Michael Lebowitz: Lo que todo niño debería saber sobre la teoría del valor de Marx

21 septiembre, 2023

Publicado por primera vez en Monthly Review .

La ley del valor funciona de maneras misteriosas. Para algunos marxistas, esto subyace a todo lo que necesitamos saber sobre el capitalismo.[1] Pero, así como Karl Marx afirmó que no era marxista, también podría haber dicho: “esa no es mi ley del valor“.

Se trata de la asignación de mano de obra.

Todo niño sabe que cualquier nación que dejara de trabajar, no durante un año, sino, digamos, sólo durante unas semanas, perecería. Y todo niño sabe también que las cantidades de productos correspondientes a las diferentes cantidades de necesidades exigen cantidades diferentes y cuantitativamente determinadas del trabajo agregado de la sociedad.

—Karl Marx[2]

Todos los niños de la época de Marx podrían haber oído hablar de Robinson Crusoe. Ese niño podría haber oído que en su isla Robinson tenía que trabajar para no perecer, que tenía “necesidades que satisfacer”. Para ello, Robinson tuvo que “realizar trabajos útiles de diversos tipos”: fabricaba medios de producción (herramientas), cazaba y pescaba para consumo inmediato. Se trataba de funciones diversas, pero todas eran “sólo modos diferentes de trabajo humano”, su trabajo. A partir de su experiencia, desarrolló la Regla de Robinson: “La necesidad misma lo obliga a dividir su tiempo con precisión entre sus diferentes funciones”. Así, aprendió que la cantidad de tiempo dedicado a cada actividad dependía de su dificultad, es decir, de cuánto trabajo era necesario para lograr el efecto deseado. Dadas sus necesidades, aprendió cómo distribuir su trabajo para sobrevivir.[3]

Lo que fue para Crusoe, así es para la sociedad. Cada sociedad debe asignar su trabajo agregado de tal manera que obtenga las cantidades de productos correspondientes a las diferentes cantidades de sus necesidades. Como comentó Marx: “En la medida en que la sociedad quiere satisfacer sus necesidades y hacer que se produzca un artículo para este propósito, tiene que pagar por ello… Los compra con una cierta cantidad del tiempo de trabajo que tiene a su disposición. [4] Debe asignar cantidades de trabajo “diferentes y cuantitativamente determinadas” a la producción de bienes y servicios para consumo directo (Departamento II) y una cantidad de trabajo igualmente determinada para la producción y reproducción de medios de producción (Departamento I).

Para asegurar la reproducción de una sociedad particular, debe haber suficiente mano de obra disponible para la reproducción de los productores –tanto directa como indirectamente (por ejemplo, en los Departamentos II y I, respectivamente)– en función de su nivel existente de necesidades y de la productividad de sus productores. mano de obra. Esto incluye no sólo el trabajo en lugares de trabajo organizados, que producen determinados productos y servicios materiales, sino también el trabajo necesario asignado al hogar y la comunidad y a los lugares donde se mantienen la educación y la salud de los trabajadores. También toda sociedad debe asignar mano de obra a lo que podríamos llamar Departamento III, un sector que produce medios de regulación y que puede contener instituciones como la policía, la autoridad legal, el aparato ideológico y cultural, etc.

Además del trabajo necesario para mantener a los productores, en toda sociedad de clases es necesaria una cantidad de trabajo de la sociedad para que los que gobiernan sean reproducidos. Así, el proceso de reproducción requiere la asignación de trabajo no sólo a la producción de artículos de consumo, medios de producción y medios particulares de regulación, sino, en última instancia, a la producción y reproducción de las relaciones de producción mismas.

Reproducción de una sociedad socialista.

Consideremos una sociedad socialista: “una asociación de [individuos] libres, que trabajan con medios de producción comunes y gastan sus diferentes formas de fuerza de trabajo con plena conciencia de sí mismos como una sola fuerza de trabajo social”. Habiendo identificado las diferentes cantidades de necesidades que desea satisfacer, esta sociedad de productores asociados asigna su trabajo diferente y cuantitativamente determinado a través de un proceso consciente de planificación. A este respecto, sigue la regla de Robinson: distribuye su trabajo agregado “de acuerdo con un plan social definido [que] mantiene la proporción correcta entre las diferentes funciones del trabajo y las diversas necesidades de las asociaciones”.

La premisa de este proceso de planificación es un conjunto particular de relaciones en las que los productores asociados reconocen su interdependencia y participan en actividades productivas sobre esta base. “Como base de la producción se presupone una producción comunitaria, la comunalidad”. En resumen, la transparencia y la solidaridad entre los productores subyacen a la “organización del trabajo” en la sociedad socialista, con el resultado de que la actividad productiva está conscientemente “determinada por las necesidades y los propósitos comunales”. [7] La ​​reproducción de la sociedad aquí “se convierte en producción por [productores] libremente asociados y está bajo su control consciente y planificado.”[8]

Para identificar sus necesidades y su capacidad para satisfacerlas, los productores comienzan con las instituciones más cercanas a ellos: en los consejos comunales, que identifican cambios en las necesidades expresadas por los individuos y las comunidades, y en los consejos de trabajadores, donde los trabajadores exploran el potencial para satisfacerlas. necesidades locales mismas. Esas necesidades y capacidades se transmiten a organismos más grandes y, en última instancia, se consolidan a nivel de la sociedad en su conjunto, donde es necesario tomar decisiones que abarquen a toda la sociedad. Sobre la base de estas decisiones (que son discutidas por los productores asociados en todos los niveles de la sociedad), la sociedad socialista asigna directamente su trabajo de acuerdo con sus necesidades de satisfacción inmediata y futura.

