Chile – “Recuperar la Memoria Histórica” (III)

Luego de haber presentado los orígenes y el significado histórico-político del gobierno de Eduardo Frei (1964-1970), Luis Vitale destaca en este aporte el surgimiento de movimientos sociales, obreros, campesinos, estudiantiles, feministas. Bajo el efecto de esta activación de los sectores explotados y oprimidos, se acentúan las diferenciaciones dentro de la corriente democratacristiana. El movimiento sindical obrero y campesino afirma la independencia de clase. Al mismo tiempo, se afirman reacciones autoritarias y represivas. Sobre el sentido de esta obra Para recuperar la memoria histórica. Frei, Allende y Pinochet y sobre la biografía del autor, ver la presentación a esta serie de aportes . (Ed. en contra )

El surgimiento de los movimientos sociales.

Por Luis Vital

La irrupción de los movimientos sociales, tanto viejos como nuevos, fue estimulada no sólo por la consolidación de la Revolución cubana, sino también por el Mayo del 68 francés, el ascenso de los trabajadores y estudiantes argentinos, expresado en el “Cordobazo” [en mayo de 1969 en Córdoba, Argentina] y el “Eachñazo” de 1969, las cuatro huelgas generales en Uruguay (1967-1969), apoyadas por los tupamaros, las luchas de la Central Obrera Boliviana (COB), las movilizaciones populares contra la visita de Nelson Rockefeller en su “patio trasero” y por el ejemplo del Che, caído en combate durante el Octubre Rojo y Negro de 1967 [muerte del Che Guevara el 9 de octubre de 1967: fusilamiento decidido por el gobierno de René Barrientos].

Los movimientos sociales chilenos vieron entonces la posibilidad de ir más allá de lo prometido para hacer realidad las esperanzas suscitadas por el programa de la Democracia Cristiana.

El campesinado reanudó su marcha bajo Frei. Ella exigió la tierra. Ya había surgido en la década de 1930, apoyada por la Liga de los campesinos pobres, levantamiento frenado por los acuerdos del Frente Popular con los propietarios, quienes, en 1940, suspendieron la discusión por cinco años de una proyecto de organización de los trabajadores agrícolas. Proyecto formulado entonces pero de manera limitada en 1947 por la ley n° 881. La movilización fue reactivada por la convocatoria de la Central Única de los Trabajadores, presidida por Clotario Blest, en el primer Congreso Nacional Campesino en 1960 seguida de la rápida fundación de la Federación Campesina e Indígena en 1961, así como por sus luchas durante el gobierno de Jorge Alessandri, bajo la consigna “Tierra o muerte”.

En el contexto de la Revolución Cubana y tomando en serio la reforma agraria de la DC, el campesinado inició tomas de tierras y la presentación de plataformas de protesta. Entre 1965 y 1966 hubo más de 500 huelgas; 31 de ellos involucraron la toma de haciendas, y 10 de ellos se referían a los mapuche y su deseo de recuperar sus antiguas tierras.

Las huelgas más importantes fueron las de Molina en 1967 y San Miguel (Aconcagua) en junio de 1968, cuando integrantes del Sindicato Alianza ocuparon la finca de Ruperto Toro Bayle [en la región de Valparaíso] y resistieron la represión del Grupo Móvil, una nueva fuerza de Carabineros [importante fuerza represiva]. Esta lucha fue un hito importante en la unidad obrero-campesina-estudiantil gracias a la amplia solidaridad del movimiento estudiantil, incluida la Juventud Demócrata Cristiana. Al mismo tiempo, se aceleró el proceso de sindicalización campesina: de unos pocos miles de trabajadores agrícolas organizados en 24 sindicatos en 1964, con 1.658 afiliados, en 1969 se pasó a 394 sindicatos con 103.644 afiliados.

Los jornaleros agrícolas comprendieron más rápido que los fabriles la necesidad de luchar de manera unificada presentando reivindicaciones únicas por provincia, lo que culminó con el paro nacional de mayo de 1969, el paro general más grande hasta ese momento en la historia de Chile. campesinado. Las ocupaciones se generalizaron en 1969 con la apropiación de 25 lotes en Norte Chico, 44 ​​en Melipilla [en la región metropolitana de Santiago] y más de 40 en Curicó. La combatividad también se expresó en el secuestro de jefes, como rehenes, para enfrentar la represión, así como en barricadas y cortes de líneas telefónicas y telegráficas.

