Livio Maitan, un gigante olvidado del marxismo italiano

 

 

Livio Maitán (1923-2004) pertenecía a un mundo perdido, el de los revolucionarios profesionales cuyas luchas y sacrificios marcaron profundamente la historia del siglo XX. El historiador Enzo Traverso rinde homenaje a uno de los activistas-intelectuales más creativos de la izquierda italiana.

***

Este año se cumple el centenario del nacimiento del marxista italiano Livio Maitan. Livio Maitan, una figura notable de la izquierda radical, que murió en 2004, es casi un desconocido para la última generación de activistas políticos. Su trayectoria intelectual y política se enmarca en la historia de una era ardiente y sangrienta que terminó en los años 1990, entre el fin de la Guerra Fría y los atentados del 11 de septiembre de 2001.

Durante cincuenta años, entre los años 1940 y 1990, Maitan fue una de las principales figuras de la Cuarta Internacional trotskista, junto a Pierre Frank (1905-1984) y Ernest Mandel (1923-1995). Estratega y organizador incansable, ejerció gran influencia sobre muchas de las decisiones cruciales de la Cuarta Internacional, aunque era menos colorido y extravagante que algunos de sus otros líderes, y apareció sólo brevemente como personaje en Redemption (1990), de Tariq Ali . Novela satírica sobre la Cuarta Internacional.

En su país natal, Italia, Livio Maitan era una figura pública de la izquierda radical. Recientemente, una conferencia en la Biblioteca Nacional de Roma discutió su legado, con la participación de muchos representantes destacados de la izquierda italiana, desde Fausto Bertinotti (1940-) hasta Luciana Castellina (1929-).

A cien años del nacimiento de Livio Maitán y a casi veinte años de su muerte, su legado merece una reflexión retrospectiva. Visto en este amplio horizonte, me parece muy lejano a nuestro tiempo. Pertenece a un mundo que ya no existe y quizás por eso sea importante para nuestra conciencia histórica.

Revolucionarios profesionales

Livio Maitán interpretó una figura noble, a la vez heroica y trágica, que marcó profundamente la historia del siglo XX: el revolucionario profesional. Conviene centrarse en la definición de este término. Los revolucionarios no han desaparecido: todavía hay algunos hoy, y probablemente sean más numerosos de lo que pensamos. Pero si el siglo XXI ya ha vivido revoluciones, la figura del revolucionario profesional pertenece al pasado.

Con la excepción de unos pocos movimientos de liberación nacional en el Sur, los revolucionarios profesionales pertenecen a una época en la que la división del trabajo, los partidos políticos y la esfera pública estaban estructurados de manera diferente. Sobre todo, pertenecen a una época en la que la revolución era un horizonte de expectativa o, parafraseando a Ernst Bloch (1885-1977), una utopía concreta, necesaria y posible, que había penetrado en el universo mental de millones de seres humanos.

Los revolucionarios profesionales eran hombres y mujeres para quienes la revolución no era sólo un proyecto al que unirse o por el que luchar, sino una forma de vida, una elección que guiaba y moldeaba toda su existencia. Esta elección involucraba profundas motivaciones políticas, culturales e ideológicas, que podían ser cuestionadas, reconsideradas o rectificadas, pero que constituían el punto de partida de la experiencia de la realidad.

Se podría decir que estos revolucionarios superaron la dicotomía de Max Weber (1864-1920) entre la política como vocación y la política como profesión. Pero hay que añadir que para los revolucionarios profesionales la política era todo menos una oportunidad para hacer una “carrera”. Fue una elección que implicó más bien la renuncia total a cualquier carrera bien remunerada, respetable y prestigiosa. Fue la elección de ser parte de una especie de contrasociedad.

Ser un revolucionario profesional significaba aceptar vivir de manera muy modesta, a menudo en condiciones materiales precarias. Cuando las finanzas de su movimiento no permitían un salario exiguo, estos hombres y mujeres podían escribir para periódicos y revistas, traducir y editar libros, o en ocasiones impartir seminarios en universidades, como también lo hacía Livio Maitán. Pero no se trataba de opciones profesionales, sino de expedientes que les permitían realizar su principal actividad: la preparación de la revolución.