Lo que impulsa este proceso es “la propia necesidad de desarrollo del trabajador”, “el desarrollo absoluto de sus potencialidades creativas”, “el desarrollo integral del individuo”: el desarrollo de lo que Marx llamó seres humanos “ricos”. ] Este objetivo se entiende como indivisible: no es consistente con disparidades significativas entre los miembros de la sociedad. En palabras del Manifiesto Comunista , “el libre desarrollo de cada uno es la condición para el libre desarrollo de todos”. [10] En consecuencia, dada la premisa de comunalidad y solidaridad, esta sociedad socialista asigna su trabajo para eliminar los déficits heredados de anteriores formaciones sociales. La sociedad socialista, en resumen, “se basa en el desarrollo universal de los individuos y en la subordinación de su productividad social comunitaria como riqueza social”.

La planificación consciente —una mano visible, una mano comunitaria— es la condición para construir una sociedad socialista. Sin embargo, este proceso hace más que producir el llamado plan correcto. Es importante destacar que también produce y reproduce a los propios productores y las relaciones entre ellos. Lo que Marx llamó “práctica revolucionaria” (“el cambio simultáneo de las circunstancias y de la actividad humana o el autocambio”) es central. Toda actividad humana produce dos productos: el cambio de circunstancias y el cambio de los propios actores. En el caso particular de las instituciones socialistas, el tiempo de trabajo invertido en reuniones para desarrollar decisiones colectivas no sólo produce soluciones que aprovechan el conocimiento de todos los afectados, sino que también es una inversión que desarrolla las capacidades de todos aquellos que toman esas decisiones. Genera solidaridad a nivel local, nacional, e internacionalmente. Esas instituciones y prácticas, en resumen, están en el centro de la regulación de los propios productores (actividad del Departamento III). Son esenciales para la reproducción de la sociedad socialista.[12]

Reproducción de una sociedad caracterizada por la producción de mercancías.

Pero ¿qué pasa con una sociedad que no se caracteriza por la comunidad, sino que está marcada por actores separados y autónomos? La premisa esencial de dicha sociedad es la separación de los productores independientes.[13] Más que una comunidad de productores, hay un conjunto de propietarios autónomos que dependen de la actividad productiva de otros propietarios para satisfacer sus necesidades. Existe una “dependencia total de los productores unos de otros”, pero la suya es una “conexión de personas mutuamente indiferentes”. De hecho, “su mutua interconexión aparece aquí como algo ajeno a ellos, autónomo, como una cosa”. Sin embargo, si estos “individuos que son indiferentes unos a otros” no comprenden su conexión,

Obviamente, una sociedad así no utiliza la regla de Robinson: no puede asignar directamente su trabajo agregado de acuerdo con la distribución de sus necesidades. “Sólo cuando la producción esté sujeta al control previo y genuino de la sociedad”, señaló Marx, “la sociedad establecerá la conexión entre la cantidad de tiempo de trabajo social aplicado a la producción de artículos particulares y la escala de la necesidad social de producirlos”. quedar satisfecho con estos.”[15] Aunque la aplicación de la Regla de Robinson no es posible, su función permanece. Como comentó Marx, esas relaciones simples y transparentes establecidas por Robinson Crusoe “contienen todos los determinantes esenciales del valor”. [16] En particular, persiste la “necesidad de la distribución del trabajo social en proporciones específicas”.

La ley necesaria de la asignación proporcional del trabajo agregado, insistió Marx, “ciertamente no es abolida por la forma específica de producción social”. Sólo cambia la forma de esa ley. Como Marx le escribió a Ludwig Kugelmann, “lo único que puede cambiar, en condiciones históricamente diferentes, es la forma en que esas leyes se afirman”. En la sociedad productora de mercancías, la forma que adopta esta ley necesaria es la ley del valor. “La forma en que se afirma esta distribución proporcional del trabajo en un estado de sociedad en el que la interconexión del trabajo social se expresa como intercambio privado de los distintos productos del trabajo es precisamente el valor de cambio de estos productos”[17].

