Líbano – Música en apoyo a la comunidad palestina

Por Annie Francisca

79.537 refugiados palestinos están registrados en el país de Oriente Medio, el 45 por ciento de los cuales vive en doce campamentos, en condiciones de extrema pobreza. Pero muchos, especialmente los jóvenes, han encontrado una forma de redimirse: la música.

Tarek habla de sus veintiún años mientras sus dedos acarician las cuerdas del violonchelo. Los ojos brillantes delatan una profunda emoción. Es un joven músico palestino con cabello castaño hasta los hombros. Lleva pantalones negros y una camiseta del mismo color. Desde el techo, el ventilador corta el aire, empujando los carteles pegados a ellos lejos de las paredes. Hay uno en casi todas las habitaciones, dentro del Centro de Beit Aftal Assumoud, una ONG palestina fundada en el Líbano en 1976, tras uno de los acontecimientos más trágicos de la historia palestina, a saber, la acción militar libanesa que arrasó todo Tell al-Za’. campo de refugiados de alquitrán, al norte de Beirut, al suelo. 

Empecé a asistir al Centro en 2017, cuando hicimos unos talleres con un equipo italiano. Tuve la oportunidad de probar diferentes instrumentos, entre ellos saxofón, piano y violonchelo.

Tarek es parte de Music&Resilience , un proyecto para apoyar el desarrollo de recursos musicales dentro de la comunidad de refugiados palestinos en el Líbano fundado en 2012 por la asociación musical toscana Prima Materia, tras el rechazo de la Embajada de Italia en Beirut a emitir visas de entrada en Italia a quince jóvenes músicos palestinos invitados a participar en un intercambio cultural en el verano de 2011. Desde hace diez años, los voluntarios de la Asociación van al Líbano para realizar actividades comunitarias de música, musicoterapia y formación de trabajadores sociales y docentes. Hay tres campos en los que operan: el de Beddawi cerca de Trípoli, el de Ein el-Hilweh en Saida y el de Wavel, cerca de la ciudad de Balbeek, en la frontera con Siria. 

En 2020, debido a la pandemia, los voluntarios no pudieron ir a los campamentos durante dos años, pero las lecciones continuaron en línea.

En Líbano la situación era dramática, no podíamos salir de casa, pero recibimos mensajes de todos y eso nos ayudó a seguir adelante. Me quedé atascado con mi guitarra, y en esa situación, comencé a escribir el primer álbum.

Se llama “Faith”, y Tarek nos la hace escuchar una tarde, en uno de los grandes salones del Centro.

Contiene once canciones, y cada una describe cada fase de mi vida. En cada pieza hay nuevos instrumentos, que representan simbólicamente a todos los músicos que he conocido en el camino.

Algún día le gustaría salir del país, debido a las muchas restricciones impuestas por el estado libanés.

Estoy haciendo todo lo posible, incluso para enseñar a los niños a tocar un instrumento, pero no es suficiente, porque en el Líbano no hay tiempo para hacer música.

Al borde del abismo 

El callejón de entrada al campamento es tan estrecho que ni siquiera puedes estirar los brazos. Tienes que agachar la cabeza para no tocar la maraña de cables eléctricos que la recorre, tal como recorre todo el campo. Se pasa en fila india, uno a la vez. Un olor acre a humedad y basura llena el aire, y desaparece solo al final del túnel, que desemboca en un laberinto de callejuelas muy estrechas, atestadas de puestos. Muy poca luz se filtra a través de los altos edificios del campamento, tanto que las calles centrales están completamente oscuras incluso si el sol está alto en el cielo. El campo de refugiados de Beddawi se estableció en 1955, en una colina a cinco kilómetros de Trípoli, y ocupa un área de aproximadamente 1 kilómetro cuadrado, un espacio que no ha cambiado desde el día en que se estableció.

El gobierno libanés nunca nos ha permitido expandirnos. El espacio destinado a los palestinos siempre ha estado bien delimitado. Pero el número de personas aumentó, y la única manera de que todos se quedaran era construir verticalmente, encima de las casas ya existentes,

dice Tamam, una chica de 17 años con piel aceitunada y cabello muy largo.

Después de caminar unos diez minutos por las estrechas calles del campo, la vista se abre a una gran plaza rectangular rodeada de casas de hormigón pintadas de rojo, azul y amarillo. Un gran árbol se encuentra en una esquina pegada a un edificio, como para sostenerlo. Allí está el cementerio. Las lápidas tienen diferentes formas y tamaños, algunas son de colores y el nombre del difunto va acompañado de graciosas decoraciones arabescas. Muchos de ellos ni siquiera tienen sus nombres escritos en ellos. Entre una tumba y otra, se alzan muros bajos torcidos y en descomposición, en cuyas grietas ha crecido la maleza. A diferencia de muchos otros campos de refugiados, en Beddawi no todas las entradas están controladas por la policía y las personas que viven allí son libres de entrar y salir cuando les plazca. 

El destino de la importante comunidad palestina del Líbano es uno de los problemas más persistentes y explosivos que amenazan con la disolución del tejido social y político libanés. En los últimos años, en los debates en el parlamento y en los editoriales de los periódicos, ha crecido el sentimiento de que es poco probable que el Líbano entierre su pasado y construya un futuro democrático mientras los refugiados palestinos permanezcan dentro de sus fronteras. Según datos de UNRWA, la Agencia de Obras Públicas y Socorro de las Naciones Unidas para los Refugiados Palestinos en el Cercano Oriente, hay 479.537 refugiados registrados en el Líbano, el 45 por ciento de los cuales vive en doce campamentos construidos alrededor de las principales ciudades. Este número incluye: descendientes de la primera ola de refugiados de 1948, refugiados de la Guerra de los Seis Días, y aquellos que decidieron abandonar los campamentos sin notificar a la UNRWA. A pesar de la falta de fiabilidad de la cifra, los refugiados palestinos constituyen el diez por ciento de la población, lo que convierte a Líbano en el país con más refugiados per cápita del mundo. Por no hablar de los 1,5 millones de refugiados sirios que han entrado en Líbano desde el inicio de la guerra en su país en 2011, unos 900.000 registrados ante el Alto Comisionado para los Refugiados (ACNUR). 