Un año y medio después de iniciado el gobierno demócrata cristiano, los trabajadores -tanto los que habían votado por Allende como los que habían apoyado a Frei- comenzaron a cerrar la brecha político-electoral y a unirse en acción por sus demandas inmediatas, un fenómeno transmitido masivamente por el popular diario El Clarín que -bajo la dirección del polémico Darío Saint Marie y Alberto Gamboa, con Oscar Waiss, Agapito (Hernán Millas) y Sherlock Holmes (Raúl Morales Álvarez) en la redacción- tuvo una tirada de 150.000 ejemplares, superior , excepto los domingos, a la de El Mercurio .

Desde principios de 1966 hubo un lento despertar del proletariado urbano y minero y una radicalización de las capas medias asalariadas.. Este despertar se expresó en las huelgas de maestros y empleados bancarios, proceso general que se acentuó en 1967. En 1965 hubo 723 huelgas, en 1967 hubo 1142, luchas que desembocaron en la huelga general del 23 de noviembre de 1967 contra el salario proyecto de readecuación aprobado para el año siguiente. La huelga fue fuertemente reprimida, con un balance de 5 muertos y más de un centenar de heridos. El ascenso continuó en 1968, con las huelgas de los trabajadores textiles, de los metalúrgicos de Huachipato [conurbación de Concepción] y, sobre todo, con la huelga y ocupación de la fábrica Saba. Durante este paro, la solidaridad estudiantil y la flamante Iglesia Joven se pronunciaron cuando 34 trabajadores fueron detenidos durante nueve meses, acusado de incendiar el negocio. Ese año, sectores de funcionarios se declararon en huelga en las oficinas de Correos y Telégrafos, conflicto que se destacó por su determinación y combatividad.

Para tener una idea del alcance de estas luchas, reproducimos un cuadro comparativo de 1970, elaborado por la Dirección General del Trabajo:

Este proceso de levantamiento obrero continuó en 1969 con huelgas en Mademsa, Madeco, Fensa y ocupaciones de las fábricas Metalpar, Famela y Somela. De mayo a junio se destacaron los paros de la Marina Mercante Nacional, el Instituto de Desarrollo Agropecurio, los trabajadores ferroviarios y los funcionarios públicos, representados por la Asociación Nacional de Empleados Públicos, así como el paro general de campesinos, ya citado.

Según un estudio de Clotario Blest, el 31 de diciembre de 1968 había 2.420.000 obreros, jornaleros y empleados, de los cuales 472.841 estaban sindicalizados, cifra aún mayor si le sumamos los 250.000 empleados públicos, de los cuales el 90% estaban afiliados a sus federaciones.

En total, el 19% de los trabajadores estaban sindicalizados en el sector privado, lo que, sumado al sector público, da un porcentaje de sindicalización de la fuerza laboral de alrededor del 25%, un porcentaje bastante alto en comparación con cualquier otro país de América Latina e incluso a algunos países europeos [24] .

Del 20 al 24 de noviembre se llevó a cabo el V Congreso Nacional de la Central Única de Trabajadores. Consolidó la unidad del movimiento sindical, derrotando la línea de “paralelismo sindical” [existencia de varios sindicatos en una empresa] promovida por la Democracia Cristiana. En la Comisión N° 1, los delegados socialistas, los del Movimiento de Izquierda Revolucionaria (MIR) y los independientes rechazaron el informe de la dirección nacional saliente, presidida por Luis Figueroa, del CP. Sin embargo, se aprobó la “vía de desarrollo no capitalista” propuesta por los delegados del Partido Comunista y la Democracia Cristiana. El voto por una nueva dirección, expresando el número de votos por delegados de cada sindicato, reflejó la siguiente influencia política: Partido Comunista: 134.250, Partido Socialista: 63.818, Democracia Cristiana: 30.165, Partido Radical: 23.825, Unión Popular Socialista: 11.511 y MIR: 4.667 votos. En la noche de apertura de este congreso, agentes de inteligencia detuvieron a Patricio Figueroa y Norman Gamboa, delegado de la Federación de Trabajadores de la Salud, ambos integrantes del equipo de apoyo a los delegados sindicales del MIR.