Sin embargo, dado que la asignación del trabajo de la sociedad incorporado a las mercancías está “mediada por la compra y venta de productos de diferentes ramas de la industria” (en lugar de a través de un “control previo genuino” por parte de la sociedad), el efecto inmediato del mercado es un “patrón variopinto de distribución de los productores y sus medios de producción”. [18] Sin embargo, este aparente caos pone en marcha un proceso mediante el cual tenderá a surgir la necesaria asignación de trabajo. En la producción de mercancías simples, algunos productores recibirán ingresos muy por encima del costo de producción; otros recibirán ingresos muy inferiores. Suponiendo que sea posible, los productores cambiarán su actividad, es decir, mostrarán una tendencia de entrada y salida. En consecuencia, tendería a surgir un equilibrio en el que ya no habría motivos para que los productores individuales de materias primas se movieran.

En resumen, aunque “el juego del capricho y el azar” significa que la asignación de trabajo no corresponde inmediatamente a la distribución de las necesidades expresadas en las compras de mercancías, “las diferentes esferas de producción tienden constantemente hacia el equilibrio”.[19] Según la ley del valor, el trabajo se asigna en las proporciones necesarias en la sociedad productora de mercancías. De la misma manera que “la ley de la gravedad se afirma”, vemos que “en medio de las relaciones de intercambio accidentales y siempre fluctuantes entre los productos, el tiempo de trabajo socialmente necesario para producirlos se afirma como una ley reguladora de la gravedad”. naturaleza.

¿Puede alcanzarse en realidad ese equilibrio en el que el trabajo se asigna para satisfacer las necesidades de la sociedad ? Si pensamos en una sociedad caracterizada por la producción de mercancías simples, el equilibrio se produce cuando todos los productores de mercancías reciben el equivalente del trabajo contenido en sus mercancías. De hecho, sin embargo, existen importantes barreras de entrada y salida: las habilidades y capacidades particulares que poseen los productores individuales no se trasladarán fácilmente a la producción de diferentes productos básicos. De hecho, este proceso podría tardar una generación en ocurrir, en cuyo caso los productores de algunas esferas parecerán privilegiados durante períodos prolongados.

En el caso de la producción capitalista de mercancías –el tema del Capital– el capitalista individual “obedece la ley inmanente, y por tanto el imperativo moral, del capital de producir la mayor cantidad de plusvalor posible”. [22] En consecuencia, hay un “ distribución proporcional en constante cambio del capital social total entre las diversas esferas de producción…inmigración y emigración continua de capitales.”[23] El equilibrio aquí ocurre cuando todos los productores obtienen una tasa igual de ganancia sobre su capital adelantado para los medios de producción y la fuerza de trabajo. . Esta tendencia “tiene el efecto de distribuir la masa total del tiempo de trabajo social entre las diversas esferas de producción”.de acuerdo con la necesidad social.”[24] Sin embargo, aquí nuevamente hay un obstáculo para la realización del equilibrio: la existencia de capital fijo incrustado en esferas particulares no permite una fácil entrada y salida.

Sin embargo, para Marx, la ley del valor (el proceso mediante el cual el trabajo se asigna en las proporciones necesarias en el capitalismo) opera más suavemente a medida que se desarrolla el capitalismo. El “libre movimiento del capital entre estas diversas esferas de producción como otros tantos campos de inversión disponibles” tiene como condición el desarrollo del sistema crediticio y bancario. Sólo como capital dinerario el capital realmente “posee la forma en que se distribuye como elemento común entre estas diversas esferas, entre la clase capitalista, independientemente de su aplicación particular, de acuerdo con las necesidades de producción de cada esfera particular”. 25] En su forma monetaria, el capital se abstrae de empleos particulares. Sólo en el capital-dinero, en el mercado monetario, desaparecen todas las distinciones en cuanto a la calidad del capital: “Todas las formas particulares de capital, que surgen de su inversión en esferas particulares de producción o circulación, quedan aquí borrados. Existe aquí en la forma indiferenciada y autoidéntica del valor independiente, del dinero.”[26]

La igualación de las tasas de ganancia “presupone el desarrollo del sistema crediticio, que concentra la masa inorgánica de capital social disponible frente al capitalista individual”. [27] Es decir, presupone la dominación del capital financiero: los banqueros “se convierten en los administradores generales del capital monetario”, que ahora aparece como “una masa concentrada y organizada, puesta bajo el control de los banqueros como representantes del capital social de una manera muy diferente a la producción real”.

La autocrítica de Marx

No hay mejor manera de entender la teoría del valor de Marx que ver cómo respondió a las críticas de El Capital . Con respecto a una reseña particular, Marx le comentó a Kugelmann en julio de 1868 que la necesidad de probar la ley del valor revela “una total ignorancia tanto del tema en discusión como del método de la ciencia”. Todo niño, continuó Marx aquí, sabe que “las cantidades de productos correspondientes a las diferentes cantidades de necesidades exigen cantidades diferentes y cuantitativamente determinadas del trabajo agregado de la sociedad”. ¿Cómo podría el crítico no ver que “es evidente que esta necesidad de la distribución del trabajo social en proporciones específicas no queda ciertamente abolida por la forma específica”?[29] De manera similar, respondiendo a la objeción de Eugen Dühring a su discusión sobre el valor, Marx escribió a Federico Engels en enero de 1868 que “en realidad, ninguna forma de sociedad puede impedir que el tiempo de trabajo a disposición de la sociedad regule la producción en DE UNA MANERA O DE OTRA.”[30] Ese era el punto: en una sociedad productora de mercancías, ¿de qué otra manera podría asignarse la mano de obra, excepto por el mercado?