Esta elección de vida creó personajes entre bohemios y monjes, divididos entre la libertad total y la más estricta autodisciplina, entre el rechazo de todas las convenciones y un cierto ascetismo. Max Weber describió la ética laboral protestante como una forma de ascetismo “interior”. Creo que existía una ética similar entre los revolucionarios profesionales. Los rebeldes, escribe Hannah Arendt (1906-1975) en La tradición oculta (1943), eran “marginales” conscientes, no porque fueran miserables (aunque no tenían una herencia que defender), sino porque asumieron conscientemente su marginalidad.

Estilo de vida

Uno de los grandes méritos de Livio Maitán fue evitar los peligros del sectarismo y el dogmatismo a los que tal marginalidad inevitablemente expone a estos revolucionarios profesionales. En su cultura y temperamento, era bastante diferente de los líderes carismáticos de pequeñas sectas, un flagelo que ha salpicado la historia de los movimientos revolucionarios, particularmente el movimiento trotskista. Su culpa fue más bien un pudor excesivo que limitó sus ambiciones personales.

Esta elección de vida tenía obviamente una base moral sólida. Es la elección de la lucha contra la opresión y la injusticia, la convicción de que los dominados pueden cambiar el mundo, la apuesta por la capacidad de los hombres de emanciparse. Como la revolución era un horizonte global, orientó a estos hombres y mujeres hacia el cosmopolitismo.

Livio Maitán encarna esta tradición. Como líder de la Cuarta Internacional, dedicó gran parte de su vida a viajar de un país a otro, asistir a congresos públicos y reuniones clandestinas, discutir con dirigentes de partidos, movimientos, sindicatos, grupos de cuatro continentes. Sus libros son un testimonio elocuente de esta actividad.

La combinación de estas características –el rechazo de una carrera y la aceptación de una precariedad permanente con convicciones sólidas, un fuerte impulso moral y una movilidad extrema– indica que la vida del revolucionario profesional fue también una vida de sacrificios, que son la otra cara de la no -conformismo. Sobre todo, la renuncia a una vida normal.

En muchos casos, las vidas de los revolucionarios profesionales no escaparon a las jerarquías de género de una sociedad patriarcal. Muchos dependían de sus parejas femeninas que criaban a sus hijos o tenían un empleo estable.

Livio Maitán nunca me habló de su vida privada, de la que era muy tímido. Su autobiografía, La strada percorsa (El camino tomado, 2002), es exclusivamente política y apenas menciona a sus amores, a sus compañeros o a sus hijos, quienes aparentemente se lo reprocharon. Es también una de las consecuencias de elegir la revolución como forma de vida.

Publicaciones periféricas

Esta elección existencial repercutió inevitablemente en sus ambiciones intelectuales. Livio Maitán dejó una obra abundante, muy rica en la variedad de temas abordados, la originalidad y la profundidad de los análisis. Pero estos análisis casi siempre han quedado relegados a los periódicos y revistas de la Cuarta Internacional, o a las editoriales que se crearon en su periferia.

En Italia, el público lo conoció principalmente como traductor y divulgador de León Trotsky . Tenía una formación clásica y una gran cultura, pero escribía sobre todo para intervenir en debates estratégicos y lanzar controversias políticas, buscando orientar una organización o profundizar teóricamente problemas que tuvieran relevancia política. No creo que jamás haya intentado escribir un ensayo para satisfacer un deseo intelectual personal o íntimo.

Hombre de partido, nunca buscó escribir obras teóricas ambiciosas, como las de sus camaradas más cercanos como Ernest Mandel o Daniel Bensaïd . Personalmente lamento este sacrificio voluntario de Livio Maitán. Es fruto de una gran modestia y humildad pero también, probablemente, de una cierta miopía política.

La historia del trotskismo en Italia habría sido diferente si hubiera encontrado una base histórica, una definición política y una elaboración teórica más sólidas. Nunca tuvo el brillo teórico del operaismo , cuyos fundamentos fueron sentados primero por la revista Quaderni Rossi (1961-1966) y por la obra de Mario Tronti Ouvriers et Capital , luego por las obras posteriores de Toni Negri. Livio Maitán era el único que podía realizar tal tarea, pero creía que la prioridad era traducir y difundir las obras de Trotsky.

En las décadas siguientes, decidió confiar sus intervenciones sobre la crisis del marxismo, Antonio Gramsci o la historia del Partido Comunista Italiano (PCI) a pequeñas editoriales que nunca llegaron a un público más amplio. Me temo que esto es el resultado de una elección más que de circunstancias objetivas.