Los campos obligan a quienes los pueblan a vivir una especie de existencia suspendida. Se han convertido en espacios de excepción, dentro de los cuales el derecho nacional es sustituido por normas temporales y de emergencia, propias de la respuesta humanitaria ante crisis repentinas. Pero ahora ya no podemos hablar de emergencia: cuatro generaciones se han sucedido en los campos desde 1948, y los entornos en los que viven los palestinos siempre han sido los mismos, las casas se alargan y los espacios se achican.

El Centro Assumoud en Beddawi se encuentra a pocos pasos de la entrada al campo de refugiados. Es un gran edificio amarillo cerrado por un portón con rejas oxidadas, por encima del cual trepa una enorme buganvilla morada y fucsia. Dentro del patio, a la izquierda, hay un pequeño escenario donde los alumnos realizan sus espectáculos. En el centro, una escalera de piedra beige con barandilla naranja conduce a la entrada del edificio, distribuido en varios pisos. Las paredes están pintadas con alegres murales: uno representa el mapa de la Palestina histórica, en otro hay tres hombres con una Keffiyeh en la cabeza.frente a una mezquita. En las paredes de la entrada hay varios mapas geográficos, dibujos y unas hojas en las que se informan las fechas de los actos que se realizarán en el centro. 

En la pequeña oficina donde se reúnen los profesores, el aire acondicionado funciona de manera intermitente y el ruido de los generadores de fondo se mezcla con el caos de los autos en la calle.

La situación de los jóvenes en Beddawi, pero no solo, es muy mala. Siempre están aburridos, no tienen nada que hacer y corren el riesgo de terminar en círculos de drogas. Necesitan cosas y no siempre es fácil para nosotros dárselas. Los chicos se volvieron muy aficionados a los proyectos musicales. Incluso si las lecciones son una vez a la semana, se reúnen y ensayan juntos los otros días. Se sienten parte de algo, y es muy importante,

dice Hiba, una trabajadora social en el centro.

Desde hace unos años los proyectos a favor de los jóvenes propuestos por la UNRWA están bloqueados casi en su totalidad y los fondos prácticamente se han agotado. Las protestas se han vuelto comunes, especialmente en los últimos tiempos, ya que la situación ha empeorado en todas partes. Si los servicios de UNRWA se recortan aún más, creo que muchos buscarán formas alternativas de irse.

Al Jazeera informa que ya en la segunda mitad de 2015, tras los primeros recortes de la UNRWA en la asistencia doméstica y el estallido de violencia en el campo de refugiados de Ein el-Hilweh, muchos palestinos, principalmente jóvenes, se habían sumado a cientos de miles de refugiados sirios. refugiados que salen del Líbano hacia Europa. En diciembre pasado, las Naciones Unidas acordaron extender el mandato de la UNRWA hasta el 30 de junio de 2026. Sin embargo, a pesar del amplio apoyo mundial para su misión durante décadas, la agencia todavía enfrenta un grave déficit de financiación, lo que pone a prueba las condiciones ya precarias de los refugiados palestinos.

 

Un proyecto de intercambio y formación 

Assumoud fue la primera asociación en abordar la salud mental en la comunidad de refugiados palestinos, pero en 2012, la prestación de asistencia no fue suficiente para cumplir con las largas listas de espera. Por lo tanto, Music&Resilience preparó un proyecto para integrar la musicoterapia en el programa de salud mental: un equipo de psicólogos, logopedas y trabajadores sociales comenzaron la formación en musicoterapia y posteriormente trataron a los niños individualmente.

La práctica de la musicoterapia pone la expresión musical al servicio de la relación curativa y se ocupa de la prevención, rehabilitación y terapia de una amplia gama de patologías psíquicas y sociales,

explica Marco Lolli, musicoterapeuta y voluntario de Music&Resilience;

el objetivo de la terapia es acompañar a la persona en la búsqueda de sus recursos para comprender y elaborar las fuentes de los conflictos intrapersonales, estimulando procesos que conduzcan a una mejor adaptación.

El principio básico, por lo tanto, es alentar a la persona a involucrarse en una interacción expresiva, no tanto en la enseñanza de la música o la práctica real de instrumentos.

Un proyecto de activación terapéutica busca reconstruir los procesos de procesamiento primario perdidos, en los que la música es capaz de explotar el espacio y el tiempo con formas que reflejan las propiedades que están en la base de todas nuestras experiencias,

en esta dirección la música se concreta más como proceso que como producto para disfrutar y,

es eficaz para reducir la ansiedad, fortalecer la autoestima y fomentar la libertad de expresión y el sentido de agencia, contribuyendo así al desarrollo de las propias capacidades y aumentando la disposición a participar positivamente en los programas de tratamiento posteriores. 

Introducir la música como un medio para el cuidado de la salud mental dentro de la comunidad musulmana es un desafío igualmente importante, ya que muchas interpretaciones del credo ven la música como una posible influencia negativa. Explicar, acercar e intentar mezclar diferentes culturas a través de la música se convierte, por tanto, en algo fundamental para el desarrollo de una comunidad compartida, donde realmente se produzca un intercambio cultural. 

Tomado de ytali.com

Visitas: 7

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

RSS
Follow by Email