Aunque Marx fue más claro en estas cartas sobre este punto que en El Capital, fue transparente en su crítica de la economía política clásica sobre el valor y el dinero. A diferencia de los economistas vulgares que no profundizaban en la superficie, los economistas clásicos (hay que reconocerlos) habían intentado “captar la conexión interna en contraste con la multiplicidad de formas externas”. Pero tomaron esas formas internas “como premisas dadas” y “no estaban interesados ​​en elaborar cómo surgen esas diversas formas”. [31] Los economistas clásicos comenzaron explicando el valor relativo por la cantidad de tiempo de trabajo, pero “nunca Una vez se preguntó por qué este contenido ha asumido esa forma particular, es decir, por qué el trabajo se expresa en valor, y por qué la medida del trabajo por su duración se expresa en el valor del producto.”[32] Su análisis, en definitiva, empezó por la mitad.

Este enfoque clásico caracterizó el pensamiento temprano del propio Marx. Es importante reconocer que la crítica de Marx fue una autocrítica, una crítica de puntos de vista que él mismo había aceptado anteriormente. En 1847, Marx declaró que “la teoría de los valores de [David] Ricardo es la interpretación científica de la vida económica real”. [33] En Los principios de economía política, Ricardo había argumentado que “el valor de una mercancía… depende de la cantidad relativa de trabajo que es necesaria para su producción”. Con esto se refería a “no sólo el trabajo aplicado inmediatamente a las mercancías”, sino también el trabajo “otorgado a los instrumentos, herramientas y edificios con los que se apoya dicho trabajo”. En consecuencia, los valores relativos de las diferentes mercancías estaban determinados por “la cantidad total de trabajo necesaria para fabricarlas y llevarlas al mercado”. Esta era “la regla que determina las cantidades respectivas de bienes que se entregarán a cambio de unos por otros”.[34]

Marx siguió a Ricardo en sus primeros trabajos. “Las fluctuaciones de la oferta y la demanda”, escribió Marx en Trabajo asalariado y capital , “hacen que el precio de una mercancía vuelva continuamente al costo de producción” (es decir, a su “precio natural”). Esta era la teoría del valor de Ricardo: “la determinación del precio por el costo de producción es equivalente a la determinación del precio por el tiempo de trabajo necesario para la fabricación de una mercancía”. Además, esta regla se aplicaba también a la determinación de los salarios, que estaban “ determinados por el costo de producción, por el tiempo de trabajo necesario para producir esta mercancía: el trabajo ”. [35] El mismo punto se planteó en el Manifiesto Comunista .en 1848:el precio de una mercancía, y por tanto también del trabajo, es igual a su coste de producción”[36].

Sin embargo, en la década de 1850, Marx comenzó a desarrollar una nueva comprensión. En los cuadernos escritos en 1857-1858, que constituyen los Grundrisse , comenzó su crítica de la economía política clásica. Marx concluyó los Grundrisse anunciando que el punto de partida para el análisis no debía ser el valor (como comenzó Ricardo), sino la mercancía, que “aparece como una unidad de dos aspectos”: el valor de uso y el valor de cambio.[37] La mercancía y, en particular, su doble cara es el punto de partida de su crítica y como comienza tanto su Contribución a la crítica de la economía política (1859) como El capital .[38]

Los mejores puntos de Capital

La ley del valor como “ley reguladora de la naturaleza” no fue uno de los mejores puntos de El Capital , ni uno de los “elementos fundamentalmente nuevos del libro”. Después de todo, si la ley del valor es la tendencia de los precios de mercado a acercarse a un equilibrio de la misma manera que “la ley de la gravedad se afirma”, entonces esta “ley reguladora de la naturaleza” ya estaba presente en Ricardo.

Más bien, lo que Marx argumentó en El Capital es que la economía política clásica no entendía el valor . “En lo que respecta al valor en general, la economía política clásica, de hecho, en ninguna parte distingue explícitamente y con una clara conciencia entre el trabajo tal como aparece en el valor de un producto, y el mismo trabajo tal como aparece en el valor de uso del producto.”[39] Pero ¡esa distinción, declaró Marx a Engels en agosto de 1867, es “fundamental para toda comprensión de los HECHOS”! Ese “ doble carácter del trabajo ”, indicó, es uno de los “mejores puntos de mi libro” (y, de hecho, el mejor punto del primer volumen de El Capital ).[40]

Marx hizo lo mismo en la primera edición del primer volumen de El Capital sobre el doble carácter del trabajo en las mercancías: “este aspecto, que soy el primero en desarrollar de manera crítica, es el punto de partida a partir del cual se puede comprender la economía”. La economía política depende”. [41] Escribiendo nuevamente a Engels en enero de 1868, Marx describió su análisis del doble carácter del trabajo representado en las mercancías como uno de los “tres elementos fundamentalmente nuevos del libro”. Al haber pasado por alto esto, todos los economistas anteriores estaban “destinados a toparse con lo inexplicable en todas partes. Éste es, de hecho, todo el secreto de la concepción crítica.”[42]