Esta elección estaba anclada en una forma de vida. Livio Maitán escribía para una organización y sus lectores eran activistas. Así han procedido siempre los revolucionarios profesionales, desde Rosa Luxemburgo hasta Vladimir Lenin y León Trotsky, y él ha seguido su camino.

Mario Tronti (1931 – 2023) y Toni Negri (1933 -), por su parte, fueron profesores universitarios, al igual que Ernest Mandel o Daniel Bensaïd. El hecho de que compartieran experiencias, debates y elecciones con personalidades como Livio Maitán, mientras participaban en las instancias directivas del mismo movimiento, no les impidió pertenecer también a otro mundo social que les permitió ser a la vez intelectuales públicos y líderes políticos. Esto es quizás lo que le faltaba al trotskismo italiano en los años 1960, en el momento de su mayor influencia.

Entre la historia y la política

Pasemos ahora de la vida de Livio Maitán a su obra. Si la historia le ha dado la razón, no ocurre lo mismo con la política, para utilizar las palabras de la feminista italiana Lidia Cirillo . Como señaló Reinhart Koselleck , no son los ganadores los que tienen mejores resultados en la historia. La contribución más profunda al conocimiento del pasado proviene de los vencidos, cuya mirada no es apologética sino crítica.

Livio Maitán defendió causas justas que casi siempre fueron derrotadas. A sus veinte años tomó la decisión correcta al participar en la resistencia antifascista y luego unirse a la Cuarta Internacional, rechazando el chantaje de la Guerra Fría que dividió al mundo en bloques opuestos. Tenía razón al no querer elegir entre el imperialismo estadounidense y el estalinismo.

La elección de convertirse en trotskista en Italia a finales de la década de 1940 no fue natural ni obvia. Ser un comunista herético y antiestalinista es condenarse al aislamiento, y pocas personas eligieron este camino. Pero esta elección salvó el honor de la izquierda.

Maitán tradujo el libro de Trotsky La revolución traicionada (1936) en 1956, año de la invasión soviética de Hungría. Unos años más tarde, publicó con Einaudi un volumen sobre el legado de Trotsky y luego tradujo los textos de los disidentes de izquierda polacos Jacek Kuroń y Karol Modzelewski .

En Italia, fue una de las pocas personas que condenó el estalinismo sin caer en el anticomunismo. Muchos de los socialistas que conoció en el período de posguerra siguieron este último camino, al igual que intelectuales como Nicola Chiaromonte e Ignazio Silone , quienes eventualmente se alinearon con el Congreso por la Libertad Cultural.

Su decisión de apoyar las revoluciones anticoloniales en lo que entonces se llamaba el “Tercer Mundo” fue igualmente correcta. En el caso de Livio Maitán, este apoyo fue entusiasta, generoso y concreto, y fluyó naturalmente del cosmopolitismo revolucionario mencionado anteriormente. Fue un viajero de la revolución mundial, de Chile a Argentina, de Bolivia a México y de Argelia a Irán.

Sus escritos sobre estos movimientos revolucionarios ilustran claramente este compromiso. De estas experiencias nacieron muchas amistades y, en ocasiones, amargos conflictos. A estas revoluciones aportó ideas, experiencias y el apoyo material que la Cuarta Internacional podía ofrecer.

Entrismo Sui Generis

La cuestión de lo que llamamos entrismo en los partidos comunistas es más compleja. Es una estrategia de la que Livio Maitán fue una de las principales inspiraciones, desde 1952. En su concepción, el entrismo no es una operación conspirativa destinada a infiltrarse en los aparatos o preparar clandestinamente escisiones, según una visión maquiavélica de la política totalmente ajena a a él. La estrategia que él prefiere, llamada “ entrismo sui generis ”, se basa en la observación objetiva de la fuerza del comunismo.

El caso italiano es una prueba contundente de ello. En la década de 1950, el PCI reunía a más de dos millones de miembros y tenía un arraigo social impresionante, así como un aura extraordinaria resultante de la resistencia antifascista. Esta fuerza ha dado dignidad y representación política a millones de trabajadores, cumpliendo una función insustituible en la defensa de sus intereses sociales y, en muchos casos, una función educativa para su educación y desarrollo cultural.

El PCI era un partido lleno de contradicciones, vertical y autoritario, con una brecha aterradora entre sus líderes y su base, a menudo apenas alfabetizada. El PCI era un partido estalinista que tenía vínculos orgánicos con Moscú, pero había ayudado a construir una república democrática en Italia. Unirse a este partido para hacer oír una voz disidente fue la elección correcta, motivada por el rechazo al sectarismo.

