BRASIL- Coraje para nuestras hijas: Violencia política de género en el Municipio de BELO HORIZONTE

Publicado en: 25/08/2023

 

Politiza

*Iza Lourença: Joven y madre: Es una feminista marxista negra y trabajadora del metro de Belo Horizonte. Elegido concejal en 2020 por el PSOL, con 7.771 votos. También coordina el proyecto Consciência Barreiro –un curso popular en la región donde vive– y es activista del movimiento anticapitalista Afronte y Resistência Feminista.

 

Nunca te violaría porque no te lo mereces“. En 2003, ésta fue una de las frases que la diputada Maria do Rosário tuvo que escuchar frente a las cámaras de televisión y dentro del Congreso Nacional. El agresor todos saben quién es: Jair Bolsonaro.En 2014, 11 años después, durante un pleno y en una entrevista, el entonces diputado vuelve a cometer esta violencia. Y continúa su discurso atacando la labor de Maria do Rosário en defensa de los derechos humanos, tras su discurso contra los crímenes de la dictadura militar.

La violencia política desencadenó ataques de pánico y depresión en María Laura, hija del diputado, quien desarrolló anorexia. En 2017, aún menor de edad, se convirtió en el objetivo. Compartieron sus fotos con información falsa.

El fascista proscrito Allan Santos hizo declaraciones en ese momento defendiendo la exposición del adolescente con la justificación de que María do Rosário estaba obstaculizando a Bolsonaro. El principal motivo fue que, en vísperas de las elecciones, volvieron a salir a la luz las declaraciones criminales del entonces candidato presidencial contra el diputado.

Manuela D’Ávila y su hija Laura también fueron blanco de amenazas y agresiones físicas en las calles, alentadas por la red de odio que se fue fortaleciendo y empoderando. A los 2 meses, Laura recibió una bofetada. Cuando tenía 6 años la amenazaron con violarla.

Ahora éramos mi hija y yo, que a sus 3 años sufre amenazas de muerte y violación porque su madre es una concejal negra, feminista y bisexual. Y eso no lo digo yo, son los propios correos electrónicos de los delincuentes.

Empiezo hablando de dos mujeres que sufrieron violencia política de género antes que yo porque hay un patrón en la forma en que somos violadas. La cobardía fascista tiene como método la amenaza a los niños y familiares de sus oponentes con el objetivo de intimidarlos. Han pasado 20 años desde el primer ataque de Bolsonaro a María do Rosário y los comentarios en Internet sobre las amenazas que sufrimos son exactamente los mismos.

Si, a pesar de ello, hemos avanzado en todos estos años es gracias a la fuerza de las mujeres que no han renunciado a ocupar la política y denunciar la violencia. Hemos progresado, pero no lo suficiente como para evitar que más niños sean atacados por el único motivo de que sus madres se postulen para la política.

Durante la dictadura militar en América Latina, los hijos de militantes también fueron blanco de violencia. María Amélia de Almeida Teles, de Minas Gerais, es un ejemplo de ello. Amelinha, de 27 años, además de ser detenida y torturada físicamente, sus propios hijos de 4 y 5 años fueron obligados a presenciar la violación de su madre. Quien ordenó y ejecutó las torturas fue el coronel Brilhante Ustra, ídolo de los fascistas.

No quiero dejar en la impunidad de los agresores a mi hija y a los niños de nuestro país, que hoy están amenazados de muerte. No quiero la perpetuación de un legado de violencia y odio, seré parte de la construcción de otro futuro.

Hoy, en un régimen democrático, tengo miedo. Para mí, pero sobre todo para mi hija. La violencia psicológica ya ha ocurrido. Pero elijo un lugar para construir mi coraje. No quiero dejar en la impunidad de los agresores a mi hija y a los niños de nuestro país, que hoy están amenazados de muerte. No quiero la perpetuación de un legado de violencia y odio, seré parte de la construcción de otro futuro. Donde las mujeres no sean constantemente abusadas por ocupar la política y el espacio público. Para que podamos luchar al mismo tiempo que elegimos ser madres.

Ahora tenemos un nuevo gobierno. Tenemos más experiencia con los métodos de ataque de los grupos de odio. Y tengo una esperanza: no tener que decirle a mi hija que somos blanco de amenazas. Un día podré decirle que estuvimos a la vanguardia de la derrota del fascismo en nuestro país y la lucha contra la violencia política de género. Cobardes son los que amenazan a nuestros hijos, ¡nosotros somos valientes!

 

https://www.instagram.com/reel/CwFl-rcBWz2/?utm_source=ig_web_copy_link

 

https://www.instagram.com/reel/CwFl-rcBWz2/?utm_source=ig_web_button_share_sheet

 

https://www.instagram.com/reel/CwFl-rcBWz2/?utm_source=ig_web_button_native_share

 

Publicado originalmente  en el portal O tempo

 

 

 

Fuente: Esquerda Online

 

 

Impactos: 6

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

RSS
Follow by Email