El secreto de la concepción crítica, el punto de partida para la comprensión de la economía política, la base de toda comprensión de los hechos: ¿ qué hizo que la revelación del doble carácter del trabajo en las mercancías fuera tan importante? Muy simplemente, es el reconocimiento de que el trabajo real, específico y concreto, todas esas horas de trabajo real que se han invertido en producir un bien en particular, en sí mismos no tienen nada que ver con su valor . No se pueden sumar las horas de trabajo del carpintero al trabajo contenido en los medios de producción consumidos y obtener el valor de la mercancía del carpintero. Ese trabajo específico, más bien, se ha destinado a la producción de una cosa para su uso, también conocido como valor de uso .. Además, no se pueden explicar los valores relativos contando la cantidad de trabajo específico contenida en valores de uso separados. Si no se distingue claramente entre los dos aspectos del trabajo en la mercancía, no se ha entendido la crítica de Marx a la economía política clásica.

La teoría del dinero-trabajo de Marx

“Tenemos que realizar una tarea”, anunció Marx, “nunca siquiera intentada por la economía burguesa”. [43] Esa tarea era desarrollar su teoría del dinero; en particular, revelar que el dinero es el representante social del trabajo agregado en productos básicos. Para esto, Marx demostró que (1) el concepto de dinero está latente en el concepto de mercancía y (2) que el dinero representa el trabajo abstracto en una mercancía y que la manifestación de este último, su única manifestación, es el precio de la mercancía . la mercancía.

Si sumar las horas de trabajo concreto para producir una mercancía no revela su valor, ¿qué lo revela? Nada, si consideramos un solo producto. “Podemos torcer y transformar un solo bien como queramos; sigue siendo imposible de captar como algo que posee valor.”[44] Podemos acercarnos a captar el valor de una mercancía sólo considerándola en una relación . La forma más simple (pero no desarrollada) de esta relación es como valor de cambio: el valor del bien A es igual a x unidades del bien B, donde B es un valor de uso. Siempre conocimos A como valor de uso pero ahora conocemos el valor de A a partir de su equivalente en B. (Si invertimos esto, diríamos que el valor de B es igual a 1/ xunidades de A, y aquí A es el equivalente.) La segunda mercancía, el equivalente, es un espejo del valor de la primera mercancía. Es a través de esta relación social que podemos captar la mercancía como algo que posee valor.

Habiendo establecido que el valor de una mercancía se revela a través de su equivalente, Marx procede lógicamente, paso a paso, a establecer la existencia de una mercancía que sirve como equivalente para todas las mercancías, es decir, que es la forma general del valor . A partir de ahí hay un pequeño paso para revelar la forma monetaria del valor.: el dinero como equivalente universal, el dinero como representante del valor.[45] En resumen, una vez que comenzamos a analizar una sociedad de intercambio de mercancías, llegamos al concepto de dinero. Esto es lo que Marx identifica como su tarea: “Tenemos que mostrar el origen de esta forma de dinero, tenemos que rastrear el desarrollo de esta expresión de la relación de valor de las mercancías desde el contorno más simple, casi imperceptible, hasta la deslumbrante forma de dinero. Cuando se haya hecho esto, el misterio del dinero desaparecerá inmediatamente.”[46] Pero éste era un libro cerrado para los economistas clásicos; “Ricardo”, comentó Marx años más tarde, “de hecho sólo se preocupó por el trabajo como medida de la magnitud del valor y, por lo tanto, no encontró ninguna conexión entre su teoría del valor y la esencia del dinero”.

Pero ¿qué es el dinero? Para entender el dinero, necesitamos volver al doble carácter del trabajo en las mercancías, ese punto del que depende la comprensión de la economía política. Sabemos que el trabajo concreto y específico produce valores de uso específicos. En la medida en que el trabajo es concreto, no podemos comparar mercancías que contengan diferentes calidades de trabajo. Pero podemos compararlos si nos abstraemos de sus especificidades.—es decir, considérelos como si contuvieran trabajo en general, trabajo abstracto, “trabajo humano igual, el gasto de fuerza de trabajo humana idéntica”[48]. El trabajo agregado de la sociedad es una combinación de muchos “modos diferentes de trabajo humano”: “la forma completa o total de aparición del trabajo humano está constituida por la totalidad de sus formas particulares de aparición”[49]. Esa “masa homogénea de fuerza de trabajo humana”, ese trabajo social universal, uniforme, abstracto, en general, El “trabajo humano puro y simple” entra en cada mercancía.[50]

Pensemos en el trabajo agregado de las mercancías como el llamado trabajo gelatinoso, compuesto por un número de unidades idénticas y homogéneas. Una cierta cantidad de este trabajo gelatinoso se destina a cada producto. El valor de una mercancía está determinado por la cantidad de trabajo gelatinoso que contiene, la cantidad de trabajo homogéneo, universal y abstracto, esa “sustancia social” común. Obviamente, no podemos sumar el trabajo de gelatina simplemente, como lo haríamos con el trabajo concreto. ¿Cómo podemos entonces ver el valor de una mercancía? Eso ya lo hemos respondido. El valor de una mercancía (es decir, el trabajo homogéneo, general y abstracto de la mercancía) está representado por la cantidad de dinero, que es su equivalente. En efecto, la única forma en que el valor de las mercancías puede manifestarse es en forma de dinero.

