han sido los métodos del gobierno para administrar los territorios ocupados. Al principio, el área se dividió en espacios “árabes” y potencialmente “judíos”. Estas áreas palestinas densamente pobladas se volvieron autónomas, administradas por colaboradores locales bajo gobierno militar. Este régimen no fue sustituido por una administración civil hasta 1981.

Las otras áreas, los espacios “judíos”, fueron colonizadas con asentamientos judíos y bases militares. Esta política pretendía dejar a la población, tanto en Cisjordania como en la Franja de Gaza, en enclaves desconectados, sin espacios verdes ni posibilidad alguna de expansión urbana.

Las cosas sólo empeoraron cuando, poco después de la ocupación, Gush Emunim2 comenzó a establecerse en Cisjordania y la Franja de Gaza, afirmando seguir un mapa bíblico de colonización y no el del gobierno. A medida que penetraron en zonas palestinas densamente pobladas, el espacio dejado a los residentes se redujo aún más.

Lo que todo proyecto de colonización necesita principalmente es tierra; en los territorios ocupados esto sólo se logró mediante la expropiación masiva de tierras, deportando a personas de donde habían vivido durante generaciones y confinándolas en enclaves con hábitats difíciles.

Cuando se sobrevuela Cisjordania, se pueden ver claramente los resultados cartográficos de esta política: cinturones de asentamientos que dividen la tierra y dividen a las comunidades palestinas en comunidades pequeñas, aisladas y desconectadas. Las zonas de judaización separan aldeas de aldeas, aldeas de ciudades y, en algún momento, hacen separación dentro de una sola aldea.

Esto es lo que los académicos llaman la geografía del desastre, sobre todo porque estas políticas también resultaron ser un desastre ecológico: secando fuentes de agua y arruinando algunas de las partes más hermosas del paisaje palestino.

Además, los asentamientos se convirtieron en focos en los que el extremismo judío creció sin control, cuyas principales víctimas fueron los palestinos. Así, el asentamiento en Efrat arruinó el sitio del patrimonio mundial del valle de Wallajah, cerca de Belén, y el pueblo de Jafneh, cerca de Ramallah, que era famoso por sus canales de agua dulce, perdió su identidad como atracción turística. Estos son sólo dos pequeños ejemplos entre cientos de casos similares.

Destruir hogares palestinos no es democrático

La demolición de viviendas no es un fenómeno nuevo en Palestina. Como ocurre con muchos de los métodos más bárbaros de castigo colectivo utilizados por Israel desde 1948, fue concebido y aplicado por primera vez por el gobierno británico durante la Gran Revuelta Árabe de 1936-39.

Este fue el primer levantamiento palestino contra las políticas prosionistas del Mandato Británico, y el ejército británico tardó tres años en reprimirlo. En el proceso, demolieron alrededor de dos mil casas durante los distintos castigos colectivos aplicados a la población local.

Israel ha demolido viviendas desde casi el primer día de su ocupación militar de Cisjordania y la Franja de Gaza. El ejército voló cientos de casas cada año en respuesta a diversos actos cometidos por miembros individuales de la familia.

Israel ha demolido viviendas desde casi el primer día de su ocupación militar de Cisjordania y la Franja de Gaza. El ejército voló cientos de casas cada año en respuesta a diversos actos cometidos por miembros individuales de la familia.

Desde violaciones menores del régimen militar hasta la participación en actos violentos contra la ocupación, los israelíes se apresuraron a enviar sus topadoras para arrasar no sólo un edificio físico, sino también un foco de vida y existencia. En el área metropolitana de Jerusalén (así como dentro de las fronteras de Israel), la demolición también era un castigo por la ampliación no autorizada de una casa existente o por el impago de facturas.

Otra forma de castigo colectivo que ha vuelto recientemente al repertorio israelí es el bloqueo de casas. Imagina que todas las puertas y ventanas de tu casa están bloqueadas con cemento, mortero y piedras, por lo que no puedes retroceder ni recuperar nada que no hayas podido sacar a tiempo. Busqué detenidamente en mis libros de historia para encontrar otro ejemplo, pero no encontré evidencia de que una medida tan cruel se practicara en ningún otro lugar.

Aplastar la resistencia palestina no es democrático

Finalmente, bajo la “ocupación civilizada”, a los colonos se les permitió formar bandas de vigilantes para perseguir a la gente y destruir sus propiedades. Estas pandillas han cambiado su enfoque a lo largo de los años.

