El imperialismo, la larga depresión y la ilusión BRICS: Entrevista con Michael Roberts*

*Michael Roberts es un activista político y economista que trabajó en la City de Londres, donde observó de cerca las maquinaciones del capitalismo global desde dentro de la guarida del dragón. También es autor de La larga depresión: el marxismo y la crisis global del capitalismo y el capitalismo en el siglo XXI: a través del prisma del valor (con Guglielmo Carchedi). En una conversación con **Federico Fuentes para LINKS International Journal of Socialist Renewal , Roberts habla sobre las realidades del imperialismo actual y cuánto (o qué poco) ha cambiado desde que Vladimir Lenin escribió su libro sobre el tema.

Tras el fin de la Guerra Fría, la política global parecía dominada por una mayor integración económica (globalización) y guerras que buscaban reforzar el papel del imperialismo estadounidense como único hegemón global (unipolaridad). Sin embargo, en años más recientes parece que se está produciendo un cambio. Con Estados Unidos obligado a retirarse de Afganistán, una mayor rivalidad entre Estados Unidos y China, la guerra de Rusia contra Ucrania y el ascenso de los BRICS, parecemos estar asistiendo a una ruptura del proceso de globalización y hegemonía estadounidense, y a un giro hacia el proteccionismo. , bloques comerciales en conflicto y una posible guerra. ¿Consideras que esto es así? En términos generales, ¿cómo entiende usted la dinámica actual en juego dentro del capitalismo global?

La “gran moderación” (economías de rápido crecimiento, libres de inflación y crisis) y “el fin de la historia” (el fin de los conflictos geopolíticos y de clases) fueron proclamados por los principales economistas y estrategas políticos al final de la Guerra Fría. Esto resultó ser una ilusión de corta duración. La globalización (aumento del libre comercio y los flujos de capital) se desintegró bajo el impacto de la crisis financiera mundial y la gran recesión de 2008-9. En la década de 2010 siguió lo que he llamado una Larga Depresión, con bajos niveles de comercio, productividad y crecimiento de la inversión, engendrados por la baja rentabilidad del capital. El crecimiento del comercio anual cayó incluso por debajo del menor crecimiento del PIB real per cápita en las principales economías. La inversión en activos productivos se desaceleró a medida que el capital pasó a la especulación en lo que Karl Marx llamó capital ficticio (activos financieros). impulsado por la menor rentabilidad de la inversión productiva. La crisis pandémica de 2020 agravó todo esto.

En consecuencia, los conflictos geopolíticos no desaparecieron, sino que se intensificaron con Irak y Afganistán en la primera década del siglo XXI; la Primavera Árabe de la década de 2010, y ahora Ucrania, Nagorno-Karabaj y la creciente tensión en Asia por Taiwán en la década de 2020.

Durante el siglo pasado, hemos visto el término imperialismo utilizado para definir diferentes situaciones y, en ocasiones, ser reemplazado por conceptos como globalización y hegemonía. Ante esto, ¿qué valor queda en el concepto de imperialismo y cómo se define imperialismo? 

El imperialismo como concepto sigue siendo relevante, más que nunca. Con el desarrollo del capitalismo en todas partes del mundo durante el siglo XX, la colonización (control político y militar de los países) dio paso al imperialismo económico moderno. Los países imperialistas dominantes controlan el resto del mundo mediante la explotación económica; es decir, a través de la inversión extranjera, el poder financiero (crédito/deuda) y el comercio internacional. Ésta es la esencia del imperialismo moderno.

Defino el imperialismo moderno principalmente en términos económicos: la transferencia sistemática y sostenida de plusvalía en forma de ganancias, rentas e intereses desde la periferia (que representa el 90% de la población mundial) al bloque dominante (que representa el 10% restante). . Estas transferencias se efectúan por: la superioridad tecnológica en el comercio (un proceso de intercambio desigual); monopolización de sectores clave; repatriación de ganancias por parte de multinacionales; explotación de mano de obra barata en la periferia; acumulación de crédito/deuda con la periferia; y la extracción de recursos naturales. Las estimaciones varían sobre el tamaño de esta transferencia de valor, pero es entre 5 y 10 veces lo que los países periféricos reciben en “ayuda exterior” cada año y añade aproximadamente entre un 3 y un 5% al ​​PIB anual del bloque imperialista.