Pero la Italia de la posguerra estaba cambiando a una velocidad vertiginosa. Su sociología está cambiando, la clase obrera está cambiando desde dentro, inmensas masas se están desplazando del campo a las ciudades y del sur al norte. Durante el mismo período surgió la universidad de masas y apareció una nueva generación rebelde.

El trotskismo italiano se convirtió en la expresión de este profundo cambio. Basta pensar en la experiencia efímera pero significativa de un semanario como La Sinistra o la creación de una editorial como Samonà e Savelli , que funcionó durante veinte años como el equivalente italiano de las ediciones francesas Maspero o de la británica Verso. Paradójicamente, Livio Maitán y sus camaradas no entendieron todas las implicaciones.

En su autobiografía, Livio Maitán menciona el retraso fatal con el que su corriente decidió poner fin a su práctica del entrismo, entre finales de 1968 y principios de 1969, al tiempo que atribuye este “reflejo inconscientemente conservador” a consideraciones puramente tácticas. De hecho, creo que no entendió la dimensión política de las profundas transformaciones que se estaban produciendo en Italia. Su cultura lo llevó a ver el movimiento obrero a través del prisma exclusivo del PCI y los sindicatos, pero esta comprensión de la realidad se estaba volviendo obsoleta.

A lo largo de 68

Había surgido una nueva clase obrera que no quería la “emancipación del trabajo” (según la antigua visión socialdemócrata) sino que practicaba el “rechazo del trabajo” (rifiuto del trabajo ) . Han aparecido estudiantes que ya no luchan por el derecho a estudiar (ahora adquirido en gran medida) sino por una crítica radical de la “universidad burguesa” y de la sociedad de mercado. Una nueva generación sale a la calle y quiere ser protagonista y sujeto del cambio.

El PCI, que siempre ha mirado con recelo todo lo que escapaba a su control, no pudo canalizar esta revuelta. El operaísmo , con su teoría del “trabajador de masas” y de la “composición de clases”, entendió mejor lo que estaba sucediendo, y esta es quizás una de las razones por las que se convirtió en la corriente

Por supuesto, muchas de las críticas que Bandiera Rossa , el semanario trotskista italiano, dirigió a grupos de la Nueva Izquierda como Lotta Continua y Potere Operaio fueron relevantes. Sin embargo, cuando se trata de diagnosticar las tendencias subyacentes de la época, el operaismo es más profético. Livio Maitán había criticado las “distorsiones teóricas” de este movimiento sin detectar sus premisas históricas.

En este sentido, la política de 1968 demostró que estaba equivocado. Creía que el PCI canalizaría una nueva ola de radicalización política estudiantil, feminista y de la clase trabajadora. Cuando comprendió que esta radicalización se había producido fuera de los partidos tradicionales de izquierda, ya era demasiado tarde. A principios de la década de 1960, los trotskistas dirigían la mayoría de las federaciones juveniles del Partido Comunista. En 1968, una gran parte de sus miembros y dirigentes habían abandonado el partido y se habían unido a las fuerzas de una naciente izquierda radical.

El trotskismo italiano nunca pudo establecer un diálogo efectivo con el operaísmo que constituía la columna vertebral intelectual de la Nueva Izquierda en Italia. En 1964, una mesa redonda entre Bandiera Rossa y Quaderni Rossi reunió a pensadores como Vittorio Rieser (1939-2014), Raniero Panzieri (1921-1964) y Renzo Gambino (1922-1972), pero no tuvo seguimiento. Esta fue una oportunidad perdida, ya que esta confrontación habría sido fructífera para ambas corrientes y tal vez incluso hubiera resultado en un resultado diferente para los esfuerzos de la Nueva Izquierda durante la década siguiente.

Durante la década de 1970, al darse cuenta de que la temporada de entrismo había terminado, Livio Maitán creyó que el papel de los trotskistas era proporcionar un programa para la unificación de la extrema izquierda. Pero lo hicieron proponiendo un modelo de partido leninista que era exactamente lo que la Nueva Izquierda, de manera pragmática y confusa, estaba tratando de superar. La política le ha demostrado una vez más que estaba equivocado.