Según Duque y Pastrana [25] , los pobladores “sin techo” realizaron más de un centenar de tomas de tierra en Santiago (Barranca, La Reina, Conchalí, La Granja), en Concepción (Partal, San Miguel) y en El nombre de los campings.comenzaron a generalizarse, algunos de ellos se realizaron bajo la “Operación Sitio”, terminología utilizada por la Corporación de la Vivienda. Enero de 1970 marca el comienzo de un “verano caluroso”. El 2 de enero, unas 600 familias ocuparon terrenos aledaños al asentamiento La Bandera y, en esta ocasión, fue detenido el diputado Mario Palestro. El 27 de marzo de 1970 se realizó el Congreso de Pobladores sin Casa, con la participación de 39 comités.

Sectores de los pobladores lograron organizar los embriones de “milicias populares” en el campamento “Lenin” de Talcahuano [uno de los municipios de Gran Concepción] así como en Santiago, en el “26 de enero” y “Población Santa Adriana”. campamentos, donde una mujer, Herminia Concha, una de las primeras líderes del movimiento de pobladores , jugó un papel destacado. El 1 de septiembre de 1966, los vecinos de Santa Adriana, informó el diario El Rebelde , “realizaron un desfile por el centro de Santiago, durante el cual fueron reprimidos violentamente por Carabineros . El 3 de septiembre de 1966, mientras Frei se desplazaba por las poblacionesde La Cisterna, los vecinos desplegaron una gran pancarta que decía: “Por la razón ya la fuerza, la finca Santa Elena será nuestra”. Frei mostró su enfado al afirmar que no aceptaría ninguna presión y prometió resolver el problema en tres días” [26] .

La dirección del Partido Demócrata Cristiano, contra la corriente de su juventud, trató de contener este levantamiento popular utilizando diversas tácticas. En el movimiento obrero organizado trató de implementar lo que se conoce como “paralelismo sindical”, política que consistía en promover la creación en cada empresa o lugar de trabajo de tantos sindicatos como corrientes ideológicas había. Con esta supuesta defensa de la libertad sindical, el objetivo era dividir no solo a los sindicatos por empresa sino también a las Federaciones y a la propia Central Única de Trabajadores, línea de acción impulsada por el ministro de Trabajo, William Thayer Ojeda. El Presidente de la República llegó a presidir, durante las celebraciones del Primero de Mayo, manifestaciones paralelas a las organizadas por la Central Única de Trabajadores. Si bien este objetivo no se logró en el sector urbano, la táctica divisoria se consumó en el sector agropecuario con la creación de varias centrales sindicales, como “Triunfo Campesino”, “Libertad” y “Provincias Agrarias Unidas”, junto a las Centrales Campesinas y Federación Indígena [Federación Campesina e Indígena], que formaba parte de la Central Única de Trabajadores.

Un proceso similar se aplicó en las Juntas de Vecinos, dividiéndolas según criterios ideológicos -entre las controladas por la Democracia Cristiana y las controladas por la izquierda- y para ello utilizó la Promoción Popular, las obras de saneamiento, la instalación de agua potable, electricidad y casas prefabricadas, largamente esperados por los habitantes de las zonas pobres urbano-periféricas.

La represión de las movilizaciones terminó por borrar el rostro popular de la Democracia Cristiana, especialmente después de la masacre de Puerto Montt [en la provincia de Llanquihue] en 1969, en Pampa Irigoin, donde 10 pobladores fueron asesinados por Carabineros mientras exigían su derecho a la propiedad . su propia casa Además, el 11 de marzo de 1966, seis mineros y dos mujeres fueron asesinados en el paro de la mina El Teniente. El Ministro de Defensa Juan de Dios Carmona entonces “ordenó el envío de tropas militares para tomar el control de la mina (…) en la mañana del 1marzo, se ordenó a los trabajadores que desalojaran sus locales sindicales, a lo que se negaron. En ese momento estaban adentro muchos trabajadores, sus esposas y muchos hijos (…) Los efectivos armaron en la plaza, atacaron la sede del sindicato y abrieron fuego. (…) Dos mujeres y seis trabajadores resultaron muertos y otros 37 resultaron heridos” [27] .