Los debates actuales de la izquierda sobre el imperialismo a menudo se remontan al libro de Vladimir Lenin sobre el tema. ¿Cuántas de las características principales del imperialismo esbozadas en el libro de Lenin siguen siendo relevantes hoy y qué elementos, si es que hubo alguno, han sido reemplazados por acontecimientos posteriores? 

El análisis de Lenin, publicado en 1915, fue el primer análisis marxista integral de la naturaleza del imperialismo. Se basó hasta cierto punto en el trabajo de algunos prekeynesianos radicales, como John Hobson, pero Lenin dejó su propia huella. Sostuvo que el imperialismo había dado un giro mucho más amplio que el colonialismo anterior mediante la exportación de capital a todas partes del mundo para aumentar la rentabilidad del capital. Esta expansión del capital financiero estuvo dominada por sólo unos pocos países. Sugirió que se trataba de una nueva y “última etapa” del capitalismo, que finalmente se había vuelto global a fines del siglo XIX.

En mi opinión, lo que Lenin pasó por alto fue que la expansión imperialista se produjo porque la rentabilidad del capital en los países imperialistas había disminuido; La crisis de rentabilidad se manifestó en la depresión de las décadas de 1880 y 1890. Esto impulsó el capital al extranjero y aumentó la rivalidad entre las principales potencias que finalmente condujo a la guerra mundial.

Lo que ha superado el análisis de Lenin es el surgimiento de una nueva potencia hegemónica que reemplazó el papel de Gran Bretaña en el siglo XIX. Fue necesaria otra guerra mundial para resolver esto, pero Estados Unidos se convirtió en la potencia dominante. Estableció las reglas del comercio y las finanzas internacionales y lideró al mundo en destreza industrial y militar. La Pax Americana se estableció al menos hasta principios de los años 1970. Después de eso entramos en un período de relativo declive de la hegemonía estadounidense, como ocurrió con Gran Bretaña después de 1850.

Pero la esencia de lo que Lenin describió en 1915 permanece: unas pocas economías líderes en un bloque imperialista que dominan el resto del mundo a través de mejor tecnología, poder financiero y comercio, así como superioridad militar.

¿Qué peso relativo tienen hoy los mecanismos de explotación imperialista, en comparación con el pasado?

El colonialismo fue la extracción directa de recursos y mano de obra (esclavitud) a través de la ocupación y el control político y militar. Esto generalmente ya se acabó. Pero, en muchos sentidos, la explotación laboral en la periferia es aún mayor y más destructiva que en la era colonial. Ahora, la transferencia de valor de los países pobres al bloque imperialista se realiza a través del llamado libre comercio y flujos libres de capital y crédito. La extracción de recursos naturales y la explotación de la mano de obra se “pagan” con dinero, pero es un intercambio desigual en el que se transfiere valor a través de los mercados internacionales.

Por supuesto, el dominio militar y político persiste, pero es una respuesta al dominio económico. El mundo del capital está vinculado al ejército. Por ejemplo, Ucrania quiere ser parte de la Unión Europea, pero también de la OTAN. El creciente conflicto económico sobre comercio y tecnología entre Estados Unidos y China está llevando a una confrontación política sobre Taiwán.

Las potencias imperialistas originales construyeron su riqueza y su poder militar a partir de la conquista colonial y el saqueo de las sociedades precapitalistas. ¿Siguen siendo las únicas potencias imperialistas? Si es así, ¿por qué? ¿Ha pasado algún Estado-nación de no imperialista a imperialista? De ser así, ¿cómo se han establecido las bases económicas de las nuevas fuerzas imperialistas y qué características específicas les permitieron unirse al campo imperialista?