Cada sociedad obtiene las cantidades de productos correspondientes a las diferentes cantidades de sus necesidades dedicando una parte del tiempo de trabajo disponible a su producción. Como se señaló anteriormente, “en la medida en que la sociedad quiere satisfacer sus necesidades y producir un artículo para este propósito, tiene que pagar por ello… [y] los compra con una cierta cantidad del tiempo de trabajo que tiene. a su disposición.”[51] ¿Cómo satisfacemos nuestras necesidades dentro del capitalismo? Los compramos con el representante del trabajo social total en mercancías: el dinero.

Desconocimiento tanto del tema en discusión como del método de la ciencia.

Como escribe Michael Heinrich, “muchos marxistas tienen dificultades para comprender el análisis de Marx”. Al igual que los economistas burgueses, “intentan desarrollar una teoría del valor sin referencia al dinero”. [52] Sin embargo, es un poco difícil entender por qué, dadas las críticas de Marx a la economía política clásica sobre este mismo punto. Ricardo, comentó Marx, no había entendido “ni siquiera había planteado como un problema” la “conexión entre el valor, su medida inmanente –es decir, el tiempo de trabajo– y la necesidad de una medida externa de los valores de las mercancías  . Ricardo no examinó el trabajo abstracto, el trabajo que “se manifiesta en valores de cambio: la naturaleza de este trabajo. Por eso no comprende la conexión de este trabajo con el dinero.o que debe asumir la forma de dinero ”[53].

Por eso Marx emprendió su tarea de “mostrar el origen de esta forma de dinero” y resolver “el misterio del dinero”, una tarea “nunca siquiera intentada por la economía burguesa”. Necesitamos comprender la naturaleza del dinero y cómo pasamos directamente del valor al dinero. Como explicó en el capítulo 10 del tercer volumen de El Capital :

al tratar con dinero asumimos que las mercancías se venden por sus valores; no había ninguna razón para considerar precios que divergieran de los valores, ya que nos preocupaban simplemente los cambios de forma que sufren las mercancías cuando se convierten en dinero y luego se transforman nuevamente de dinero en mercancías. Tan pronto como se vende una mercancía de cualquier manera y con el producto se compra una nueva mercancía, tenemos ante nosotros toda la metamorfosis, y aquí es completamente indiferente si el precio de la mercancía está por encima o por debajo de su valor. El valor de la mercancía sigue siendo importante como base, ya que cualquier comprensión racional del dinero tiene que partir de esta base, y el precio, en su concepto general, es simplemente valor en forma de dinero.[54]

Para comprender por qué Marx sentía que era esencial resolver el misterio del dinero, es útil comprender su método de derivación dialéctica. Al igual que GWF Hegel, al examinar conceptos particulares, encontró que contenían implícitamente un segundo término; Luego procedió a considerar la unidad de los dos conceptos, trascendiendo así la unilateralidad de cada uno y avanzando hacia conceptos más ricos. De esta manera, Marx analizó la mercancía y descubrió que contenía latente en ella el concepto de dinero, la forma independiente de valor, y que la mercancía se diferenciaba en mercancías y dinero. Además, considerando esa relación entre mercancías y dinero desde todos los lados, Marx descubrió el concepto de capital.[55]

El concepto de capital, en definitiva, no cae del cielo. Está marcado por las categorías anteriores. Dado que el dinero es el representante del trabajo abstracto, del trabajo agregado homogéneo de la sociedad, el capital debe entenderse como una acumulación de trabajo abstracto y homogéneo. Al entender el dinero como latente en las mercancías, rechazamos la imagen del dinero yuxtapuesto externamente a las mercancías como en la economía política clásica y, por lo tanto, reconocemos que el trabajo abstracto siempre está presente en el concepto de capital.

Sin embargo, no todas las acumulaciones de trabajo abstracto son capital. Para que correspondan al concepto de capital, deben estar impulsados ​​por el ímpetu de crecer y deben tener un valor autoexpandible (es decir, MCM´ ). ¿Cómo es posible, sin embargo, en el supuesto de intercambio de equivalentes? ¿De dónde viene el valor adicional, la plusvalía? Las dos preguntas expresan lo mismo: en un caso, en forma de trabajo objetivado; en el otro, en forma de trabajo vivo y fluido.[56]

La respuesta a ambas es que, con la disponibilidad de fuerza de trabajo como mercancía, el capital ahora puede asegurar trabajo adicional (abstracto). Esto no se debe a alguna cualidad oculta de la fuerza de trabajo, sino a que, al comprar fuerza de trabajo, el capital ahora está en una relación de “supremacía y subordinación” con respecto a los trabajadores, una relación que trae consigo la “compulsión a realizar trabajo excedente ” . .”[57] Esa compulsión, inherente a las relaciones de producción capitalistas, es la fuente del crecimiento del capital.

