EEUU – Donald Trump se pone del lado de los patrones automotrices contra los trabajadores

Por Pablo Prescod

Al atacar al United Auto Workers y caracterizar erróneamente lo que está en juego en la campaña contractual y la huelga del sindicato, el autoproclamado populista Donald Trump está junto a la élite corporativa contra los trabajadores.

El expresidente Donald Trump tiene una opinión sobre la huelga del United Auto Workers (UAW) contra los tres grandes fabricantes de automóviles que comenzó a medianoche del viernes. Seguramente el autoproclamado populista, cuya marca política se basa en afirmar que defiende a los trabajadores manufactureros estadounidenses, extiende su pleno apoyo al sindicato, ¿verdad? Piensa otra vez.

En cambio, Trump enmarcó la lucha económica de los trabajadores contra los gigantes corporativos Ford, General Motors y Stellantis como una escaramuza partidista, agrupando al UAW con Joe Biden. En una declaración pronunciada a finales del mes pasado, Trump arremetió contra el liderazgo del UAW, afirmando: “Los trabajadores automotrices están siendo totalmente estafados por el corrupto Joe Biden y también por su horrendo liderazgo. Porque esta gente está permitiendo que nuestro país fabrique estos vehículos eléctricos que muy poca gente quiere”.

Trump incluso alentó a los trabajadores automotores a dejar de pagar sus cuotas sindicales: “Les digo que no deberían pagar esas cuotas porque los están vendiendo al infierno. No escuchen a estos sindicalistas a quienes les pagan mucho dinero. Beben y cenan en Washington y saben que los coches eléctricos no son buenos para nuestros trabajadores”.

Terminó en modo campaña prometiendo: “Cuando sea presidente, ofreceré salarios más altos a los trabajadores automotrices, protegeré sus empleos”, promesas extrañas que se hacen al mismo tiempo que expresa su oposición a la lucha del UAW por esas mismas cosas.

Esos comentarios se entregaron a fines del mes pasado. Más recientemente, Trump habló con la moderadora de Meet the Press, Kristen Welker, sobre la pelea por el contrato. Cuando se le preguntó directamente de qué lado estaba, se negó a dar una respuesta clara. “Estoy a favor de hacer grande a nuestro país”, dijo. “Los trabajadores automotrices no van a tener ningún trabajo porque, si miras lo que están haciendo con los autos eléctricos, los autos eléctricos se fabricarán en China”.

Incapaz de resistirse a redirigir la conversación hacia sí mismo, añadió: “Les diré una cosa: los líderes de los trabajadores automotrices están vendiendo río abajo, y sus líderes deberían respaldar a Trump”.

En marzo, una lista reformista que luchaba contra la corrupción rampante y las concesiones contractuales ganó los principales puestos de dirección del UAW. El nuevo liderazgo ha comenzado a funcionar con esta combativa y audaz campaña contractual. Trump parece desconocer estos acontecimientos recientes, incluida la retención estratégica por parte del UAW del respaldo de Biden. El sindicato se opone a la forma en que la Ley de Reducción de la Inflación está otorgando enormes cantidades de subsidios públicos a los fabricantes de automóviles eléctricos sin ninguna estipulación sobre normas laborales. En otras palabras, el UAW está presionando a Biden en los mismos temas que a Trump dice importarle.

“El gobierno federal está invirtiendo miles de millones en la transición de los vehículos eléctricos, sin condiciones ni compromiso con los trabajadores”, escribió el presidente de la UAW, Shawn Fain, en un memorando . “La transición a los vehículos eléctricos corre un grave riesgo de convertirse en una carrera hacia el abismo. Queremos que el liderazgo nacional nos apoye en esto antes de asumir cualquier compromiso”. La exigencia de sindicalizar la producción de vehículos eléctricos se ha incorporado plenamente a la actual lucha por los contratos.

Las empresas automotrices ya han realizado enormes inversiones en la producción nacional de vehículos eléctricos. El planteamiento de Trump es incorrecto; La cuestión no es si los vehículos eléctricos se fabricarán en Estados Unidos o China, sino si la producción nacional proporcionará empleos sindicales estables o empleos precarios y de bajos salarios.

El UAW ha pasado a la ofensiva y está planteando otras demandas audaces relacionadas con la transición a los vehículos eléctricos. Los trabajadores automotrices están tratando de proteger su seguridad laboral luchando por el derecho de huelga por el cierre de plantas y por un Programa de Protección de la Familia Trabajadora donde los trabajadores despedidos podrían recibir un pago por realizar servicios comunitarios, mitigando los efectos del desempleo potencial. Otras demandas incluyen un aumento salarial del 40 por ciento, el fin de los niveles, una semana laboral más corta y aumentos salariales por costo de vida vinculados a la inflación.

En conjunto, el cumplimiento de estas demandas representaría posiblemente la mayor victoria para los trabajadores automotrices estadounidenses en generaciones. Trump tiene una opción clara sobre con quién apoyarse: los trabajadores manufactureros o las corporaciones multinacionales. El público ha dejado clara su postura, ya que una encuesta reciente de Gallup mostró que un enorme 75 por ciento de los estadounidenses simpatiza con los trabajadores automotrices más que con los ejecutivos de las Tres Grandes.

Al optar por atacar al UAW y caracterizar erróneamente lo que está en juego, Trump está apoyando a la élite corporativa contra los trabajadores.

Tomado de jacobin.com

Visitas: 10

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

RSS
Follow by Email