Una nueva masacre se produjo el 23 de noviembre de 1967 durante la huelga general convocada por la Central Única de Trabajadores para protestar contra el plan de ajuste salarial. El gobierno prácticamente dejó el campo abierto a los militares durante 24 horas. El Ejército y la Fuerza Aérea atacaron por tierra y aire a una población desarmada, matando a 4 trabajadores y un niño de ocho años, según cifras oficiales, que no siempre reflejan la verdad cuando se trata de represión masiva.

También se dio la orden de reprimir el paro de los trabajadores del cuero y del calzado y la marcha a Santiago -en la que participaron miles de campesinos de Talca y Curicó-, así como la intervención militar durante el paro de Correos y Telégrafos. Dans le même temps, un précédent de censure des idées politiques a été créé lorsque le sénateur socialiste Carlos Altamirano [a été député de 1961 à 1965 et sénateur de 1965 à 1973, sera le dirigeant du Parti socialiste depuis 1971] a été privé de son immunité après avoir été arrêté le 25 mars 1968. Peu avant, en 1965, la jeune combattante sociale Magaly Honorato avait été détenue et placée à l’isolement dans la prison pour femmes et harcelée jusqu’à ce qu’elle prenne la décision extrême de suicidio.

El movimiento de mujeres comenzó a reivindicar la teoría feminista, asumiendo el protagonismo social del Movimiento por la Emancipación de la Mujer Chilena, liderado por Elena Caffarena, Olga Poblete, Graciela Mandujano y otras activistas, de la 1930 y 1940. Esto a pesar de la ideología neotomista de la Democracia Cristiana en el gobierno, que bloqueó el avance antipatriarcal, obstaculizó el avance de la conciencia de género y clase a través de políticas paternalistas en los Consejos de Vecinos, al formar un frente único con la derecha contra el divorcio, perpetuando en la práctica la opresión machista y las múltiples manifestaciones de discriminación contra la mujer, tanto en el trabajo como en la vida cotidiana.

Esta concepción democratacristiana del papel de la mujer se inspira en la filosofía tradicional de Tomás de Aquino y de neotomistas como Nicolás Berdiaev [1874-1946], que llegó a afirmar: “El principio masculino debe dominar al principio femenino , pero esto no debe ser un esclavo. No es la mujer emancipada que se parece al hombre, sino el eterno femenino, el que tendrá un papel que desempeñar en el futuro de la sociedad .. Básicamente, el “eterno femenino” sirvió para embellecer la eterna opresión de la mitad de la población mundial, en la versión de Berdyaev del venidero “nuevo cristianismo”. Más tarde, el ideólogo más importante del socialcristianismo, Jacques Maritain, fue más categórico: “La mujer casada no cumple las mismas funciones económicas que el hombre, sino que se ocupa del hogar doméstico. (…) Suponiendo que, en el orden de las relaciones económicas, la mujer casada se nutre del hombre, ésta no perdería el sentido de la libertad personal, que además debe ir acompañada del pleno reconocimiento legal para ejercer aquella función sobre la cual la Biblia insiste, es decir, en ayudar al hombre” [29] .

Con base en estos principios, la Declaración de Principios del Partido Demócrata Cristiano (1957) estableció en su Título IV su concepto patriarcal de la “dignidad de la mujer”, además de su oposición al divorcio y al control de la natalidad, como lo demostró en su gobierno. gestión.

el movimiento estudiantil

Desde la reforma universitaria chilena de la década de 1920, los estudiantes han tenido varios avances, sobre todo en 1932 y 1944, pero el movimiento estudiantil se redujo al activismo de los militantes de los partidos políticos hasta la década de 1960, cuando los nuevos ideales trajeron aire fresco y entusiasmo con el mayo francés. 68 lema: “Prohibido prohibir”. Además, el número de estudiantes universitarios pasó de unos 10.000 en 1952 a 42.000 en 1965.

La nueva Reforma Universitaria, iniciada en junio de 1967 en Valparaíso, experimentó de inmediato un estallido casi sin precedentes en la Universidad Católica, cuando los estudiantes exigieron plebiscitariamente la salida del obispo Alfredo Silva Santiago, al mismo tiempo que ocupaban el campus universitario en 11 de agosto. En un intento de desactivar esta crisis que se desarrollaba en un país gobernado por la Democracia Cristiana, el Vaticano nombró como mediador al arzobispo Raúl Silva Henríquez quien, de común acuerdo con los estudiantes, encabezados por Miguel Ángel Solar, nombró a Fernando Castillo Velasco como nuevo presidente de la universidad.