Es un hecho sorprendente que la composición del bloque imperialista en 1915, cuando Lenin escribió su libro, no haya cambiado. Siguen siendo los mismos “sospechosos de siempre”, aunque ahora estén liderados por Estados Unidos y no por Gran Bretaña y Europa. El último país en obtener el estatus de imperialista fue Japón, justo antes del libro de Lenin. Desde entonces sólo podemos hablar de la aparición de satélites más pequeños de las grandes potencias del bloque, como Australia (pero no Corea del Sur). El club imperialista está cerrado a nuevos participantes.

Si por imperialismo entendemos el logro de transferencias sistemáticas y sostenidas de valor a un país desde el resto del mundo, entonces ninguno de los países BRICS (Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica) ha alcanzado ese estatus. Algunas personas hablan de “subimperialismo”, donde un país es explotado por una potencia imperialista pero, a su vez, explota a sus vecinos de manera similar. La evidencia empírica de esto es muy débil. Rusia, China, India, Brasil y Sudáfrica no reciben muchas transferencias excedentes del comercio y la inversión en los países más pobres: nada comparado con el bloque imperialista. Así que no estoy seguro de que el subimperialismo sea un concepto útil.

Dado el debate sobre cómo caracterizar a China y Rusia, ¿cómo considera que estos dos países encajan en el sistema imperialista global? 

Sobre la base de la economía y la teoría marxista de la explotación imperialista, ni Rusia ni China pueden ser descritas como imperialistas; es decir, obtener ganancias, rentas e intereses enormes y sostenidos de otros países a través del comercio y la inversión. Eso no significa que estos y otros países no sean capitalistas o no busquen controlar a sus vecinos.

Rusia es claramente una economía capitalista gangsteril dirigida por “oligarcas” y controlada de forma autocrática. Quiere controlar a sus vecinos y mantener fuera la influencia y el control del bloque imperialista en, por ejemplo, Ucrania. De manera similar, el Irak de Saddam Hussein atacó a Kuwait e Irán para obtener un mayor control político de la región y preservar el poder interno. Sin embargo, eso no fue imperialista en el sentido de permitir el desarrollo de importantes transferencias de valor desde el extranjero de forma permanente.

En medio de conversaciones sobre un “mundo multipolar” emergente, ¿cómo debería ver la izquierda iniciativas como los BRICS? ¿Proporcionan una alternativa progresista, o incluso antiimperialista, para los países del Sur Global? Si no, ¿qué tipo de internacionalismo necesitamos para enfrentar los desafíos del imperialismo hoy?

Los países BRICS son capitalistas y nacionalistas. No tienen una perspectiva internacionalista y ciertamente no una que apunte a la unidad del trabajo contra el capital. Además, los BRICS y otras agrupaciones no imperialistas (y ciertamente no China por sí sola) nunca rivalizarán lo suficiente con el bloque imperialista como para dividirlo o debilitarlo. Cualquier debilidad vendrá del interior de las economías imperialistas.

Mirar a los BRICS, como club de naciones más débiles, para derrocar al bloque imperialista es utópico. Lo que se necesita es solidaridad internacional de la clase trabajadora contra el capital. Eso significa que la mejor manera de acabar con el imperialismo es lograr una transformación socialista radical dentro de los países imperialistas y lograr un cambio revolucionario también en los países BRICS. Esperar que los regímenes de los BRICS adopten políticas internacionalistas progresistas es ilusorio.

Piénselo de esta manera: si hubiera una revolución socialista en uno de los BRICS, sería un acontecimiento importante y un salto hacia un futuro socialista. Pero si el imperialismo mantiene el control, entonces su futuro estaría en peligro como lo estuvo en Chile, la Unión Soviética o tal vez incluso pronto en China. Pero si hubiera una revolución socialista en Estados Unidos, entonces el imperialismo se desmoronaría muy rápidamente y, a nivel internacional, otros estados capitalistas caerían como fichas de dominó.

Fuente: LINKS Hogar

Visitas: 14

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

RSS
Follow by Email