Durante la década de 1980, utilizaron el terror real: desde herir a líderes palestinos (uno perdió las piernas en un ataque de ese tipo) hasta considerar volar las mezquitas en Haram al-Sharif (Explicación de las Mezquitas) de Jerusalén.

Este siglo, han acosado diariamente a los palestinos: arrancando sus árboles, destruyendo sus ingresos y disparando al azar contra sus casas y vehículos. Desde el año 2000, se han registrado al menos cien ataques de este tipo por mes en algunas zonas, como Hebrón, donde los quinientos colonos, con la colaboración silenciosa del ejército israelí, acosan a los residentes que viven en las cercanías de una manera aún más brutal.

Entonces, desde el comienzo de la ocupación, los palestinos tuvieron dos opciones: aceptar la realidad del encarcelamiento permanente en una megaprisión durante mucho tiempo o arriesgarse al poder del ejército más fuerte de Medio Oriente. Cuando resistieron –como lo hicieron en 1987, 2000, 2006, 2012, 2014 y 2016– les dispararon como si fueran soldados y unidades de un ejército convencional. Así, pueblos y ciudades fueron bombardeados como si fueran bases militares y la población civil desarmada fue atacada como si fuera un ejército en el campo de batalla.

Ahora sabemos demasiado sobre la vida bajo la ocupación, antes y después de los Acuerdos de Oslo, como para tomar en serio la afirmación de que la no resistencia garantizará menos opresión. Prisiones sin juicio, como tantas vividas a lo largo de los años; la demolición de miles de viviendas; la muerte y lesiones de personas inocentes; el drenaje de pozos de agua: todo esto es testimonio de uno de los regímenes contemporáneos más duros de nuestros tiempos.

Amnistía Internacional documenta anualmente la naturaleza de la ocupación de forma muy exhaustiva. Lo siguiente es de su informe de 2015:

En Cisjordania, incluida Jerusalén Oriental, las fuerzas israelíes cometieron asesinatos ilegítimos de civiles palestinos, incluidos niños, y detuvieron a miles de palestinos que protestaban o se oponían a la continua ocupación militar de Israel, manteniendo a cientos de ellos en detención administrativa. La tortura y otros malos tratos siguieron siendo frecuentes y cometidos con impunidad.
Las autoridades continuaron promoviendo asentamientos ilegales en Cisjordania y restringieron severamente la libertad de movimiento de los palestinos, endureciendo aún más las restricciones en medio de una escalada de violencia a partir de octubre que incluyó ataques contra civiles israelíes por parte de palestinos y aparentes ejecuciones extrajudiciales por parte de fuerzas israelíes. Los colonos israelíes en Cisjordania han atacado a los palestinos y sus propiedades con total impunidad. La Franja de Gaza permaneció bajo un bloqueo militar israelí que impuso castigos colectivos a sus habitantes. Las autoridades continuaron demoliendo viviendas palestinas en Cisjordania y dentro de Israel, particularmente en aldeas beduinas de la región de Negev/Naqab, y desalojaron por la fuerza a sus residentes.

Veamos esto por etapas. En primer lugar, los asesinatos, lo que el informe de Amnistía llama “asesinatos ilegales”: alrededor de quince mil palestinos han sido asesinados “ilegalmente” por Israel desde 1967. Entre ellos, dos mil niños.

Detener a palestinos sin juicio no es democrático

Otra característica de la “ocupación civilizada” es el encarcelamiento sin juicio. Uno de cada cinco palestinos en Cisjordania y la Franja de Gaza ha tenido esta experiencia.

Es interesante comparar esta práctica israelí con políticas estadounidenses similares del pasado y del presente, ya que los críticos del movimiento de Boicot, Desinversión y Sanciones (BDS) afirman que las prácticas estadounidenses son mucho peores. De hecho, el peor ejemplo estadounidense fue el encarcelamiento sin juicio de cien mil ciudadanos japoneses durante la Segunda Guerra Mundial, con treinta mil detenidos posteriormente en el marco de la llamada “guerra contra el terrorismo”.

Ninguna de estas cifras se acerca siquiera al número de palestinos que han pasado por este proceso: incluidos los muy jóvenes, los ancianos y los encarcelados durante largos períodos.

La detención sin juicio es una experiencia traumática. No conocer los cargos en su contra, no tener contacto con un abogado y casi ningún contacto con su familia son sólo algunas de las preocupaciones que lo afectarán como prisionero. Más brutalmente, muchos de estos arrestos se utilizan como medio para presionar a la gente para que colabore.