Días de guerrilla

Es sorprendente el contraste entre el “reflejo inconscientemente conservador” que le impidió comprender las transformaciones en curso en Italia y la carrera precipitada, no sé cómo definirla de otra manera, que le impulsó, al mismo tiempo, a teorizar la estrategia estratégica. La elección de la guerra de guerrillas en América Latina. Livio Maitán fue uno de los principales inspiradores de esta estrategia, responsable de redactar las resoluciones del Noveno Congreso de la Cuarta Internacional en 1969, que fueron sustancialmente reafirmadas por el siguiente congreso en 1974.

En Italia, critica el terrorismo de las Brigadas Rojas, que paraliza los movimientos de masas y empuja al gobierno a un “estado de excepción” represivo. En Argentina, en cambio, un país donde la experiencia cubana no se puede repetir, apoya la guerra de guerrillas del Ejército Revolucionario del Pueblo (ERP), la emanación militar de la sección argentina de la Cuarta Internacional. El gobierno argentino incluso le pidió mediar para la liberación de un ejecutivo de FIAT secuestrado por un comando del ERP.

El giro hacia la guerra de guerrillas ha tenido resultados catastróficos y un costo muy alto en vidas humanas. Livio Maitán vivió muchas de estas muertes y les rindió homenaje en su autobiografía, pero nunca discutió seriamente los resultados de esta estrategia. En su historia de la Cuarta Internacional se limita a un relato sobrio, a veces imbuido de un tono apologético, que no llega al fondo de las cosas. En el prefacio del libro, Daniel Bensaïd lo califica con indulgencia de “incompleto y parcial”.

Livio Maitán compartió con una generación de revolucionarios latinoamericanos la ilusión de que la guerra de guerrillas sería el camino hacia la revolución para todo el continente. No sólo lo compartió desde fuera, sino que fue uno de sus responsables, como teórico y estratega.

Fue mucho más lúcido a la hora de interpretar la revolución cultural china. Él ve en este período de turbulencia no una explosión libertaria, sino una crisis de régimen marcada por la confrontación violenta entre dos fracciones de la burocracia comunista, un conflicto que Mao logró superar movilizando a la base del partido. Sus análisis son buenos y el libro que dedica a la revolución cultural sigue siendo una de sus obras más importantes, aunque sus advertencias contra la influencia del maoísmo sólo tuvieron un impacto limitado en la izquierda radical.

El camino de la resistencia

Incluso al final de su vida, la historia le dio la razón a Livio Maitan y la política a lo contrario cuando participó con generosidad y entusiasmo en la experiencia de Rifondazione Comunista (Refundación Comunista). Tras la caída del Muro de Berlín y el colapso de la Unión Soviética, no se resignó al triunfo del capitalismo en su versión más ostensiblemente obscena, la del neoliberalismo, sino que inmediatamente se comprometió, con tenacidad estoica, en el camino de la resistencia. .

No compartía la ilusión de Ernest Mandel, que había creído por un momento que Alemania había vuelto a convertirse, a finales de los años 1980, en el núcleo de la revolución mundial, el vínculo entre una revolución anticapitalista y Occidente y una revolución anticapitalista. -Revolución burocrática en el mundo del “socialismo realmente existente”. Recuerdo una conversación en 1991 en la que me dijo que habíamos retrocedido casi dos siglos y que debíamos empezar de cero, como los orígenes del movimiento obrero. Pero esta perspectiva no le desanimó.

La política le demostró que estaba equivocado, no porque fuera un error participar en la construcción de Rifondazione , sino porque no entendió que este partido respondía al advenimiento de un nuevo siglo y a una derrota histórica con las herramientas, estructuras e ideas de el pasado. Hubo un intento de síntesis entre los movimientos antiglobalización de principios de la década de 2000 y el nuevo partido, pero fracasó.

Livio Maitán encarnó la revolución tal como fue concebida y vivida en el siglo XX, una época heroica y trágica que ya no existe. Vale la pena recordar y reflexionar críticamente su legado, pero la izquierda radical de nuestro siglo seguirá otros caminos.

*Enzo Traverso: es historiador, profesor de la Universidad de Cornell en Estados Unidos y autor de numerosas obras –entre ellas  Nazi Violence  (La Fabrique, 2002),  Melancholy of the Left  (La Découverte, 2016),  Les Nouveaux visages du fascisme ( La Fabrique , 2002)  , Textuel, 2016) – y artículos, varios de los cuales aparecieron en  Contretemps Su último trabajo es Revolución: una historia intelectual .

Artículo publicado originalmente por Jacobin .

 

Traducción de Christian Dubucq para Contretemps.

 

Tomado de: Contretemps

Visitas: 12

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

RSS
Follow by Email