Franck Gaudichaud*- Chile 1970-1973: Mil días que estremecieron al mundo

Tomás Posado**
Traducción de Waldo Mermelstein

La corta experiencia del gobierno de la Unidad Popular, la coalición de izquierda que gobernó Chile bajo el liderazgo de Salvador Allende de 1970 a 1973, es un episodio importante en la historia de América Latina. Pone fin a una larga década de múltiples movilizaciones sociales y políticas progresistas y abre un período de dictaduras militares que combinan terrorismo de Estado y neoliberalismo. Este libro de Franck Gaudichaud detalla la movilización desde abajo, es decir, a escala de acciones colectivas en empresas o barrios obreros y no en instituciones, dentro de este proceso político, para comprenderlo mejor. El objetivo se limita únicamente al gobierno de la Unidad Popular y la acción colectiva de sus partidarios; Acciones de oposición, como las de la dictadura de Pinochet, que sucedió a la Unidad Popular, no entran dentro del alcance de este trabajo.

Este libro, basado en una tesis doctoral en ciencias políticas, comienza con una introducción académica que establece el marco epistemológico. Luego se describe el contexto a través de la situación de la clase trabajadora, las orientaciones de los diferentes componentes de la izquierda social y política chilena y el programa de la Unidad Popular. Más concretamente, el autor describe los diversos instrumentos de autoorganización que crean las clases populares: los Comandos Comunales en los barrios obreros, pero especialmente los Cordões Industriales en las empresas, que en su apogeo agrupaban entre 20.000 y 30.000 trabajadores en la capital, Santiago, y entre 40.000 y 60.000 en todo el país. La mayoría de las manifestaciones se producen por iniciativa de estos órganos. La autoorganización de las clases dominadas fue catalizada por la resistencia a las ofensivas de la oposición de derecha,

El autor no presenta, sin embargo, una visión idealizada de los cables industriales. Lejos de describir a los “soviéticos” a la manera chilena, Franck Gaudichaud demuestra, con investigaciones documentadas, que sólo actúan en coyunturas específicas y defensivas. Los cordones industriales se eligen mediante un sistema mixto, entre la democracia directa que reivindican y nominaciones de miembros de partidos de izquierda. Estos órganos se desarrollan durante los mil días de la Unidad Popular y aprovechan esta nueva estructura de oportunidad política. Una de las principales limitaciones de los Cordones Industriales es su falta, hasta el final de la Unidad Popular, de coordinación a nivel nacional.

Las radicalizaciones de la oposición llevaron a una acentuación de las diferencias dentro de la izquierda chilena e incluso a enfrentamientos esporádicos entre el movimiento obrero y el gobierno de Salvador Allende. Por un lado, el polo gradualista, formado por el líder de la Unidad Popular (Allende), ala del Partido Socialista (PS) y del Partido Comunista de Chile (PCC), quiere reformar Chile por etapas, respetando la legalidad institucional. Esta corriente orientará el proceso político hacia una “Revolución desde arriba”, según el historiador Peter Winn1. Sus partidarios quieren consolidar las bases del cambio social antes de seguir adelante. Para ello quieren contener los avances de la autoorganización popular, condenando la ocupación de empresas no planificadas por el gobierno. Al mismo tiempo, este polo multiplica las iniciativas de conciliación con los democristianos para obtener una mayoría parlamentaria, con los patrones de las pequeñas y medianas empresas para ampliar la base social del gobierno y con el ejército para que preserve la estabilidad del país. Por otro lado, el polo rupturista, formado por el Movimiento de Izquierda Revolucionaria (MIR), el ala izquierda del PS y las izquierdas cristianas del Movimiento Unitario de Acción Popular (MAPU) y la Izquierda Cristiana (IC), quieren continuar los avances sin conciliación, con el fin de movilizar a las clases populares chilenas. Esta estrategia implica fortalecer los mecanismos de participación popular y prepararse para el inevitable enfrentamiento con la oposición, armándose, si es necesario, en una “Revolución para las bases sacrificadas por Allende”2. Esta doble visión de la izquierda no es maniquea. El autor destaca la heterogeneidad y debilidades de ambos. Así, se enfatizan los límites del MIR, como la brecha entre partido y movimiento social o ciertos rasgos de verticalismo. El papel del Partido Comunista también está en duda por su desconfianza hacia el movimiento social. Ambos partidos, contrariamente a las opciones políticas a seguir, coinciden en cambio con la subordinación de los Cordões Industriales a la central sindical.

El autor concluye sus consideraciones sobre la tragedia final de la Unidad Popular, en las últimas semanas previas al golpe de Estado de Augusto Pinochet, el 11 de septiembre de 1973. Según el historiador Luis Corvalán Márquez, “la izquierda ya estaba derrotada y la contrarrevolución estaba en marcha”. la marcha” (p. 270). La investigación de Franck Gaudichaud muestra que Cordões Industriais fue desmovilizada en las últimas semanas de agosto de 1973, tanto por la represión gubernamental como por la división izquierdista. El Ejército continúa provocativas operaciones de búsqueda e incautación en empresas de Cordões Industriais, donde se encuentran pocas armas, excepto porras, bombas molotov, porras y armas de fuego de pequeño calibre. La revolución pacífica está desarmada: ningún partido de izquierda, ni los del polo gradualista, ni los del polo rupturista, Ningún Cordón Industrial tiene preparación sustancial para resistir la aplanadora armada de los golpistas de Pinochet. La represión fue brutal e inmediata: noventa trabajadores fueron asesinados a tiros sólo en el Cordón Industrial Vicuña Mackenna, en Santiago.

Estos mil días de Unidad Popular son un período clave en América Latina y su trágico final tuvo repercusiones globales. Este libro, que recorre fielmente su historia, debería convertirse sin duda en una referencia imprescindible sobre el tema. La principal ventaja de este estudio es que puede dar vida a experiencias pasadas sin descuidar un método científico riguroso. Recomendamos la lectura Chile 1970-1973, Mil días que estremecieron al mundo, rico en lecciones para todos aquellos que deseen repensar la democracia y el cambio social.

Publicado originalmente en Franck Gaudichaud, Chile 1970-1973, Mille jours qui ébranlèrent le monde
Los grados
1 Peter Winn, Tejedores de la revolución: los trabajadores de Yarur y el camino de Chile hacia el socialismo , Nueva York, Oxford University Press, 1986.
2. Ibídem.

 

 

*Franck Gaudichaud: es especialista en movimientos sociales y populares en Chile y América Latina. Doctor en ciencias políticas y profesor de Historia de América Latina en la Universidad de Toulouse Jean Jaurès (Francia). Miembro del colectivo editorial del sitio web www.rebelion.org y de la revista ContreTemps (www.contretemps.eu). Copresidente de la Asociación Francia – América Latina. Contacto: fgaudichaud-AT-gmail.com

 

Fuente: Esqueda Online

Visitas: 4

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

RSS
Follow by Email