La detención sin juicio es una experiencia traumática. No conocer los cargos en su contra, no tener contacto con un abogado y casi ningún contacto con su familia son sólo algunas de las preocupaciones que lo afectarán como prisionero. Más brutalmente, muchos de estos arrestos se utilizan como medio para presionar a la gente para que colabore. Difundir rumores o avergonzar a las personas por su supuesta o real orientación sexual también se utilizan a menudo como métodos para presionar a las personas para que colaboren.

En cuanto a la tortura, el confiable sitio web Middle East Monitor publicó un desgarrador artículo que describe los doscientos métodos utilizados por los israelíes para torturar a los palestinos. La lista se basa en un informe de la ONU y en un informe de la organización israelí de derechos humanos B’Tselem. Entre otros métodos, incluye palizas, encadenar a los prisioneros a puertas o sillas durante horas, echarles agua fría y caliente, separar dedos y torcer testículos.

Israel no es una democracia

Por lo tanto, lo que debemos cuestionar aquí no es sólo la pretensión de Israel de mantener una ocupación civilizada, sino también su pretensión de ser una democracia. Tal comportamiento hacia millones de personas bajo su gobierno invalida tal fraude político.

Sin embargo, aunque grandes sectores de las sociedades civiles de todo el mundo niegan la afirmación de Israel de ser una democracia, sus elites políticas, por diversas razones, todavía lo tratan como un miembro del exclusivo club de estados democráticos. En muchos sentidos, la popularidad del movimiento BDS refleja las frustraciones de estas sociedades con las políticas de sus gobiernos hacia Israel.

Para la mayoría de los israelíes, estos contraargumentos son, en el mejor de los casos, irrelevantes y, en el peor, maliciosos. El Estado israelí se aferra a la opinión de que es un ocupante civilizado. El argumento de la “ocupación civilizada” propone que, según el ciudadano judío promedio en Israel, los palestinos están mucho mejor bajo la ocupación y no tienen ninguna razón en el mundo para resistirla, y menos aún por la fuerza. Los partidarios acríticos de Israel en el extranjero también aceptan estas suposiciones.

Hay, sin embargo, sectores de la sociedad israelí que reconocen la validez de algunas de las declaraciones aquí hechas. En la década de 1990, con distintos grados de convicción, un número significativo de académicos, periodistas y artistas judíos expresaron sus dudas sobre la definición de Israel como democracia.

Se necesita algo de coraje para desafiar los mitos fundamentales de su propia sociedad y estado. Por eso muchos de ellos abandonaron más tarde esta valiente posición y volvieron a seguir la línea general.

Sin embargo, durante un tiempo en la última década del siglo pasado, produjeron obras que desafiaron la asunción de un Israel democrático. Retrataron a Israel como perteneciente a una comunidad diferente: la de naciones no democráticas. Uno de ellos, el geógrafo Oren Yiftachel de la Universidad Ben-Gurion, describió a Israel como una etnocracia, un régimen que gobierna un Estado étnico mixto con una preferencia legal y formal por un grupo étnico sobre todos los demás. Otros fueron más allá y etiquetaron a Israel como un estado de apartheid o un estado de colonialismo.

En resumen, cualquiera que sea la descripción que ofrecieran estos académicos críticos, la “democracia” no estaba entre ellas.

Ilan Pappe es un historiador y activista socialista israelí. Es profesor de la Facultad de Ciencias Sociales y Estudios Internacionales de la Universidad de Exeter, director del Centro Europeo de Estudios Palestinos de la universidad y codirector del Centro de Estudios Etnopolíticos de Exeter. Entre sus publicaciones más recientes se encuentran Diez mitos sobre Israel y Nuestra visión sobre la liberación (en inglés, junto con Ramsi Baroud).
1. Referencia a la guerra lanzada en 1956 por Francia e Inglaterra, en la que participó Israel, tras la nacionalización del Canal de Suez por el líder nacionalista Gamal Abdel Nasser.
2. Gush Emunim (Bloque de los Fieles en traducción libre del hebreo) fue un movimiento activista ultranacionalista judío ortodoxo israelí de derecha creado después de la guerra de Israel de 1973. Estaba comprometido con el establecimiento de asentamientos judíos en Cisjordania, la Franja de Gaza y en los Altos del Golán.

Original en No, Israel no es una democracia

Por Ilan Pappe, de Inglaterra. Traducción de Waldo Mermelstein, del portal Esquerda Online

Visitas: 6

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

RSS
Follow by Email