El movimiento se extendió a la Universidad de Concepción. Los estudiantes, encabezados por Luciano Cruz Aguayo, obtuvieron un 25% de representación en las decisiones que les afectan y un 20% en la Universidad de Chile, así como un 10% para los empleados administrativos. Se han aprobado nuevos programas de estudio en las asambleas docente-estudiante, así como la apertura de concursos y cátedras paralelas, la modificación del sistema de evaluación, exenciones de asistencia, el aumento del número de seminarios con un cambio de metodología por parte de profesores para permitir la participación activa de los estudiantes, así como la organización de la docencia y la investigación en departamentos con relativa autonomía [30] .

En 1968, cuando el recién creado Grupo Móvil de Carabineros ingresa a la Universidad de Chile, y más precisamente el “Pedagógico”, para reprimir una manifestación de estudiantes, se evoca entonces la autonomía del territorio universitario, aspiración de larga data que ha sido volver a poner en la agenda.

Otro avance importante fue la apertura de las universidades a los trabajadores, con horarios vespertinos para facilitar su presencia. El área de difusión y extensión se ha ampliado a los sectores populares con conferencias y exposiciones de arte, y actividades de canto y baile. Sin embargo, sectores de estudiantes confundieron los centros universitarios y locales de sus respectivos partidos, tratando de imponer los llamados
“cursos de conciencia”, que llegaron a imponer, de manera sectaria, el concepto de militante de todos, así olvidando la sugerencia de 1923 del líder estudiantil cubano Julio Antonio Mella [1903-1929]: para llevar a cabo la reforma integral de la Universidad, primero hay que hacer la revolución social.

El estudiantado amplió su campo de acción a los sectores populares, fortaleciendo su solidaridad con los conflictos de los trabajadores y los pobladores , en la perspectiva de la unidad obrero-campesina-estudiantil. El 11 de agosto de 1968, en la madrugada, integrantes del reciente Movimiento Iglesia Joven, en su mayoría estudiantes universitarios, ocuparon la Catedral de Santiago, acompañados de sacerdotes progresistas y Clotario Blest, exigieron que la Iglesia se involucre más en la problemas reales de los oprimidos.

La Democracia Cristiana, luego de obtener la mayoría en las Federaciones Universitarias, vio decaer su apoyo en los centros estudiantiles y finalmente perdió las elecciones de la Federación de Estudiantes de Chile en 1969 ante el avance de la izquierda socialista, el MIR, Comunistas y rebeldes demócrata cristianos que ya no compartían la política de su partido.

La decadencia electoral de la democracia cristiana

El análisis comparativo de las elecciones parlamentarias, especialmente de diputados, muestra que la Democracia Cristiana experimentó una clara caída del 42,3% en 1965 al 29,8% en 1969, tal y como muestra el siguiente cuadro comparativo que hemos elaborado a partir de datos de la Dirección del Registro Electoral:

Cabe señalar que los votos de los partidos conservador y liberal en 1969 fueron para el Partido Nacional, nacido después de 1965, y que la Unión Popular Socialista no se fundó hasta 1967, tras la escisión de Raúl Ampuero, Tomás Chadwick, Ramón Silva Ulloa , Fermín Fierro, Eduardo Osorio y otros. En 1965, la derecha sufrió su peor derrota electoral desde 1938.

Situación interna de la Democracia Cristiana

La política de gobierno, en particular las concesiones a los sectores de derecha y a los inversores norteamericanos y europeos y, sobre todo, la reacción autoritaria así como la represión de las movilizaciones de los movimientos sociales han hecho nacer dentro de la Democracia Cristiana tendencias , que se han convertido en fracciones casi irreconciliables. Tras los primeros meses de gobierno, hubo pugnas por la conducción del partido entre la tendencia oficialista, encabezada por Patricio Aylwin y William Thayer Arteaga -reforzada por la segunda generación, Enrique Krauss y Andrés Zaldívar- y las vigorosas tendencias crecientes críticas. . En 1965, Aylwin fue elegido presidente del partido con 220 votos contra 188 del joven diputado Alberto Jerez; pero dos años después

En enero de 1968, cuando se discutía en el Consejo Nacional la cuestión de las relaciones del partido con el gobierno , Jaime Castillo Velasco asumió como presidente del partido, y muy pronto dio paso a Renán Fuentealba, crítico de ciertas políticas del partido. ] . Tomic había advertido en 1965 que si no se cumplía el programa del gobierno, “la revolución libre quedaría confinada a la charla inofensiva del reformismo castrado .