Consideremos la plusvalía absoluta centrándonos en el “trabajo vivo y fluido”. El valor de la fuerza de trabajo, o trabajo necesario, en cualquier punto dado representa la proporción del trabajo social agregado que va a los trabajadores. La parte restante del trabajo social es capturada por los capitalistas. Cuando el capital usa su poder para aumentar la duración o la intensidad de la jornada laboral, el trabajo social total aumenta; Suponiendo que el trabajo necesario permanezca constante, el capital es el único beneficiario. La proporción entre trabajo excedente y trabajo necesario (la tasa de explotación) aumenta.

Alternativamente, dejemos que se incremente la productividad del trabajo. Para producir la misma cantidad de valores de uso, se requiere menos trabajo total. En consecuencia, el aumento de la productividad trae consigo la posibilidad de una jornada laboral reducida (una posibilidad que no se realiza en el capitalismo). Si, por el contrario, el trabajo social agregado permanece constante, ¿ quién sería el beneficiario de tal aumento de la productividad? Suponiendo que la clase trabajadora esté atomizada y el capital sea capaz de dividir a los trabajadores lo suficiente, el capital obtiene una plusvalía relativa porque el trabajo necesario disminuye. Alternativamente, en la medida en que los trabajadores estén suficientemente organizados como clase, se beneficiarán de aumentos de productividad con salarios reales crecientes a medida que caigan los valores de las materias primas. en la capital, esta segunda opción está esencialmente excluida porque, siguiendo a los economistas clásicos, Marx asumió que el estándar de necesidad está dado y es fijo.[58]

En resumen, necesitamos entender el dinero si queremos entender el capital, y para ello necesitamos captar el doble carácter del trabajo que se incluye en una mercancía. Desafortunadamente, muchos marxistas no logran comprender la distinción “entre el trabajo tal como aparece en el valor de un producto y el mismo trabajo tal como aparece en el valor de uso del producto”, la distinción que Marx consideraba “fundamental para toda comprensión de los HECHOS  . Como resultado, ofrecen una “teoría del valor sin referencia al dinero”, lo que Heinrich llama “teorías del valor premonetarias”, que considero teorías del valor premarxianas o teorías ricardianas del valor.[59]

Los marxistas ricardianos no comprenden la lógica de Marx, ni cómo Marx pasa lógicamente de lo abstracto a lo concreto. El problema es particularmente evidente cuando se trata del llamado problema de transformación. Lo que no entienden quienes intentan calcular la transformación de valores en precios de producción es que, en lugar de transformar valores realmente existentes, los precios de producción son simplemente un desarrollo lógico adicional del valor.[60] lo real el movimiento es de los precios de mercado a los precios de equilibrio, es decir, los precios de producción. Como hemos visto, así es como la ley del valor asigna el trabajo agregado en las mercancías, similar a una ley de gravedad. El fracaso de estos marxistas en distinguir entre lo lógico y lo real demuestra su “completa ignorancia tanto del tema en discusión como del método de la ciencia”.