La corriente de la “Tercera Vía”, compuesta principalmente por jóvenes universitarios, se agrupó en torno a Luis Maira, Pedro Felipe Ramírez, Antonio Cavalla, José Miguel Insulza y Juan Enrique Miguel, con militantes más experimentados como Bosco Parra y Jacques Chonchol. La tendencia “rebelde” estuvo encabezada por Rafael Agustín Gumucio, Julio Silva Solar, Alberto Jerez y Vicente Sota, apoyada por la juventud, principalmente Rodrigo Ambrosio, Enrique Correa y Juan Enrique Vega. En ese momento, la Democracia Cristiana tenía entre 60.000 y 70.000 militantes activos, influyentes en los movimientos sociales.

En 1969, un importante sector de militantes encabezado por Rodrigo Ambrosio, secretario general de la Juventud, el diputado Alberto Jerez, Julio Silva Solar, Jacques Chonchol y otros líderes políticos y sociales reconocidos, tomó la decisión de separarse del partido, adoptando un claro plataforma política de izquierda, como expresión del descontento de la base, que paulatinamente acentuó la contradicción que había existido durante años entre la dirección y la base. La Juventud Universitaria exigió un mayor compromiso con los explotados y oprimidos y una política más autónoma frente a los centros del capital monopolista. La base obrera y campesina quería, a su vez, una lucha menos silenciada contra la patronal. Esta ruptura dio origen a un partido, el Movimiento de Acción Popular Unitaria (MAPU), quien rápidamente se definió como marxista. Dos años antes, un pequeño grupo se había desgajado de la Democracia Cristiana y, movido por el triunfo de la Revolución Cubana, había adoptado el nombre de Camilo Torres, en honor al cura guerrillero colombiano de principios de los años 60 [asesinado en 1966 durante un enfrentamiento con el ejército]. (Traducción: Rubén Navarro y Hans-Peter Renk)(A seguir)

Calificaciones

[24] Clotario Blest, “Organización de la clase trabajadora”, Punto Final , Santiago, 22 de abril de 1969, p. 22-25.

[25] J. Duque y E. Pastrana, “La movilización reivindicativa urbana en los sectores populares en Chile. 1969-1972”, Revista Latinoamericana de Ciencias Sociales , FLACSO, Santiago, diciembre de 1972, p. 259 y 293. Véase también: Vicente Espinoza, Para una historia de los pobres de la ciudad , Ed. En, Santiago, 1988.

[26] El Rebelde , No. 39, septiembre de 1966, p. 4.

[27] Patricio Manns, Las grandes masacres , Colección “Nosotros los chilenos”, Ed. Quimantú, Santiago, 1970, pág. 74 a 77.

[28] Nicolás Berdiaeff. Una nueva Edad Media , Ed. Ercilla, Santiago, 1933, pág. 73. La generación socialcristiana de Falange, que llegó al gobierno en 1964, se inspiró en este libro respecto al lugar de la mujer.

[29] Jacques Maritain, Problemas espirituales y temporales de una nueva cristiandad , Ed. FIDES, Buenos Aires, 1934, pág. 164.

[30] Manuel Barrera, La universidad chilena , Ed. Insora, Santiago, 1969.

[31] Dirección Nacional de Capacitación Doctrinaria, El Pensamiento de la Democracia Cristiana. Dimensiones del Socialismo Comunitario , Santiago, 1973, p. 14. Otro libro escrito por un miembro de la Democracia Cristiana es el de Jorge Guarello, Nuestros paisanos demócratas cristianos , Viña del Mar, 1968.

[32] Discurso en el segundo congreso de la Unión Internacional de Jóvenes Demócratas Cristianos, 10 de junio de 1965, Berlín, retomado por Rodomiro Tomic, Testimonios , Ed. Edición, Santiago, 1988, pág. 89.

Tomado de alencontre.org

Visitas: 8

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

RSS
Follow by Email