Notas

  1. En su excelente introducción e interpretación de El capital, Michael Heinrich critica el marxismo tradicional y la cosmovisión en Una introducción a los tres volúmenes de El capital de Karl Marx (Nueva York: Monthly Review Press, 2012). Heinrich expone con más detalle las primeras secciones del primer volumen de El Capital en Michael Heinrich, How to Read Marx’s Capital (Nueva York: Monthly Review Press, 2021).
  2. Karl Marx y Frederick Engels, Obras completas (Nueva York: International Publishers, 1975), vol. 43, 68.
  3. Karl Marx, El capital, vol. 1 (Londres: Penguin, 1977), 169–70.
  4. Karl Marx, El capital, vol. 3 (Londres: Penguin, 1981), 288.
  5. Marx, El capital, vol. 1, 171.
  6. Marx, El capital, vol. 1, 172.
  7. Karl Marx, Grundrisse (Londres: Penguin, 1973), 171–72.
  8. Marx, El capital, vol. 1, 173.
  9. Marx, El capital, vol. 1, 772; Marx, Grundrisse, 488, 541, 708; Karl Marx, Crítica del programa de Gotha en Marx y Engels, Obras escogidas, vol. 2 (Moscú: Foreign Languages ​​Press, 1962), 24.
  10. Marx y Engels, Obras completas, vol. 6, 506.
  11. Marx, Grundrisse, 158–59.
  12. Sobre esta visión de la sociedad socialista, véase Michael A. Lebowitz, The Socialist Alternative: Real Human Development (Nueva York: Monthly Review Press, 2010) y Michael A. Lebowitz, Between Capitalism and Community (Nueva York: Monthly Review Press, 2020). .
  13. El debate sobre el productor individual de mercancías se aplica también a los productores colectivos o grupales de mercancías (como en el caso de las cooperativas).
  14. Marx, Grundrisse, 156–58.
  15. Marx, El capital, vol. 3, 288–89.
  16. Marx, El capital, vol. 1, 170.
  17. Marx y Engels, Obras completas, vol. 43, 68.
  18. Marx, El capital, vol. 1, 476. Es importante tener presente la distinción entre el trabajo agregado en las mercancías y el trabajo agregado en la sociedad en su conjunto.
  19. Marx, El capital, vol. 1, 476.
  20. Marx, El capital, vol. 1, 168.
  21. Marx, El capital, vol. 1, 476.
  22. Marx, El capital, vol. 1, 1051.
  23. Marx, El capital, vol. 3, 895.
  24. Karl Marx, Teorías de la plusvalía, Parte II (Moscú: Progress Publishers, 1968), 209.
  25. Marx, El capital, vol. 3, 491.
  26. Marx, El capital, vol. 3, 490. Aquí describimos el llamado capital gelatinoso.
  27. Marx, El capital, vol. 3, 298.
  28. Marx, El capital, vol. 3, 528, 491.
  29. Marx y Engels, Obras completas, vol. 43, 68.
  30. Marx y Engels, Obras completas, vol. 42, 515.
  31. Karl Marx, Teorías de la plusvalía, Parte III (Moscú: Progress Publishers, 1971), 500.
  32. Marx, El capital, vol. 1, 173–74.
  33. Marx y Engels, Obras completas, vol. 6, 121, 123–24.
  34. David Ricardo, Los principios de economía política y tributación (Homewood: Richard D. Irwin, Inc., 1963), 5–6, 12–13, 42.
  35. Karl Marx, Trabajo asalariado y capital en Marx y Engels, Obras completas, vol. 9, 208–9.
  36. Marx y Engels, Obras completas, vol. 6, 491. Aquí, Marx aceptó la simetría de Ricardo en la producción de sombreros y hombres, y continuó manteniendo esa posición en El Capital. Para una crítica, véase Lebowitz, “The Burden of Classical Political Economy” en Lebowitz, Between Capitalism and Community, capítulo 6.
  37. Marx, Grundrisse, 881.
  38. Sin embargo, en el momento de escribir El Capital, Marx había pasado a identificar esa doble naturaleza de la mercancía como valor de uso y valor y explicó que el valor de cambio es simplemente la forma necesaria que adopta el valor.
  39. Marx, El capital, vol. 1, 173n.
  40. Marx y Engels, Obras completas, vol. 42, 407.
  41. Albert Dragstedt, Valor: estudios de Karl Marx (Londres: New Park Publications, 1976), 11.
  42. Marx y Engels, Obras completas, vol. 42, 514.
  43. Marx, El capital, vol. 1, 139.
  44. Marx, El capital, vol. 1, 138.
  45. En la economía política clásica y en la época de Marx, el oro era la mercancía monetaria; sin embargo, la teoría del dinero de Marx sólo requiere aceptación social como equivalente universal.
  46. Marx, El capital, vol. 1, 139.
  47. Karl Marx, “Notas marginales sobre el Lehrbuch der Politschen Oekonomie de Adolph Wagner” en Dragstedt, Value, 204.
  48. Marx, El capital, vol. 1, 129.
  49. Marx, El capital, vol. 1, 157.
  50. Marx, El capital, vol. 1, 129.
  51. Marx, El capital, vol. 1, 288.
  52. Heinrich, Introducción a los tres volúmenes de El Capital de Karl Marx, 57, 63–64.
  53. Marx, Teorías de la plusvalía, Parte II, 164, 202.
  54. Marx, El capital, vol. 3, 294–95.
  55. Véase el análisis de la derivación del capital en Michael A. Lebowitz, Beyond Capital: Marx’s Political Economy of the Working Class (Nueva York: Palgrave Macmillan, 2003), 55–60.
  56. “La tasa de plusvalor es, por tanto, una expresión exacta del grado de explotación de la fuerza de trabajo por el capital, o del trabajador por el capitalista”. Marx, El capital, vol. 1, 326.
  57. Marx, El capital, vol. 1, 1026–27.
  58. Véase Lebowitz, Between Capitalism and Community, capítulo 7.
  59. Heinrich, Introducción a los tres volúmenes de El Capital de Karl Marx, 57, 63–64.
  60. Como indica Heinrich, la transformación de los valores “representa un avance conceptual de la determinación de forma de la mercancía”. Heinrich, Introducción a los tres volúmenes de El capital de Karl Marx, 148–49.

 

 

*Michael A. Lebowitz (Newark, 27 de noviembre de 1937-Vancouver, 19 de abril de 2023)​: fue un economista estadounidense nacionalizado canadiense conocido por sus trabajos sobre el marxismo.

 

 

Fuente: LINKS  Hogar

Visitas: 19

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

RSS
Follow by Email